Jamie Vardy, de la octava división de Inglaterra a brillar en la Premier

El futbolista inglés Jamie Vardy, quien marcó un hat-trick al Manchester City, comenzó su carrera jugando en la octava división y mantiene una dieta poco convencional

Jamie Vardy está lejos de ser un jugador de clase, técnica refinada o habilidad indiscutible. No, esto no depende de él. Pero si se trata de eficiencia, será difícil encontrar a alguien que pueda competir con el "9" del Leicester City. Pregúntenle a Pep Guardiola si está de acuerdo...

El máximo goleador inglés aplastó al Manchester City el pasado domingo, marcando un 'hat-trick' y siendo clave en la goleada por 2-5 a uno de los mejores equipos de la historia reciente de Inglaterra. Una trayectoria increíble si pensamos que Vardy, ya con cinco goles en la temporada 2020-21 de la Premier League, pasó por una vida poco convencional entre los jugadores de élite.

Su comienzo fue en la octava división de Inglaterra. Así es, octava división, en el modesto Stocksbridge Park Steels. Fue allí donde Vardy ganó un salario de 30 libras esterlinas y combinó su pasión por el futbol con otro empleo: trabajador en la industria de Sheffield, que fabricaba fibras de carbono para fines médicos.

En ese momento, hacia 2007, Vardy se enfrentó a un rival más duro: la depresión, que incluso le hizo pensar en suicidarse. El delantero logró superar ese momento complicado e inició un fantástico ascenso en el mundo del futbol.

Dejó Stocksbridge en 2010 para jugar en Halifax Town. Después de 27 goles, fichó con el Fleetwood Town, de la quinta división inglesa, y anotó 31 goles, lo que atrajo el interés de Leicester. El club decidió arriesgarse y pagó 1 millón de libras por el exótico delantero.

A partir de entonces, su vida cambió. Vardy llegó a Leicester cuando aún estaba en la Championship, la segunda división, y ayudó al equipo a ascender a la Premier League. El pico fue en la temporada 2015-16, cuando, junto a nombres como Kanté y Mahrez, llevaron al club a ganar de manera sorprendente el título inglés, en la mejor temporada de la historia del equipo.

A pesar de su nueva vida, Vardy no ha dejado atrás algunos hábitos. Ya hemos dicho que Vardy no es un deportista convencional, y parte de eso proviene de su dieta. En septiembre de 2016, el delantero incluso declaró que su receta para correr tanto en el campo es sencilla.

"Tres Red Bulls, un esspreso doble y un omelette de queso y jamón es lo que me hace correr como loco en el campo", admitió Vardy en su autobiografía.

Esto sin duda funciona para Vardy. Al máximo goleador le gusta marcar goles en los llamados 'Big 6', el grupo de los seis clubes más importantes de Inglaterra en este momento. Jamie tiene en total 37 goles frente a este grupo: Arsenal (diez), City (ocho), Liverpool (siete), Tottenham (cinco), Manchester United (cuatro) y Chelsea (tres).

"¿La última vez que levanté pesas? Probablemente una lata de Red Bull el otro día. No iré al gimnasio. Si fuera así, probablemente sería más lento. No levanto pesas. Cada jugador es diferente, y si alguien más probara mi método, tal vez no le diera resultados”, dijo Vardy, el extraño delantero, pero más que eficiente.