"Solo esperaba no decirle adiós a un viejo amigo": el día en que Steven Gerrard necesitó sutura 'en sus partes privadas'

El ídolo del Liverpool y actualmente entrenador de los Rangers de Escocia, Steven Gerrard, experimentó un drama inusual durante sus días como jugador.

En un partido de la FA Cup en enero de 2014 contra el Bournemouth, el centrocampista sufrió un corte profundo en su pene a causa de una dura entrada de un oponente.

Al ver su pantaloncillo con sangre, el jugador revisó sus partes íntimas y se asustó. Desesperado, Gerrard explicó la situación al entrenador Brendan Rodgers, quien rápidamente tomó medidas.

El mediocampista fue atendido por el médico recién contratado Andrew Massey y le rogó que cosiera la extremidad lesionada.

"Miré hacia abajo y vi sangre por todas partes y pensé: 'Guau, eso debe ser muy doloroso'. Estaba tratando de pensar en mi entrenamiento médico y en ninguna parte enseñan cómo coser un pene. Pensé, 'no quiero que el primer pene que tenga que coser sea el de Steven Gerrard' ", dijo el médico en un podcast.

Todavía conmocionado, el centrocampista se imaginó lo peor...

"Me quité el short, la ropa interior y eché un último vistazo. Esperaba no decirle adiós a un viejo amigo", dijo Gerrard en el libro de sus memorias.

"No miré lo que estaba haciendo porque me di cuenta de que no me sentía muy cómodo con eso. Sin embargo, no dije mucho. Lo quería totalmente concentrado", explicó el ex jugador.

Gerrard dijo que no sintió tanto dolor en el procedimiento y que regresó al juego tan pronto como fue suturado.

A pesar de esto, no tuvo la energía para celebrar la victoria por 2-0.

"Doc Massey me pidió que me quedara en casa para recuperarme", dijo Gerrard.

A continuación lo que escribió Gerrard en su libro sobre el sangriento acontecimiento:

La magia de la Copa de Inglaterra fue sangrienta el día que me cortaron y luego me cosieron el pene.

La única sorpresa de aquel sábado fue una lágrima que derrame por mis partes privadas.

Me bajé unos centímetros mis pantaloncillos y vi que tenía un corte.

Mi ropa interior estaba ensangrentada.

Mi mente estaba acelerada, me preocupaba que algo serio hubiera sucedido.

Discretamente me quité la ropa interior y los pantalones cortos para mirar mejor.

Corrí al banquillo, directamente con Brendan [Rodgers]. También hablé con Chris Morgan y Andy Massey.

Le dije a Brendan: 'Mira, tengo un problema aquí... 'Señale con la cabeza a mis genitales'.

"Hay un gran corte...está sangrando", dije.

Chris actuó rápidamente. Llamó a algunos del equipo y formaron un pequeño grupo, para que nadie más pudiera ver lo que estábamos haciendo cuando abrí mis pantalones cortos.

Brendan miró hacia abajo, hizo una mueca y sacudió la cabeza.

Todos los muchachos comenzaron a reír. Habíamos ganado, el ambiente era bueno y pensaron que era divertido. No simpatizo con ninguno de los chicos.

Los chicos estaban absolutamente locos y se pueden imaginar cuántas bromas sobre pulgadas y puntos, el tamaño de mi pene y mis futuras actuaciones en casa con Alex. Podría haber sonreído, pero podría haber estrangulado a muchos de ellos.

Los jugadores de futbol son las últimas personas con las que uno desea discutir sobre la condición de su pene ensangrentado.