El Pocho Guzmán y 229 días después del sueño rojiblanco frustrado

play
VIDEO: El futbol mexicano y la oscuridad del dopaje (4:54)

Reportaje de Tlatoani Carrera muestra el manejo del dopaje en el futbol mexicano. (4:54)

Luego de casi 10 meses, Víctor Guzmán regresa a Guadalajara, el sitio donde pretendía jugar con Chivas, pero que un analitico adverso lo impidió

MÉXICO -- El regreso a Tonalá siempre estuvo en los planes de Víctor Guzmán. Sin importar si el deseo pasaba por la vía de Chivas o Atlas, pero un analítico adverso en un examen antidoping y un año de suspensión, frustraron el sueño.

“Regresaría a cualquier club, tanto Atlas como Chivas, sin ningún problema, porque uno nunca sabe”, dijo el Pocho antes de partir a Guadalajara, todavía como jugador de los Tuzos del Pachuca.

Víctor Guzmán nació en Tonalá, Jalisco, e inició en el futbol en las fuerzas básicas de los rojinegros del Atlas, después pasó a las inferiores de Chivas y ahora es futbolista de los Tuzos del Pachuca.

“De recién que fui para Pachuca si miraba lejos el regreso, porque me trataban bien en la institución y se me estaban dando los buenos resultados”, mencionó Víctor Guzmán, en una de las entrevistas que dio todavía como jugador de Chivas, en diciembre de 2019

En su tiempo libre, cada vez que podía, regresaba a Tonalá para jugar con sus amigos del “barrio” y una vez que firmó su regreso a territorio tapatío, eligió quedarse a vivir en la casa de sus papás. Ahí inició su proyecto, hacer dos fundaciones para beneficiar a su comunidad y planear la construcción de una cancha de futbol.

El niño que vendía tortillas en bicicleta recibió el dorsal cinco en las Chivas, en las fuerzas básicas de los rojiblancos usó el noventa y seis, y algunos de los aficionados del equipo tapatío compraron su playera con el número del nuevo ídolo de El Rebaño. En la pretemporada, el Pocho hizo un golazo de chilena.

Todo se desmoronó 24 horas antes del debut, Víctor Guzmán fue separado del plantel y todos en el club rojiblanco hicieron mutis. Días después se hizo público, un analítico adverso dejó fuera al mediocampista por un año y la transacción con el Pachuca quedó anulada.

Doscientos 29 días después, el Pocho vuelve a Jalisco, ahora como jugador del Pachuca, rival de las Chivas, y con el deseo de una segunda oportunidad, de reconstruir su sueño.