Serie A determinó imperceptibles los actos racistas contra Muntari

El centrocampista ghanés del Pescara Sulley Muntari dejó el campo anticipadamente el duelo de la Serie A italiana (Primera División) contra el Cagliari como forma de protesta tras oír cánticos racistas desde las gradas, mismos que la liga determinó como imperceptibles ya que se trató de "solo 10 aficionados, lo que representa menos del 1% de ocupantes en el sector", comentó el organismo a través de un comunicado.

Muntari protestó duramente al colegiado pidiéndole que interrumpiera el encuentro en el minuto 90 a causa de unos insultos racistas y dejó el campo después de que el árbitro no aceptara sus peticiones y hasta le mostrara la tarjeta amarilla.

Al finalizar el partido, Muntari aseguró que fue un niño quién empezó los cánticos racistas y que él trató de darle el ejemplo regalándole su camiseta al descanso del partido, en una entrevista con la cadena italiana Sky Sport.

Los cánticos racistas siguieron también en la segunda mitad y Muntari se acercó al público pidiéndole que parara.

El ghanés aseguró que lo que más le molestó fue la actitud del árbitro que, según su versión de los hechos, le recriminó "levantando la voz" y diciéndole que no interactuara con el público.

"El colegiado me dijo que no tenía que hablar con los espectadores. Me enfadé. Le pregunté si no había oído y por qué me decía esas cosas. Tienes que tener el coraje de parar el partido. Si no lo tienes, ¿quién eres?", afirmó.

"El árbitro no solo tiene que pitar, tiene que gestionar la situación. ¿Qué ejemplo somos? Esto no es fútbol", agregó.

A su vez, la FIFPro, a través de sus redes sociales, invitó a revisar minuciosamente la situación y a retirarle el cartón preventivo al ghanés.

Información de EFE fue utilizada en la redacción de esta nota.