Lo que le dijo al oído a Guardiola y su relación con el chofer del nerazzurro: Mourinho habla a 10 años del triplete con el Inter

Hace diez años, José Mourinho logró una hazaña inolvidable para los fanáticos del Inter de Milán: conquistó el "triplete", es decir, la Serie A, la Copa de Italia y Champions League la misma temporada. Para recordar ese hecho, el entrenador contó los secretos de ese increíble logro en una entrevista exclusiva y controvertida con "La Gazzetta dello Sport".

Mourinho revela lo que dijo al oído de Pep Guardiola en el juego en el que selló la calificación del Inter de Milán para la final de la Liga de Campeones. Fue una derrota por 1-0 en el Camp Nou. Antes, en Milán, había ganado 3-1.

La escena fue inmortalizada y generó varias teorías sobre lo que se dijo.

"Cuando Busquets cayó al suelo, estaba entre mi banco, el de Barcelona y el lugar donde expulsaron a Thiago Motta. Vi el banco de Barcelona celebrar eso como si hubieran ganado. Guardiola llamó a Ibrahimovic para hablar sobre las tácticas ... Simplemente dije 'no festejen porque aún no ha terminado'. Esta derrota fue la más deliciosa de mi carrera", dijo Mourinho.

El entrenador también admite que fue más feliz en Milán que en Madrid, donde intentó (y falló) ganar la 'Orejona.'

A continuación los declaraciones principales de la entrevista de José Mourinho con "La Gazzetta dello Sport":

Unión del Inter

"Diez años después y todavía estamos juntos, todos. El otro día estaba hablando con Alessio, quien en mis días era el chofer del club. ¿En qué parte del mundo un entrenador que se fue hace diez años todavía habla con el conductor? Ninguno. Ese fue el espíritu de ese Inter, ellos son mi gente".

Cabeza dura

"La relación es: yo entreno, tú juegas. La empatía depende de la capacidad de aceptarme como soy, es como un rompecabezas: en el Inter había personas esperando que alguien como yo completara este rompecabezas. No soy falso, soy original. También era terco".

Scudetto de m...

"Especialmente después de la derrota en Bérgamo [por 3-1 ante Atalanta en enero de 2009]. Fui muy agresivo con los jugadores, y solo después de decir que ganaron un Scudetto de mie... y que me di cuenta de que los había lastimado, porque solo entonces entendí por lo que habían pasado antes y me disculpé".

Me sentí deseado

"[Primera reunión con Massimo Moratti, presidente del Inter] Fue en París: en casa, no en un hotel. Quería hacerme sentir deseado, y sentí toda su pasión [por el Inter]. Entonces, entendí que tenía, no una obsesión, no me gusta esa palabra, sino un gran sueño: la Champions League".

Al oído de Guardiola

"Cuando Busquets cayó al suelo aturdido, estaba entre mi banco, el de Barcelona y el lugar donde expulsaron a Thiago Motta. Por el rabillo del ojo, vi el banco de Barcelona celebrándolo como si hubieran ganado, Guardiola llamó a Ibrahimovic para hablar sobre tácticas de 11 contra 10... Simplemente dije 'No festejen porque aún no ha terminado'.

"Esa derrota fue la más deliciosa de mi carrera. En el campo tenemos que encontrar soluciones y no perdemos 0-1, ganamos 3-2 en condiciones épicas"

No celebró la copa en Milán

"Si hubiera regresado con el equipo, los fanáticos cantarían 'José se queda con nosotros' y tal vez nunca me habría ido. Todavía no había firmado con el Real. Quien dijo que alguien de Real vino a nuestro hotel antes de la final y que firmé el contrato allí dijo tonterías. Antes de la final, solo descubrí la caja con las camisas conmemorativas y escapé para no verlas".

"Quería ir al Real: me querían el año anterior. Fui a la casa de Moratti para decirle y me dijo: 'No vayas'. Ya le había dicho que no al Real cuando estaba en Chelsea, y no puedes decirle que no tres veces al Real. Hoy, tal vez podría permanecer 4, 5, 6 años en el mismo club, pero luego quería ser el primero, y todavía soy el único entre los entrenadores, en ganar el título nacional en Inglaterra, Italia y España".

Sí al Real

"Lo decidí después de la semifinal con el Barcelona, ​​porque sabía que la Champions ya había ganado. Moratti ya estaba preparado, en el cálido abrazo que me dio en el campo entendió lo que quería y me dijo: 'Después de esto, tienes derecho, haz lo que quieras". Era el derecho de hacer lo que quería, no ser feliz. Y, de hecho, fui más feliz en Milán que en Madrid".