¿Qué pasó con Ibarra un año después de ser detenido?

Renato Ibarra vivió una transformación total en el 2020. ESPN

Se cumplen 12 meses del escándalo que vivió el futbolista ecuatoriano, quien pisó la prisión, fue cortado por América y se refugió en Atlas para continuar su carerra en Liga MX

MÉXICO -- Renato Ibarra jugó 90 minutos con el Atlas en el duelo ante América, el pasado 20 de febrero del 2021, trece días antes de que se cumpliera un año del caso que provocó que el ecuatoriano fuera detenido por las autoridades de la Ciudad de México y al final causó su salida de las Águilas.

Ibarra se refugió en el Atlas, después de que el América, “por una decisión desde arriba”, informaron fuentes a ESPN Digital, no volvería a contar con él. El motivo fueron los cargos de violencia familiar que presentó Lucely Chalá y los cuales derivaron en el arresto por una semana de Renato, en el Reclusorio Oriente de la Ciudad de México.

El jugador ecuatoriano se marchó a Guadalajara, Jalisco, después de que la Fiscalía General de la República le fincara los cargos de “tentativa de femenicidio y aborto”, tras agredir a Lucely Chalá, junto con algunos de sus familiares. El ecuatoriano fue detenido, en lo que se llevaban a cabo las audiencias. Su permanencia en las Águilas fue imposible.

Lucely Chalá le dio el perdón al papá de su hijo, tras llegar al acuerdo de pagar un departamento de ocho millones de pesos y comprometerse a tomar un curso para prevenir la violencia en el hogar. Hasta ahora, el ex jugador del América cumplió con la manutención y entregó el bien inmueble que le fue solicitado, sólo le falta concluir el curso que está en su etapa final.

Debido a la Pandemia, Renato Ibarra tardó más de seis meses, el tiempo que le puso el juez en primera instancia, en cumplir el acuerdo y ahora sólo espera a otra audiencia, para cerrar el caso definitivamente.

“No sé buscó sacar raja o lucrar con esto, al final sólo se pidió dinero para sus hijos, que son lo importante”, agregó Renato Chávez.