Reinicio de la Premier League: Qué tan bien parados están los seis grandes de Inglaterra para el futuro

play
El gesto de Mourinho que se elogia en todo el mundo (0:30)

El DT del Tottenham se unió a la campaña para ayudar a las personas más vulnerables por el coronavirus. (0:30)

Estamos viviendo un momento único, y un tanto imposible, en el mundo del deporte y en el mundo entero. Debido al brote de coronavirus, no tenemos idea de si, o cuándo, el fútbol y otros deportes podrán reanudar sus campañas, no sabemos si habrá hinchas en las gradas cuando finalmente suceda, no sabemos si, o cuándo, las ventanas de pases se abrirán, y, más importante aún desde el punto de vista deportivo, no sabemos qué tan doloroso será el golpe financiero de semejante parate. Podría ser gravísimo, y podría cambiar por completo la manera en que se toman las decisiones de personal.

Sin embargo, sí sabemos cómo estaban los equipos antes del cierre de actividades. Así que mientras buscamos maneras de distraernos durante este prolongado período de distanciamiento social, echemos un vistazo a los seis clubes más ricos de Inglaterra --Liverpool, Manchester City, Manchester United, Arsenal, Chelsea y Tottenham Hotspur-- para hacer una evaluación de sus puntos fuertes y débiles de cara al futuro. Para cuando haya un futuro.

Nota del editor: Habrá una segunda edición enfocada en los clubes más importantes de Europa (Barcelona, Real Madrid, Bayern Munich y compañía) la semana que viene.

Jump to: Tottenham | Arsenal | Man United | Chelsea | Man City | Liverpool


TOTTENHAM

2019-20: octavo en la Premier League (1,41 puntos por partido)

Esta temporada ha sido fascinante y se desdobló en varias etapas diferentes. Al principio, un plantel talentoso pero entrado en años no rindió bien para Mauricio Pochettino. Luego, las lesiones interrumpieron los intentos de recuperación del nuevo DT José Mourinho. El delantero Harry Kane y el mediocampista Moussa Sissoko no juegan desde principios de enero, y el delantero Son Heung-Min se sumó a sus compañeros en la lista de lesionados algunas semanas más tarde. El ataque tuvo que surgir del mediocampo, que es otra manera de decir que no surgió.

Los Spurs fueron dominados por Red Bull Leipzig en los octavos de final de la Champions League, y aunque estaban detrás de Manchester United por apenas cuatro puntos cuando se frenó la campaña, empezaban a sentirse como 40.

Principal punto fuerte: El núcleo del plantel de alguna manera sigue siendo bastante joven
Kane tiene 26 años, y Son, el lateral derecho Serge Aurier y el delantero Lucas Moura tienen 27. (Dele Alli, el jugador más productivo de los Spurs desde que comenzó la racha de lesiones, tiene apenas 23). Si suponemos que un jugador llega al pico de su carrera (en promedio) entre los 25 y 29 años, este grupo aún podría tener uno o dos años de alta productividad por delante, aunque algunos tengan más rodaje en sus respectivos cuentakilómetros que el jugador promedio de su edad.

Los Spurs también tienen una interesante base de jóvenes con talento: de los mediocampistas Giovani Lo Celso, Harry Winks, Steven Bergwijn y Tanguy Ndombele, y los defensores Davinson Sánchez y Japhet Tanganga ninguno tiene más de 24, junto con Alli. En realidad, sólo el defensor Toby Alderweireld y Sissoko corren peligro de quedar afuera de la rotación por edad en los próximos años. Podríamos decir que al defensor Jan Vertonghen ya le ha ocurrido.

El mediocampo mantuvo su nivel aún sin Sissoko, probablemente el mejor jugador de los Spurs en busca de la pelota. Desde el 1ro de enero, estaban terceros en la Premier League en total de recuperaciones de pelota, y aunque eran cada vez menos capaces de presionar arriba, estaban cuartos en posesiones ganadas en el tercio intermedio de la cancha. El esfuerzo no aflojó y teóricamente si/cuando cuenten con Sissoko y auténticas variantes ofensivas en Son y Kane, podrían volver a tener un equipo.

