Gabriel Caballero aprendió el himno nacional mexicano gracias a sus hijos

Gabriel Caballero fue titular en el primero partido del Mundial Corea-Japón 2002. Getty Images

MÉXICO -- Gabriel Caballero aprendió el himno nacional mexicano en la ceremonia del colegio de sus hijos y en los partidos de liguilla.

El ‘Eterno’ no tuvo necesidad de ensayar para cantarlo en su juego de debut mundialista ante Croacia, en la Copa del Mundo Corea-Japón 2002.

"Me sabía el himno desde antes. No me sé todas las estrofas, pero la parte que se canta me la sabía de por sí, porque cada mañana en el colegio de mis hijos se cantaba el himno; antes de comenzar un juego de liguilla también se canta, aparte de los rituales que yo ya conocía como ciudadano mexicano”, dijo.

Gabriel Caballero, entrenador de Bravos de Juárez, habla sobre cómo fue su etapa de seleccionado nacional y mundialista.

Por vez primera, un jugador naturalizado representaba a México en un Mundial y su familia argentina estaba feliz, él mismo, todos en su casa.

“Se sentían orgullosos de mi llamado. Igualmente, en el momento que yo me naturalicé lo consulté con ellos porque correspondía hacerlo; dijeron que me apoyaban si era lo que yo quisiera hacer. Sufrieron de lejos y era más importante para ellos lo que pasara con México que lo que pasara con Argentina”, comentó.

Asegura que en ningún momento sintió rechazo en el Tricolor, ya que tanto la afición como los jugadores y gran parte del sector periodístico entendió su llamado, por sus logros, aunque había quienes se preguntaban la razón.

“Lo que sí es que se me abrieron las puertas que estaban cerradas, pues nunca había pasado que un naturalizado jugara un Mundial con México; eso causó un poco de revuelo, pero nunca por una cuestión deportiva porque en ese tiempo estaba teniendo un buen momento. Casi toda mi carrera en México había sido exitosa y venía de salir campeón y lo había sido en varios cubes. Mi momento futbolístico era bueno, tenía la confianza del entrenador (Javier Aguirre), al que varios habíamos tenido en Pachuca, que era la base de la Selección”, expresó.

AL PRINCIPIO, A LUIS HERNÁNDEZ NO LE PARECIÓ SU LLAMADO

“Me acuerdo que antes de que saliera la lista, a Luisito Hernández como que no le había parecido mucho, dijo que podría haber estado otro mexicano;. Después hablamos en la Selección como si nada. No hubo nada que aclarar, porque ni a mí me miraron feo ni yo fui a encarar a nadie por algo que no me haya gustado. Siempre he sido respetuoso y siempre he respetado también la opinión de la gente", afirmó.

“Liego, todo cambió, tuvimos una gran relación, una gran amistad, con Luisito, con Cuauhtémoc, con Jorge Campos, que eran jugadores importantes, todos me recibieron de gran manera. Bromas me hicieron, bromas hice, pero siempre existió una buena comunión entre todos”, expresó.