"El grito es una salvajada y no nos podemos sentir orgullosos": Juan Villoro

Imago 7

El escritor mexicano Juan Villoro condena la manifestación en los estadios de futbol hacia el portero visitante, pues considera que el grito “ehhh, pu…”, no es algo de lo que se deba sentir orgullosa la afición.

“Es un gran problema porque ciertamente el grito es una salvajada, no es un grito del que se pueda sentir orgullosa la población mexicana, tiene un claro contenido homofóbico, o sea no se trata de decir una palabra para elogiar a un portero por su orientación sexual; entonces creo que tiene que ver con los complejos y los primitivismos del futbol mexicano y de su afición, con un machismo que ha alentado este tipo de conductas a lo largo de muchísimos años, y es reprobable.

“Ahora, dicho todo esto, se trata de algo incontrolable, o sea no se puede decidir cuál es el grito determinado por la costumbre, esto solamente lo puede decidir la propia población”, dijo en entrevista con ESPN Digital.

La FIFA volvió a sancionar a México por esta manifestación, a la que Villoro, fiel aficionado al Necaxa y al Barcelona, considera difícil de frenar.

“El Ayuntamiento de Guadalajara en una época quiso prohibir las malas palabras en los mercados, porque había muchos verduleros groseros… Eso no lo puedes cambiar por decreto, son costumbres, entonces el grito tendrá que extinguirse solo, cuando a la gente le dé vergüenza decir eso, y si no le da vergüenza, pues seguirá adelante.

“Ahora, hay un automatismo en ese grito que la gente se divierte diciéndole algo al portero contrario aunque no se esté refiriendo directamente a su vida privada. Hay que dejar que esto se extinga solo y no ponerle multas, porque las costumbres tienen que cambiar por sí mismas”.

¿Qué piensa de los argumentos que directivos de la FMF le han dado a la FIFA, en los que justifican el grito como algo que es parte del folclore en nuestro país?

“Es peligroso no tener una actitud crítica al respecto porque efectivamente yo no me siento orgulloso de este grito, yo jamás estando en un estadio participo en este grito, me parece algo vergonzoso que los mexicanos nos expresemos de esa manera, pero al mismo tiempo es una expresión popular que no puede ser sancionada ni limitada a través de multas.

“Lo que debemos tratar de hacer los mexicanos es tratar de cambiar de costumbres y encontrar otros gritos de guerra. Es falaz esta explicación de la federación de que pertenece al folcrore, porque los mexicanos ya no somos acomplejados y decimos gritos homofóbicos porque forma parte de nuestra tradición.

“No, no todos los mexicanos somos así, es un error que ha sucedido como forma de conducta por los complejos que tenemos, pero bueno, en el futuro esto cambiará por sí mismo y no por un decreto de la FIFA”.

Por otra parte, el autor de ‘Dios es Redondo’ y ‘Los once de la Tribu’, entre otros títulos futboleros, analizó que la afición al futbol en México suele buscar distractores, debido a que el espectáculo que ve en la cancha en ocasiones es insuficiente.

“El público mexicano está muy acostumbrado a hacer su propio espectáculo. Como lo que pasa en la cancha no siempre es formidable y como el público es muy activo; yo considero que en México el pueblo hace más esfuerzo que los jugadores, o sea se disfraza, grita, lleva matracas, tiene una alegría que los jugadores no siempre representan en el campo, entonces es típico que el público se haya convertido en su propio show, y en ese sentido es una autocelebración del público.

“El grito denigrante contra el portero tiene que ver más con: ‘es el adversario, es el enemigo, vamos a ponerlo nervioso y nosotros somos protagonistas’. El público tiene una vocación de tratar de influir en el resultado, por eso se dice que es el jugador número 12, expresión que surgió en Argentina.

“Ahora bien, esta manera de influir en el resultado, de poner nervioso al portero contrario, evidentemente tiene que ver con complejos nacionales, con primitivismo, con una actitud vandálica, pero a fin de cuentas es un grito popular que tendrá que extinguirse cuando la gente escoja otro, como ha cambiado de porras y consignas a lo largo del tiempo”.