Mayor preocupación: Mourinho y kilometraje
Teóricamente, este equipo sigue luciendo bien cuando sus estrellas están en condiciones. Incluso después de absorber el golpe de Kane-Sissoko, habían divisado un sólido plan de contraataque, aunque demasiado dependiente en un jugador (Son), para mantener a los Spurs jugando razonablemente bien. (Y hay que reconocer que tuvieron un poco de suerte desde el punto de vista de los goles esperados en este lapso).

Sin embargo, sin Son, los Spurs no eran un equipo de defensa y contraataque ni un equipo de presión y posesión. Obviamente, cualquier equipo va a ser peor si no cuenta con sus mejores jugadores, pero más allá de las curvas de edad, es difícil contar con que jugadores como Kane, Son y Sissoko no se lesionen de aquí en adelante, y la falta de identidad seguía siendo alarmante. Además, Mourinho empezó a mostrar algunos de sus viejos hábitos, intentando que sus hombres jugaran lesionados y haciendo cambios temperamentales en la formación.

Encima, Mourinho suele inclinarse por los veteranos, y aunque este plantel quizá no sea tan viejo como parece, incorporar otro par de jugadores mayores de 30 podría hacerlo aún más proclive a las lesiones, con expectativas que los jugadores no pueden cumplir.


ARSENAL

2019-20: noveno en la Premier League (1,43 puntos por partido)

Como para sus rivales del norte de Londres, 2019-20 fue una temporada un poco perdida para Arsenal. Con los Gunners octavos en la tabla de la Premier League y sin haber ganado un partido en más de un mes en todas las competiciones, Unai Emery fue despedido el 29 de noviembre. Freddie Ljungberg, una gran figura del club, actuó de interino durante algunas semanas, y luego el 20 de diciembre el ex mediocampista de Arsenal y asistente de Pep Guardiola, Mikel Arteta, tomó las riendas del equipo a tiempo completo.

El equipo empezó a rendir mejor. En 13 partidos en todas las competiciones este año calendario, Arsenal perdió una sola vez. Seguro, la derrota costó cara --una inesperada caída ante Olympiakos en los dieciseisavos de final de la Europa League-- pero en la liga Premier, sólo Liverpool y Manchester City consiguieron más puntos en este lapso. Y Arsenal mantuvo este nivel con un núcleo joven.

Principal punto fuerte: El equilibrio del plantel
Sólo el 34 por ciento de los minutos de Arsenal en la liga fueron jugados por hombres en su edad pico, entre 25 y 29 años. En la Premier League, sólo Leicester tuvo un porcentaje más bajo. Aunque definitivamente tienen algunos jugadores claves que pasan los 29 --el delantero Pierre-Emerick Aubameyang (30), el mediocampista Mesut Özil (31), y los defensores Sokratis Papastathopoulos (31) y David Luiz (32)-- también hay unos cuantos jóvenes que entusiasman.

La ofensiva del equipo fue primariamente conducida por Aubameyang y Alexandre Lacazette, de 28 años, pero cuatro jugadores de hasta 20 años produjeron al menos 2,0 asistencias y goles esperados combinados desde el 1 de enero: los delanteros Gabriel Martinelli (3,1) y Eddie Nketiah (3,1), el lateral izquierdo Bukayo Saka (2,2) y el mediocampista Reiss Nelson (2,0). El delantero Nicolas Pépé (3,7), muy dominante con la pelota, tiene apenas 24 años, y otros cinco mediocampistas de hasta 24 años jugaron más de 270 minutos bajo la dirección de Arteta. El desarrollo de jugadores es impredecible, obviamente, pero este núcleo, que llegará a su pico dentro de unos años, entusiasma mucho.

Mayor preocupación: ¿Las piezas ofensivas realmente encajan?
Luego de promediar al menos 0.9 xG cada 90 minutos todos los años entre 2015-16 y 2017-18, el promedio de Aubameyang cayó a 0.79 la temporada pasada, y a 0.46 este año. Lacazette estuvo clavado en 0.44 estos últimos dos años después de cuatro por encima de 0.5. Podrían estar en la curva descendente de sus respectivas carreras.

