El DT mexicano pude dirigir en todo el mundo; falta difusión

Sin duda alguna considero que el técnico mexicano está capacitado para dirigir en cualquier parte del mundo. La ventaja que tenemos algunos es que hemos jugado primero y después hemos dirigido en Europa, como son los casos de Javier Aguirre y el mío.

Tristemente en la Liga mexicana no tenemos dirigentes visionarios que hagan, como lo llevan a cabo en Inglaterra y España que promocionan su torneo. Significa que las transmisiones de México podrían verse en otros países poderosos del mundo, en cambio, Estados Unidos se aviva y lo hace mejor que nosotros. Tendríamos que contratar a un Javier Tebas, presidente de LaLiga de España que ha promocionado y vendido muy bien los derechos de transmisión de LaLiga, por ello es la segunda competencia con mayor número de ingresos en el mundo, después de la inglesa.

Estoy convencido que los técnicos mexicanos pueden entrenar con capacidad y calidad en cualquier parte del mundo, no sólo en España, Portugal o Italia, porque el idioma no es el problema. La verdad es que no se ve nuestra liga en el orbe, salvo en pocos países y eso influye en que desconocen a técnicos que no fueron jugadores y no pudieron jugar nunca en Europa.

En México deben tomarse medidas drásticas

Los dirigentes mexicanos debieron prevenir antes que lamentar, las ligas europeas tomaron en cuenta la cercanía de China --por el tema del virus que aterroriza al mundo entero-- y su ejemplo influyó muchísimo en la prohibición de países europeos como Italia, España y Francia, que han sido afectados. Si vimos en México que ellos tomaban decisiones importantes, la verdad es que nosotros tardamos en asumirlas en forma preventiva.

No tenemos que esperar a que nos contagiemos, los jugadores son personas, humanos y pueden verse afectados. Se tomaron muy a la ligera las decisiones en México. Obviamente deben seguirse las medidas de prevención necesarias. Nuestros dirigentes se han tardado en tomar medidas drásticas e importantes para frenar el contagio masivo y eso es lamentable. Ojalá y en nuestro país no sea tan agrave el problema como lo ha sido en otras naciones del mundo.

El dinero no lo es todo

Vivimos una etapa de nuestra vida que nunca la había pasado a mis 61 años de edad. No recuerdo algo parecido a lo que estamos viviendo, pero nos sirve de experiencia para saber valorar la vida y disfrutarla si tomamos en cuenta que el dinero no lo es todo para ser felices. Lo importante más bien es la salud. El coronavirus nos hace reflexionar de que tenemos que trabajar en equipo y apoyarnos unos a los otros para salir adelante de todas las dificultades que se presenten, como la que enfrentamos en esta ocasión.

Debemos tener cuidado tanto en lo higiénico, como se ha dicho incansablemente de lavarse las manos de no tocarse la boca, nariz, ojos y oídos, pues hay que ser disciplinados, porque si no lo somos, los perjudicados no somos uno, sino todos, así que hay que hacer lo que debemos hacer y colaborar con la comunidad. Si hay que quedarse en casa hagámoslo. Es un momento difícil, pero de unidad entre todas las familias que de esta manera van a convivir más de lo que lo hacían anteriormente. Cuídense.