Toluca, sin Liguilla, se consuela con un triunfo sobre Bayer Leverkusen

A falta de Liguilla, los aficionados y Diablos Rojos tomaron como festejo la victoria sobre el equipo alemán

Las más de 10 mil bufandas que se vendieron en la tienda oficial del Toluca, con motivo del partido contra el Bayer Leverkusen, se acabaron antes de que iniciara el partido en el Estadio Nemesio Diez. La visita del conjunto alemán causó furor, pero fueron los Diablos Rojos los que les dieron un paseo por la Bombonera, tras vencerlos por 1-0.

Bayer Leverkusen se ha tomado la visita a México a modo de tour, sus jugadores pasearon por el hotel, en el Paseo de la Reforma, y sus alrededores, además que preguntaban más por el partido entre América y Pachuca, en el Estadio Azteca, que por el juego en el Estadio Nemesio Díez.

Era tiempo de relaciones públicas entre alemanes y mexicanos, estrechar lazos y hacer guiño a algún jugador mexicano, mientras que el Toluca se tomó más en serio el partido en el Nemesio Díez, a falta de Liguilla, sólo que sus delanteros tienen la pólvora mojada hasta en los amistosos y de cuatro oportunidades claras ante el próximo equipo que jugará la Champions League, sólo anotaron una, la de Alexis Canelo.

La gente del Toluca entendió que era tiempo de fiesta, por eso abarrotó un Estadio Nemesio Diez que padeció el Clausura 2022, con un equipo que terminó por pagar multa al meterse en problemas en la tabla porcentual y está en etapa de reestructuración, con sus refuerzos en el horizonte y su gente pidiendo la salida de Ían González.

La gente del Bayer Leverkusen disfrutaron de México, conocieron cantera y mañana tienen un recorrido por Querétaro, la base que resguardó al equipo alemán en el Mundial de México 86.

El partido terminó con 1-0 a favor del Toluca, los Diablos Rojos pasearon al Leverkusen, pero los alemanes estaban más interesados en dar su tour en México, tras una temporada en la que clasificaron a la Champions League. El partido terminó como se esperaba, en abrazos, cambios de playeras y aplausos.

A falta de Liguilla, aficionados y equipo escarlata, tomó como una fiesta la victoria ante el equipo alemán.