Sergio 'Kun' Agüero: Un 'pequeño gran' personaje y goleador rodeado de los dioses

play
Courtois al 'Kun': Tú sabes mentir muy bien, siempre te tiras en el área y te marcan penal (0:27)

El portero del Real Madrid se puso a jugar en línea con el delantero argentino. (0:27)

Lesionado el sábado pasado en el partido que el Manchester City empató en Londres frente al West Ham, Sergio Agüero estará fuera de actividad durante un mes, y quedó marginado de la convocatoria albiceleste que recibirá a Paraguay el 12 de noviembre y visitará a Perú cinco días después.

El Kun había superado una recuperación de tres meses, pero a los tres partidos volvió a caer y apartado de los terrenos de juego sigue siendo noticia más por cuestiones extradeportivas que por su papel como futbolista.

Muy activo en las redes sociales, con 13.7 millones de seguidores en Twitter y 14.7 en Instagram, todas sus apariciones provocan un interés indiscutible, como sus partidos en el FIFA, sus conversaciones o su propia vida privada.

Autoproclamado “mejor jugador de la play del mundo”, Agüero ha tomado el gusto por los juego electrónicos, creando su propio equipo de esports, KRÜ, con el que pretende potenciar, aseguró, a los deportistas electrónicos y a los creadores de contenido.

Y es que sus múltiples facetas van mucho más allá porque el Kun hace mucho tiempo que dejó de ser simplemente el yerno de Maradona, el amigo de Messi o el crack indiscutible del Manchester City.

Poco tiene que ver este Kun con el que en el verano de 2011 abandonó el Atlético de Madrid con dirección al City por 45 millones de dólares, convertido en aquel momento en el traspaso más alto de la historia del club colchonero y segundo fichaje más caro del británico, por detrás de Robinho y provocando sorpresa por no haberse concretado su llegada a un Barça donde le esperaba su íntimo amigo Lionel Messi, pero que acabó incorporando al chileno Alexis Sánchez.

Le quiso el Barça en 2011 y más aún en 2014, cuando meses antes del Mundial de Brasil Andoni Zubizarreta, entonces director deportivo del club azulgrana, buscó negociar, sin suerte, el traspaso con el Manchester City...

Para entonces Agüero ya era una celebridad intocable en el universo citizen, desde que en su primera temporada marcase el milagroso gol que le supusiera, en el último suspiro del torneo, la conquista de una Premier League que no había logrado el club desde 1968.

A partir de ahí la personalidad del Kun es indiscutible en Manchester, convertido en el goleador histórico del club con el que, curiosamente como ocurre con Messi en el Barcelona, ha entrado en la última temporada de contrato, pendiente de renovar o marcharse después de diez años.

Pero Agüero, el Kun, va mucho más allá de su condición de crack indiscutible del City, del que es ya el máximo goleador histórico (255 goles en 372 partidos oficiales).

Su amistad con Messi nació durante una concentración con la selección Sub 20 en 2005, y a partir de ahí se convirtieron en inseparables, manteniéndose con el paso de los años y hasta provocando situaciones inverosímiles como fue el pasado mes de julio un cruce de palabras cuando estando Agüero transmitiendo por la red social ‘Twich’, Leo le reclamó que no hubiera ido al fisio como estaba previsto...

Quizá sea todo esa exposición mediática ha provocado que el jugador del ManCity sea especialmente tenido en cuenta en todos los aspectos, más allá del futbolístico, y que cualquiera de sus acciones se miren con lupa, tal como pasó durante el partido entre su equipo y el Arsenal, cuando discutiendo una decisión de una juez asistente de línea la tomó por el hombro de una manera que muchos interpretaron como machista y fuera de lugar, por más que Pep Guardiola proclamase después en la sala de prensa que el Kun “es la persona más amable que he conocido en mi vida. Busquen problemas en otras situaciones, no en ésta”… Aunque no dejó de provocar controversia.

Y es que nada pasa desapercibido en el universo Agüero, un futbolista monumental desde que se diera a conocer en las filas de Independiente y que al cabo de los años se ha convertido en una personalidad indiscutible a todos los niveles. Ya sea marcando goles con el Manchester City... o sin necesidad de ello.