Desde la Serie D, el Palermo sueña con volver a ser

El equipo por el que pasaron Paulo Dybala, Edinson Cavani y Javier Pastore, entre otros, llegó a la bancarrota y pasó de la Serie B a la D, en la que juega y se ilusiona con reconstruir el club que alguna vez estuvo en los grandes planos del fútbol de Italia y Europa.

El 1 de noviembre de 1900 se fundó como el Aglo-Palermitan Athletic and Football Club, y vivió hasta el 20 de octubre de 2019. Si bien el tradicional Palermo aún existe, ya no lleva la misma marca y tampoco los éxitos deportivos que supo tener desde sus principios hasta los 2000 y los años que le siguieron.

La Comisión de Vigilancia de Clubes de Fútbol (COVISOC) impidió la inscripción del equipo palermitano a mediados de 2019 a la Serie B, la división en la que estaba militando (no descendió a la Serie C, pero tuvo quita de puntos por problemas financieros). El equipo en el que diferentes sudamericanos supieron lucirse en los últimos tiempos fue negado a la competencia por incumplimientos financieros.

Ante la declaración en bancarrota en octubre de 2019, Palermo debió inscribirse en la Serie D (la última división del fútbol de Italia) y con otro nombre: pasó del US Città di Palermo al Società Sportiva Dilettanistica Palermo.

En el recuento de sus capítulos dorados, cinco veces fueron las que el Palermo consiguió entrar a la UEFA Europa League, y si bien ya había tenido experiencia en la Serie B y Serie C a lo largo de su historia, esta es la primera vez que se encuentra con la Serie D.

Hasta el parate por la pandemia de Coronavirus, el equipo palermitano no tuvo grandes problemas con sus rivales de turno en su nueva aventura por el fondo del ascenso italiano, debido a que lidera el Grupo I de la categoría mencionada con 63 unidades, siete más que el Savoia, su perseguidor más inmediato. Cabe destacar que se disputaron 26 encuentros, de los que el equipo de Sicilia ganó 20, empató tres y perdió tres.

Más allá de lo futbolístico, la diferencia con los demás equipos tanto dentro como fuera de la cancha (único de la categoría que está al día con los sueldos) fue el apoyo de su público, debido a que la mayoría de sus presentaciones contó con un promedio de ¡30 mil personas! en su estadio.

Edinson Cavani, Paulo Dybala, Franco Vázquez, Edgar Barreto, Mauricio Pinilla y Javier Pastore son algunos de los sudamericanos que pasaron en los últimos años por el exitoso y antiguo Palermo, que consiguió un lugar en la final de la Copa de Italia 2011, entre diferentes apariciones importantes en el fútbol italiano. Actualmente, son solamente páginas del pasado de la historia del club.

Dentro de la lista de los sudamericanos que se puso la rosada, también se encuentra Mario Santana, que actualmente está defendiendo los colores del Palermo. El argentino es el capitán del equipo y lidera la ‘resurrección’ por la que va el equipo del sur italiano, con el objetivo de imitar lo que logró el Parma, que en 2015 estaba en la misma situación y ahora ya se restableció en la Serie A tras tres ascensos consecutivos.

Entre tres de sus sudamericanos a lo largo de la historia, vendió casi en 100 millones de euros por Javier Pastore, Paulo Dybala y Edinson Cavani, una cifra que marcó la agenda en aquellos tiempos del fútbol de Italia, a causa de que un equipo del sur como Sicilia demostró un gran poderío para poder acertar en las incorporaciones y vender casi al doble de lo que compró. Pero aquellas millonarias cifras poco tienen que ver la actualidad, debido a que todo el plantel que está llevando adelante la ‘resurrección’ desde la Serie D no llega a cruzar la barrera los tres millones de euros, según los valores que publicó Transfermarkt.

Tal así que el medio anteriormente mencionado se encargó de exponer la distinta realidad con la que convive el Palermo en la actualidad, ya que realizó un análisis de cómo hubiese sido el once titular ideal en octubre de 2019 (fecha de la quiebra de la institución siciliana): Salvatore Sirigu (Torino); Matteo Darmian (Parma), Kamil Glik (Mónaco), Emerson (Chelsea); Bryan Cristante (Roma), Javier Pastore (Roma), Paulo Dybala (Juventus); Josip Ilicic (Atalanta), Andrea Belotti (Torino) y Edinson Cavani (PSG).

Sin embargo, este 2020 tiene al Palermo con 29 jugadores con un promedio de 24,7 años, siete extranjeros (dos argentinos, los únicos sudamericanos) y ningún aporte a la Selección de Italia. No tiene en su plantilla a ninguno de esos nombres recordados, y tampoco a Cristian Zaccardo, Fabio Grosso, Andrea Barzagli y Simone Barone, sus cuatro convocados en la Azzurri que levantó la Copa del Mundo en Alemania 2006.

Actualmente vive de los goles de Giovanni Ricciardo, un delantero de 33 años que tuvo casi 20 equipos en el ascenso de Italia y que ya marcó nueve (en 19 compromisos) en lo que va del certamen. Además, es acompañado por Roberto Floriano, un atacante alemán de origen italiano que comenzó el 2020 con seis dianas en ocho cotejos, por lo que es otro de los alimentos a la ilusión de los fanáticos del cuadro de Sicilia.

Juan Alberto Mauri es el otro argentino que está en el cuadro italiano junto al mencionado Santana. El exOlimpo y Ferro Carril Oeste es volante central, tiene 31 años, pasó por el Milan y es el hermano de José Mauri, jugador de Talleres de Córdoba. En la actual campaña colaboró con un gol en 15 apariciones.

El empeño por parte del plantel del equipo rosa es absoluto, a causa de que se comprometieron a continuar con sus rutinas de entrenamiento y respectivas dietas. Así lo comunicó Rinaldo Sagramola, CEO del club, quien reconoció que habrá premios para aquellos jugadores capaces de mantener el peso más allá del aislamiento por la pandemia de COVID-19.

El presente de Palermo se trata de la prueba más difícil para un club de fútbol, que así como sucedió a lo largo de la historia, está pagando por decisiones del pasado que fueron desacertadas. Ya no están algunos de los ‘cracks’ que hoy día deslumbran al mundo como la Joya Dybala en la Juventus o Cavani en el PSG, pero los 30 mil fanáticos que llenan el Renzo Barbera se ilusionan con ver a su Palermo nuevamente en la élite del fútbol de Italia.