Hugo Sánchez, Luis García, Jorge Campos: Top 10 de jugadores de la cantera de los Pumas

play
Top 10 de canteranos de Pumas (1:13)

Leyendas del futbol mexicano y grandes promesas es lo que ha aportado el club Universitario. (1:13)

Los Pumas fueron una de las más prolíficas canteras del futbol mexicano, coincidiendo sus mejores años con una de las grandes épocas de la selección nacional.

La temporada 1990-1991 es tal vez el año más recordado de los felinos, que habían vivido sus primeros éxitos en los 70 y 80 con la generación de Hugo Sánchez.

Pero la cantidad y calidad que presentaron en 1991 se convirtió en la base de la selección mexicana que maravilló en la Copa América de Ecuador 1993 y el Mundial de Estados Unidos 1994.

Miguel Mejía Barón hizo jugar al Tri con la identidad puma, que después comenzó a bajar su producción de talento, con esporádicas excepciones.

Presentamos a los 10 más destacados canteranos de los Pumas.

Hugo Sánchez

No hay figura más grande que el Pentapichichi. Después de destacar en la selección juvenil, Hugo debutó en Pumas en 1976, y solamente un año después celebró su primer título. Tomó poco tiempo para que su instinto goleador despertara y se convirtiera rápidamente en el ídolo de la afición junto al gran Cabinho. Tras la salida del brasileño, Hugo brilló más intensamente y le dio a la UNAM su segundo torneo de Liga, en la 80-81, una final que sirvió para despedirlo rumbo a su aventura en España, donde triunfó como ningún otro delantero mexicano, al ganar cinco veces el premio Pichichi. Su condición de ídolo de Pumas se reforzó cuando tomó la dirección técnica y logró un par de títulos en 2004.

Luis García

Otro goleador nato. Debutó en 1986, pero su gran despegue fue en la temporada 1990-91, cuando fue campeón de goleo, hazaña que repetiría en la siguiente temporada y que le ayudaría a concretar su pase al Atlético de Madrid. La mejor época de su carrera comenzó con el título que ganaron al América en 1991. Le seguiría un ascenso meteórico en selección nacional, con la que brilló en la Copa América 93 y el Mundial de Estados Unidos 94. Luego de pasar por Real Sociedad, América, Atlante, Chivas y Monarcas, se retiró en el Puebla.

Jorge Campos

El carismático guardameta que cambió la manera de ver el juego. Su habilidad para jugar también como delantero lo convirtió en un fenómeno, aunque fue en la portería donde dejó una huella indeleble y una marca registrada por su espectacularidad para vestir y jugar. Clave en la conquista del título de 1991, salió de la institución para probar suerte en varios equipos, regresó a casa en 1998-1999. Brilló en la portería en los Mundiales de 1994 y 1998.

Enrique Borja

El primer gran ídolo de los Pumas. Debutó en 1965, tres años después del ascenso del equipo a la Primera División. Su presencia goleadora causó una de las grandes polémicas de la historia, cuando tras cuatro años en la institución fue vendido al América, en el que también se convertiría en ídolo. Jugó dos Mundiales, el de 1966 como universitario y el de 1970 como americanista, equipo con el que fue tricampeón de goleo de 1971 a 1973.

Claudio Suárez

Su evolución como defensa lateral al mejor defensa central de México fue gracias a la dinámica que manejaban los Pumas a principios de los 90. En el título de 1991 ante el América jugaba todavía como lateral derecho. Pero en la selección mexicana comenzó a jugar como defensa central, posición que dominó como pocos. Dejó una escuela en Pumas y el Tri, con el que lamentablemente se perdió el Mundial de 2002 debido a una fractura.

Manuel Negrete

Debutó con Pumas en 1979. Tras ser Campeón en la 80-81 y su gran actuación en el Mundial de México 86 con el inolvidable gol a Bulgaria, emigró a Europa, donde no tuvo mucha trascendencia en el Sporting de Lisboa y el Sporting de Gijón. Volvió a Pumas de 1987 a 1990. No fue parte del equipo campeón en 1991 porque jugó esa temporada en el Monterrey, y volvió para cumplir su tercera etapa en 1991-92. Fue parte de la generación triunfadora que ganó la Interamericana en 1980 y las tres Copas de Campeones de Concacaf.

Alberto García Aspe

Apareció en 1984 y se convirtió en el alma del mediocampo felino que vivió la máxima rivalidad contra el América, hasta que lograron el título en 1991. Después de esa gran temporada emigró al Necaxa y pasó también por River Plate, América y Puebla. Fue un elemento destacado en la selección mexicana que brilló en la Copa América 1993. Jugó los Mundiales de 1994, 1998 y 2002.

Miguel España

Uno de los mejores capitanes que tuvo el equipo, también fue fundamental en la conquista del título de 1991. Su entrega y fuerza le abrieron las puertas de la selección mexicana, con la que disputó el Mundial de México 86. Tras probar suerte en Tigres y Santos Laguna, regresó a la UNAM para retirarse en 2003.

Héctor Moreno

Uno de los últimos orgullos de la cantera universitaria. Se dio a conocer primero en el Mundial Sub 17 de Perú 2005 al ser uno de los líderes de la conquista del título para México. Eso impulsó su ascenso en el primer equipo, con el que debutó en 2006. Aunque no ganó títulos, su calidad le permitió emigrar muy joven a Europa. Fue campeón en Holanda con el AZ Alkmaar y el PSV. Con la selección mexicana se consolidó rápidamente y ha jugado tres Mundiales.

Luis Flores Ocaranza

Le tocó heredar el puesto que dejaron Cabinho y Hugo Sánchez. Y no decepcionó. Fue parte del equipo campeón de la temporada 80-81. Tras jugar el Mundial de 1986 fue vendido al Sporting de Gijón, donde marcó 12 goles en 31 partidos. Regresó a la siguiente temporada más con los Pumas para ser campeón de goleo y volvió a probar suerte en Europa, con el Valencia, donde no tuvo suerte.