El partido del siglo. ¿Sigue siendo el mejor partido de todos los Mundiales?

play
El 'Rey' que gobernó México en 1970 (4:01)

En el primer mundial celebrado en suelo mexicano, la gran figura a seguir se llamaba Pele. (4:01)

MÉXICO.- En torno al llamado ‘Partido del Siglo’, que protagonizaron Italia y Alemania Federal en la Semifinal de la Copa del Mundo de 1970, gira una gran interrogante: ¿Sigue siendo el mejor juego de todos los Mundiales?

A este enfrentamiento se le considera uno de los partidos más emocionantes del Siglo XX y se disputó el 17 de junio de 1970 en el Estadio Azteca.

Italia se impuso por 4-3 a los teutones y este es el único partido donde se anotaron cinco dianas en el alargue, en toda la historia de los Mundiales.

El árbitro de este mítico cotejo fue el ya fallecido Arturo Yamasaki, quien nació en Perú, pero en esta justa ya tenía la naturalización mexicana.

El encuentro transcurrió con grandes momentos futbolísticos, los cuales, sin embargo, han sido producto de enconadas discusiones. Para muchos, ha sido el partido de todos los tiempos y para otros, no tiene tal relevancia, al ser un partido que se disputó hace 50 años, cuando el futbol era más pausado, mientras que en la actualidad se ha tornado más vertiginoso y más físico.

Italianos y alemanes se cruzaron en el Coloso de Santa Úrsula y desde el minuto 8 ya se había adelantado la escuadra ‘azzurra’ con anotación de Roberto Boninsegna, un histórico del futbol de su país, pero Alemania se distingue por ser un equipo que no baja los brazos, por lo que conseguiría, a mansalva, el tanto del empate al minuto 90, por conducto del defensa Karl-Heinz Schnellinger.

En el arranque del segundo tiempo los contrincantes destilaron adrenalina porque nadie quería regalar nada; incluso, un valiente Franz Beckenbauer se dislocó el hombro, pero si alguien no quería perderse este encuentro era él, así que le colocaron un cabestrillo y siguió adelante.

Así, con todos los protagonistas inmersos en una gran contienda, digna de los antiguos romanos, el segundo tiempo terminó con empate a un gol y las selecciones se fueron a tiempos extra, donde el duelo se convirtió en una verdadera batalla de resistencia por parte de los dos equipos.

A falta de cambios para los dos combinados, Franz Beckenbauer salió a jugar lesionado y con el brazo vendado al cuerpo. Los alemanes le dieron la vuelta al marcador al ponerse 2-1 arriba con anotación de Gerd Müller al minuto 94, pero no les duraría mucho el gusto, porque cuatro minutos más tarde caería el empate a dos tantos por parte de Italia, el cual estuvo a cargo de Tarcisio Burgnich. A este seguiría el gol de su compañero Luigi Riva, al minuto 104, para colocar los cartones 3-2 a favor de los italianos.

Pese a todo, los alemanes no se rindieron y consiguieron nuevamente la igualada con tanto de Gerd Müller, para un parcial 3-3.

Sin embargo, Gianni Rivera anotó el gol decisivo para Italia al minuto 111, tras conectar un cruce bien hecho por Boninsegna y de este modo, los ‘azzurri’ se llevaría el triunfo por 4-3 sobre Alemania.

¿POR QUÉ SE LE QUEDÓ EL APODO?

ESPN Digital entrevistó a Rodrigo Calvo, periodista, investigador e historiador, con 39 años de experiencia en la materia y oriundo de San José, Costa Rica, quien señaló sin temor a equivocarse: “Es cierto que hubo grandes partidos, posteriormente, en los Mundiales, pero a mi criterio, ningún partido alcanzó el nivel de este choque de estilos que pasó a la historia como un dramático clásico del balompié universal”.

Calvo expresó que “he leído y he escrito mucho sobre el tema en diversas publicaciones de historia de los Mundiales de Futbol; la Semifinal de México 1970 entre Italia y Alemania Occidental, fue denominado por el mundillo deportivo de la época --en especial por la prensa deportiva que estuvo presente-- como ‘El Partido del Siglo’ XX. La verdad es que fue un partidazo, con los tintes típicos de dramatismo durante los 90 minutos”.

Añadió que “tras el angustioso empate a un gol, logrado por el zaguero alemán Karl-Heinz Schnellinger en el minuto final, los 100.000 espectadores en el Estadio Azteca vibraron con los siete tantos marcados en 120 minutos, incluida, una etapa suplementaria que rebasó las emociones, pese a que el célebre periodista inglés Brian Ganville lo calificó, ante todo, como "una comedia de errores”.

PLACA CONMEMORATIVA

A la fecha, en el Estadio Azteca existe una placa conmemorativa de este enfrentamiento, el cual tiene grabada en mayúsculas la siguiente frase: “El Estadio Azteca, rinde homenaje a las selecciones de Italia (4) y Alemania (3), protagonistas en el Mundial de 1970 del ‘Partido del Siglo’.