Mientras tanto, Pépé es básicamente el Trae Young del fútbol: está mucho encima de la pelota y siempre busca el gran pase o el glorioso remate largo. Desde el 1ro de enero, su promedio de xG por remate es de apenas 0.09, en comparación con el 0.28 de Nketiah, el 0.26 de Lacazette o el 0.19 de Martinelli. Y está segundo en cantidad de remates detrás de Lacazette.

Arsenal tiene el quinto índice de posesión de la liga desde el 1ro de enero, y es el equipo que menos goles ha permitido en la liga en dicho lapso (seis), pero también es el que menos remates registra y está 15to en asistencias esperadas. Los Gunners tienen un problema de estancamiento en ataque, y a pesar de todos los aspectos positivos, aún hay motivos para preguntarse si Arteta podrá construir la ofensiva que necesita sin hacer algunos cambios de personal.


MANCHESTER UNITED

2019-20: quinto en la Premier League (1,55 puntos por partido)

La temporada número 137 de Manchester United se puede dividir en dos partes: Antes de Bruno y después de Bruno. La primera fue decente, aunque confusa; la segunda fue potencialmente grandiosa.

Antes de que el mediocampista Bruno Fernandes llegara de Sporting CP a fines de enero, el plantel de Ole Gunnar Solskjaer tenía puntos positivos, pero era irregular. Superó a Chelsea, Leicester y Manchester City y logró un sólido empate con Liverpool, pero también perdió en Crystal Palace, West Ham United, Newcastle, AFC Bournemouth y Watford. La alineación era inestable a causa de las lesiones (es decir, las de Paul Pogba) y la irregularidad. El equipo había perdido tres de cuatro partidos en la liga antes de la llegada de Fernandes.

Después de Bruno: seis triunfos, tres empates y cero derrotas en todas las competiciones, con un diferencial de +20 goles. United superó a Chelsea en Stamford Bridge y a Manchester City de local por márgenes de 2-0. Ganó su partido de vuelta de la Europa League ante Club Brujas 5-0, y luego goleó a LASK 5-0 en el partido de ida de los octavos de final. Estaba jugando con el mejor nivel de la Premier League cuando el fútbol se detuvo. Fernandes fue nombrado mejor jugador del mes de febrero en la Premier League tras su dominio estadístico en nueve partidos: 24 ocasiones, 20 pases claves, cuatro asistencias, tres goles y ocho posesiones ganadas en el tercio ofensivo, por no mencionar los elogios de sus entrenadores y compañeros.

Principal punto fuerte: Vieron el futuro
Esta reciente racha de genialidad se dio sin Pogba o el delantero Marcus Rashford, y con el arquero David de Gea compartiendo minutos con el suplente Sergio Romero, quien custodia el arco en la Europa League.

En cambio, esta nueva alineación, construida en torno a Fernandes, de 25 años, incluyó contribuciones de los delanteros Anthony Martial (24 años) y Mason Greenwood (18), los mediocampistas Scott McTominay (23) y Brandon Williams (19), el extremo Daniel James (22), los laterales Luke Shaw (24) y Aaron Wan-Bissaka (22), el mediocampista defensivo Fred (27) y los centrales Harry Maguire (27) y Victor Lindelof (25). Sólo el extremo Juan Mata (31) y Nemanja Matic (31) han dejado atrás sus edades pico. Además, Rashford tiene apenas 22 años, y el arquero Dean Henderson (23) se lució en su préstamo a Sheffield United.

Éste es un plantel joven y profundo que pasó a otro nivel gracias a las cualidades de Fernandes. United podría optar por quedarse con Pogba o cambiarlo. De cualquier manera, no debe temerle a una decisión equivocada: el equipo debería mantenerse en excelentes condiciones de cualquier manera.

