Nuevo contrato de Guardiola acerca a Messi al Manchester City

play
Messi no viaja a Kiev para jugar con Barcelona la UEFA Champions League (0:39)

El capitán argentino tendrá descanso ya que no formó parte de la lista de convocados de Koeman para visitar a Dinamo Kiev. (0:39)

El astro del Barcelona Lionel Messi se acerca al Manchester City tras la renovación de contrato de Pep Guardiola con los Citizens

La decisión de Pep Guardiola de firmar una extensión de contrato con el Manchester City la semana pasada fue logro muy importante para el club en más de un sentido: asegura que el entrenador más célebre del futbol permanecerá en el Etihad hasta 2023, pero quizás algo más significativo, pone al club en la “pole position" para fichar al astro del Barcelona Lionel Messi.

En poco menos de seis semanas, Messi puede hablar con clubes interesados en sus servicios sobre una transferencia gratuita al final de esta temporada. Si elige hacerlo, a partir del 1 de enero puede negociar un cambio a un nuevo equipo para la temporada 2021-22 y el Barcelona no podrá detenerlo.

El capitán argentino abandonó su intento de dejar el Barça el pasado verano tras un periodo de dos semanas que, por primera vez, planteó la perspectiva real de que el jugador de 33 años jugara en otro club. Si bien finalmente decidió quedarse, siempre se sintió como una tregua temporal. Y durante todo el enfrentamiento Messi-Barca, el City siguió la situación, listo para fichar al que para muchos es el mejor jugador que el mundo haya visto.

En público, el City jugó con calma, pero en privado, fuentes le dijeron a ESPN que Guardiola y los dueños del club en Abu Dhabi estaban preparados para hacer lo que fuera necesario para fichar a Messi. También hubo una aceptación dentro del Etihad de que el momento de la solicitud de transferencia de Messi en el verano era menos probable que tuviera éxito por una cláusula de 700 millones de euros en el contrato del jugador. Y así fue como se desarrolló. Reacio a entablar una larga pelea por la cláusula, Messi dio marcha atrás y optó por quedarse. Pero si el Barcelona tuvo la ventaja en agosto y septiembre, el control y el poder ahora recae en Messi debido al estado de su contrato. City sabe que la pelota estará en su cancha cuando llegue enero.

Fuentes le han dicho a ESPN que el City es consciente de que un cambio al Etihad atrae a Messi y que la presencia de Guardiola como entrenador, bajo cuyo liderazgo Messi ganó dos Champions, en 2009 y 2011, es un elemento crucial en su disposición para jugar en la Premier League. Si Guardiola hubiera optado por marcharse al final de esta temporada, las perspectivas del City de fichar a Messi se habrían visto gravemente comprometidas. Pero al asegurar a Guardiola durante los próximos dos años y medio, el City también ha reforzado sus posibilidades de fichar a Messi.

Guardiola dio un mensaje contradictorio en sus respuesta a las preguntas sobre Messi el pasado viernes, sugiriendo inicialmente que quería que se quedara en el Barcelona, ​​antes de dejar firmemente la puerta abierta para el argentino.

"Como hincha del Barcelona, ​​quiero que Leo termine allí", dijo Guardiola. "Pero su contrato termina este año, y no sé qué pasará en su mente. Ahora mismo, es un jugador del Barcelona y el mercado de fichajes es en junio y julio. Tenemos partidos y objetivos increíbles y cosas que nos gustaría lograr. Eso es lo único que tenemos en mente. El resto no puedo decir nada".

Con unas elecciones presidenciales en Barcelona previstas para finales de enero, queda la esperanza en el club de que quien reemplace a Josep Maria Bartomeu -cuya tensa relación con Messi fue un factor central en el descontento del jugador- podría persuadirlo a permanecer en el Camp Nou por el resto de su carrera.

Pero puede que sea demasiado tarde para entonces porque las probabilidades comienzan a estar contra el Barcelona. Con el entrenador Ronald Koeman, el Barça ha tenido un comienzo pésimo en LaLiga, con tres derrotas en ocho partidos que tienen al equipo en la duodécima posición con 12 puntos por detrás de la Real Sociedad. Messi ha lucido una figura desolada en ocasiones, y hasta ahora solo ha marcado seis goles en 11 partidos en todas las competiciones. Cifras decentes para la mayoría de los jugadores, pero números bajos para el seis veces ganador del Balón de Oro. Koeman incluso ha dejado a Messi fuera de su equipo para el viaje de esta semana a Ucrania para medirse a Dinamo por la Champions League, para darle un descanso. Las ventajas de comprometerse con un nuevo contrato en Barcelona se ven bastante débiles para Messi, con la perspectiva de revitalizarse en un nuevo equipo pareciendo más atractiva.

Por su parte, City ha comenzado mal su campaña en la Premier League esta temporada, y se ubica en el decimotercer lugar, ocho puntos por detrás del líder Tottenham, aunque ha jugado un partido menos que el equipo de José Mourinho. Pero a pesar de los problemas por estar forma del City, tienen los recursos y la ambición para reconstruirse bajo Guardiola, y la desesperación de Messi por ganar otra Champions League, combinada con la determinación del City de ganarla por primera vez, podría ser una combinación ganadora.

Con Messi ganando un salario neto de alrededor de 78 millones de euros (92 millones de dólares) al año en Barcelona, ​​sin contar patrocinadores, según Forbes, algunos podrían argumentar que el City haría bien en gastar su dinero en otra parte. Por ejemplo, un año de salario y derechos de imagen de Messi contribuiría en gran medida a financiar un traspaso de Erling Haaland del Borussia Dortmund como reemplazo a largo plazo de Sergio Agüero. Pero fichar a Messi sería más de lo que podría aportar en el campo. Desde una perspectiva comercial, impulsaría aún más el poder adquisitivo del City fuera del campo y lo elevaría a un nivel más alto en términos de atracción para patrocinadores y fanáticos potenciales en todo el mundo.

Desde que no consiguieron fichar a Kaká del AC Milán en 2009, el City ha perseguido a una superestrella revolucionaria para convertirse en el rostro de su equipo. También se quedaron cortos al intentar fichar a Wayne Rooney, Neymar y Kylian Mbappé, pero Messi los superaría a todos, y el nuevo contrato de Guardiola solo aumenta sus posibilidades de ficharlo en los próximos seis meses.