San Luis pidió "perdón" al Atlético de Madrid por violencia ante Gallos

play
'Estamos preparados para recibir cualquier castigo' (1:33)

Alberto Marrero, Presidente del San Luis, reacciona tras los hechos ocurridos en el estadio (1:33)

El presidente del Atlético de San Luis, Alberto Marrero, aseguró que habló con gente del Atlético de Madrid para ofrecerles una disculpa por los capítulos violentos que se dieron el pasado domingo en las gradas del Alfonso Lastras durante el duelo contra Querétaro y que inmediatamente se reportó lo sucedido a la directiva colchonera.

"Les pedimos perdón, ellos están enterados, se mancha el nombre de la inversión de ellos en el futbol mexicano", sentenció el directivo, quien aseguró que las disculpas no sólo llegaron hasta la administración española, sino también hacia la Liga X-

El directivo español descartó renunciar a su puesto tras lo acontecido, aunque acepta cualquier responsabilidad que se le quiera vincular al respecto.

"Aquí nadie se ha reído, nunca se me ha pasado por la cabeza renunciar. Hay que tener memoria en donde estamos deportivamente hoy no había futbol aquí. Me siento avergonzado. Como propietario soy el culpable, si hay un castigo hacia mi lo tomaré. Le expresé a Enrique que asumiré el castigo. Lo que vivimos ayer no se tendrá que vivir".

Sobre la sanción, aseguró que están dispuestos a recibir cualquier castigo, incluso externó que no apelarán la decisión que tomen las autoridades correspondientes

“La violencia no tiene cabida y estamos preocupados por lo que pasó ayer. Las medidas fueron rebasadas. Estamos preparados para recibir cualquier castigo mismo que aceptaremos sea cual sea, sin apelarlo”, compartió en conferencia de prensa.

Por otro lado, Carlos Landeros, director de seguridad, informó que el enfrentamiento se derivó porque un aficionado de los Gallos arrojó una butaca y que los actos de violencia llegaron hasta afuera del inmueble.

“Todo inicio en el minuto 27 cuando un aficionado del equipo visitante arroja la butaca a la aficionada de casa. El segundo acto de violencia fue dentro del estadio y la tercera en las afueras del estadio con los autobuses”.