Mayor preocupación: Lidiar con la presión
Como Texas en el fútbol americano estadounidense, United es muy lucrativo y una marca gigante. Como tal, siempre nos apresuramos en decir que han regresado en la primera oportunidad. Por esto mismo deberíamos hacer una pausa. Estamos reaccionando a una muestra muy pequeña con Fernandes, y con su juventud este equipo fue bastante malo de visitante durante la mayor parte de la campaña. La presión desapareció desde la llegada de Fernandes -- United no estaba en la Champions League, y parecía que a lo máximo que podía aspirar era al quinto puesto de la Premier League. (Ahora podría ser el cuarto).

Las expectativas aparecerán rápidamente, sin embargo, ¿este equipo responderá bien o las mismas terminarán comiéndose viva a esta joven alineación?


CHELSEA

2019-20: cuarto en la Premier League (1.66 puntos por partido)

Construir un verdadero movimiento juvenil en un club enorme es realmente difícil. Tienes que conservar las apariencias, lo que implica invertir dinero y no puedes caer demasiado en la tabla sin una verdadera buena razón. De todas maneras, Chelsea tuvo la chance de averiguar qué era lo que realmente tenía en su departamento de jóvenes este año porque no le quedó otra opción: El club tenía una prohibición en la ventana de pases del verano. De todas maneras, sumaron a Christian Pulisic de Dortmund antes de que se hiciera efectiva la medida de restricción, y pudo hacer efectivo un acuerdo de préstamo con opción a compra con Real Madrid por el mediocampista, Mateo Kovačić, pero comparado con otros clubes, no han sido demasiadas movidas.

En cambio, el mediocampista, Mason Mount (previamente a préstamo con Vitesse y Derby County); el delantero, Tammy Abraham (Bristol City, Swansea, Aston Villa); los defensores, Fikayo Tomori (Brighton, Hull City, Derby) y Andreas Christensen (Borussia Mönchengladbach dos veces); y el zaguero, Reece James (Wigan) tuvieron la posibilidad de jugar con el club esta campaña. Y para sumar a la vibra del movimiento joven, el equipo también contrató al ex astro de Chelsea, Frank Lampard, como entrenador, a pesar de que este sólo contaba con un año de experiencia como entrenador.

Principal punto fuerte: ¡Los jóvenes funcionaron bastante bien!

Con el 19% de los minutos de juego para jugadores de 21 años o menos (comparado con el 12% para jugadores por encima de los 30), los Blues han tenido una predecible campaña con altibajos. Cayeron 10 puntos en sus primeros seis partidos de liga, luego ganaron seis consecutivos y después perdieron cinco de siete. Pero el resultado neto ha sido sólido. Empataron en el primer puesto de su grupo en la Champions League y avanzaron a los cuartos de final de la FA Cup con una paliza a Liverpool a principios de marzo. A pesar de un ataque enfurecido de Manchester United, Chelsea permaneció en el cuarto lugar en la liga, tres puntos por encima de United y cinco detrás de Leicester.

Mejor aún, Abraham y Mount lideraron con 25.1 goles y asistencias esperados combinados. Pulisic debería estar sano la próxima campaña para reemplazar (el potencialmente excedente) Willian en el mediocampo atacante, y si Chelsea quiere invertir algo de dinero en la próxima ventana, podría apuntar a un pez gordo en vez de encargarse de solucionar algunas necesidades en diferentes frentes.

Mayor preocupación: Defensa

Si bien Chelsea ha marcado la cuarta mayor cantidad de goles en la liga (51), también ha permitido 39, la segunda mayor cantidad entre el Big 6. (Los Spurs han permitido 40).

Los equipos adeptos a la posesión como los que Lampard intenta hacer jugar los van a dejar vulnerables ante los contrataques en general – sino pregúntale a Pep Guardiola – además el portero, Kepa Arrizabalaga, ha tenido una temporada con altibajos. Quizá lo más importante, Lampard nunca pudo establecer una rotación sólida en el fondo. Mientras que el zaguero veterano, Cesar Azpilicueta, ha jugado la mayor cantidad de minutos en los partidos de liga, las posiciones de defensor central y mediocampista defensivo han sido una puerta giratoria: N'Golo Kanté ha estado disponible media temporada, el defensor central Antonio Rudiger aún menos tiempo. Eso le ha dado la oportunidad de entrar a jugadores como Tomori, Christensen y Kurt Zouma, pero la alineación defensiva no se pudo acomodar en todo el año.

