Se cumplen 35 años de la tragedia del túnel 29 del Olímpico Universitario

El Estadio Olímpico Universitario escribió una de sus peores páginas hace 35 años Imago7

Hoy se cumplen 35 años de la tragedia del túnel 29, una de las peores catástrofes en la historia del balompié mexicano que provocó la muerte de ocho personas.

En el partido por la gran final entre Pumas y América disputado el 26 de mayo de 1985, las gradas del Olímpico Universitario lucían repletas porque era un duelo que ningún aficionado quería perderse.

El inmueble rápidamente se llenó pero los seguidores seguían ingresando y los responsables del estadio no lograban impedir que entraran más personas por lo que tomaron la decisión de cerrar los dos accesos del Túnel 29.

Ante la amenaza de que sacarían del estadio a los que no tenían asiento, un grupo de seguidores empezaron a empujarse, patearse y correr en ambas direcciones del túnel 29. Estas acciones provocaron que tres menores de edad y cinco adultos perdieran la vida.

Luis Flores, exjugador de Pumas, recordó que él y sus compañeros se enteraron sobre lo ocurrido instantes antes de empezar el partido.

"A punto de salir a la cancha fue cuando nos dimos cuenta de más información, que había muertos, cosas que realmente no supimos mucho, salimos a la cancha a jugar el partido con la incertidumbre de si había sido grave la situación. Cuando te das cuenta de la magnitud descubres que es una tragedia, pero sí salimos a la cancha con la incertidumbre de que había muertos. El estadio estaba muy lleno y la gente de afuera quería entrar, todo se salió de control”, expresó en entrevista a ESTO.

Pese a los lamentables acontecimientos, el compromiso se llevó a cabo y el marcador terminó con un empate a cero goles por lo que el campeón se definió en un tercer partido celebrado en La Corregidora que ganó América.