Quizá esto cambie con una temporada baja que les dé tiempo de recuperación y análisis estratégico.


MANCHESTER CITY

2019-20: Segundo en la Premier League (2.04 puntos por partido)

Ya sea que prefieras el diferencial de goles, los goles esperados o los puntos de siempre, Manchester City puso en la cancha los dos equipos más dominantes en la historia de la Premier League en 2017-18 y 2018-19. El equipo de Liverpool del año pasado fue el tercero más dominante en dos de esas tres categorías, pero no pudo reclamar el título.

Principal punto fuerte: Sigue siendo Man City

En términos de goles esperados, el equipo de City de la campaña 2019-20 fue peor que sus predecesores, pero por poco. Después de disfrutar de un diferencial de goles esperados de más 1.76 en 2018-19 y más 1.65 en 2019-20, cayeron a.… más 1.63 este año. El tercero mejor de la liga en la década. Una lástima. De todas maneras, después de llegar a los 100 y 98 puntos los últimos dos años, City ahora está camino a 77. Pasó de promediar más de dos puntos en partidos definidos por 0-1 goles, a promediar apenas 1.6. La defensa fue definitivamente peor, pero el equipo no tuvo suerte.

Cabe resaltar que no hay nada mal en cuando a la estructura del equipo. El ataque el próximo año seguirá bajo la guía de Guardiola, y con Kevin De Bruyne (28) y Raheem Sterling (25) dentro de la cancha. Y mientras que Sergio Agüero y David Silva ya suman edad, están los jóvenes Gabriel Jesus, con 22, y Phil Foden, con 19.

Mayor preocupación: La incertidumbre

City ha creado más chances en promedio que en sus años ganadores del título y permitido menos chances. Pero pasó de permitir 2.2 tiros al arco a 3.2 y de 0.7 goles permitidos esperados a 1.1. Las oportunidades que recibieron sus rivales fueron más limpias y mejores, sobre todo en los contrataques, y no hay una explicación clara y valedera para esto. El defensor central, Aymeric Laporte, es el mejor defensor de City cuando se encuentra en buenas condiciones físicas y este año no tuvo suerte con su salud, además, el volante de contención, Fernandinho, también ya cumplirá unos cuantos años (34). Pero el año pasado también ya era grande, y la pregunta es, ¿uno o dos jugadores solos harán la diferencia de medio gol por partido? Probablemente no.

Por supuesto, hay un mayor grado de incertidumbre en la mesa para City que el sólo hecho de que la defensa haya pasado a ser más porosa. El hecho de si su sanción en la UEFA se mantiene, o si pasa a un año de ausencia en la Champions League en vez de dos, da lugar a una serie de interrogantes: ¿Cuánto dinero perderá? ¿Intentará achicar gastos? ¿Un jugador estelar (o jugadores) van a tener intenciones de marcharse debido a su deseo de jugar en la UCL? ¿Será Pep? (OK, Pep probablemente no se marche). Es más, City se acerca a un problema de edad: Fernandinho y Silva cumplirán 35, Nicolás Otamendi 33, Agüero 32, Kyle Walker, Ilkay Gundogan y Riyad Mahrez cumplirán 30. Todos esos hombres no podrán ser reemplazados o no podrán contar con respaldos sólidos si se tienen que manejar con un presupuesto ajustado.

Hasta que podamos responder todas esas preguntas, es imposible saber qué pensar de la carrera en la Premier League del próximo año. Si el presupuesto de City sigue alto y su plantel continúa en su mayoría con un buen estado físico, entonces la ausencia en europea podría significar que se enfoquen en el éxito en la liga y pueda apuntar a otro título. Pero si un éxodo tiene lugar, la carrera de la campaña 2020-21 podría ser la más dudosa en años. Sobre todo, si piensas que Liverpool volverá la estadística media.


LIVERPOOL

2019-20: primero en la Premier League (2.83 puntos por partido)

A pesar de la decepción que han vivido en las semanas previas a esta suspensión de actividades -- Liverpool perdió su record invicto en la liga, su intento en la FA Cup y en la Champions League – la mayor parte de esta temporada ha sido vivida como un sueño. Si la campaña se llegase a completar en algún momento, los Reds ganarán su primer título de liga en 30 años, casi seguro estableciendo un record de puntos en la Premier League al mismo tiempo. Y con distanciamiento social o no, los fanáticos de LFC sin dudas van a celebrar.

Principal punto fuerte: Dirigencia

Jürgen Klopp ha sido uno de los mejores entrenadores durante la mayor parte de este siglo. Pocos pueden combinar la excelencia táctica con las habilidades para manejar a sus hombres que tiene este entrenador. Y cuando hablo de manejar, incluyo mucho en este término.

He hablado mucho acerca de los jugadores que se están acercando a su mejor momento o los que ya los están pasando, y Liverpool es el último ejemplo del efecto que esto puede producir en un equipo. El plantel fue diseñado lentamente para que un número de jugadores alcanzaran el pico en el mismo momento y el 75% de los minutos de juego de liga de este año fueron a los jugadores de 25-29. Eso no sólo los dejo en el primer lugar en la Premier League sino además en el segundo entre los 98 equipos en las principales cinco ligas de Europa. (Sólo Wolfsburg estuvo más arriba, pero eso no ayudó mucho: estaba séptimo en la Bundesliga antes de parar, 13 puntos abajo del top 4).

¿No sólo contar con una impresionante colección de talento -- Mohamed Salah, Roberto Firmino y Sadio Mane en el frente, Jordan Henderson, Georginio Wijnaldum, Fabinho y Alex Oxlade-Chamberlain en el mediocampo, Virgil van Dijk, Andrew Robertson, Trent Alexander-Arnold y Joe Gómez en la defensa, Alisson en el arco – sino además conseguir las mejores versiones de esos jugadores todos juntos al mismo tiempo (todos tienen 26-29 salvo TAA y Gómez)? ¿Casados con un estilo de juego que maximiza la mayoría de sus capacidades? Ese sí que es un milagro gracias a un buen manejo del plantel.

Mayor preocupación: El tiempo y la suerte

También es un milagro que Liverpool haya podido jugar la mayor parte de esta temporada con su alineación intacta. Las lesiones fueron más benévolas con Liverpool que con cualquier otro club – eso es cierto si reconoces el papel de la lesión de Alisson en la derrota de la Champions League – pero probablemente no habrá una segunda vez. Tampoco seguirá de su lado el dios de los partidos ajustados: Liverpool pasó de promediar 2.06 puntos en partidos definidos por 0-1 goles el año pasado a un insostenible 2.87. Además, su diferencial de goles esperados (+1.12) no fue tan alta como su verdadero diferencial de goles (+1.55) – esa diferencia de goles de 0.43 fue la segunda más afortunada en la liga detrás de Leicester City. Eso también volverá a sus parámetros normales.

El perfil estadístico de Liverpool es el de un contendiente y el de un potencial campeón, no el de un dueño de un record de todos los tiempos. Eso no debería opacar el festejo, si o cuando se lleve a cabo, pero sí perjudicará las posibilidades de una segunda fiesta el próximo año.

Mientras tanto, parte de ir trabajando bien con la curva de envejecimiento es eso, seguir trabajando. Si Liverpool disfruta de la misma distribución de minutos en el futuro, su porcentaje de minutos para jugadores de 25-29 caería de 75% a 60% el próximo año, y después 42% el año siguiente. Wijnaldum y Henderson cumplirán 30 la próxima temporada, Van Dijk y Firmino la temporada siguiente, etc. A medida que los jugadores vayan envejeciendo, esto seguirá la rueda, y Liverpool va a tener que tomar decisiones difíciles con respecto a jugadores que han movido montañas para el equipo en los últimos años. Y sin dudas, a esto es más fácil decirlo que hacerlo.