Una Máquina de récord

ESPN

Con récord o sin él, jugando bien o mal, con fantasmas o sin ellos, Cruz Azul está obligado a conseguir el título.

Contrario a lo que muchos pensábamos previo al arranque del torneo, el trabajo de Juan Reynoso al frente de Cruz Azul ha sido por demás exitoso.

Lo que comenzó con dos derrotas ante Santos y Puebla, y que aparentemente sería el presagio de un terrible torneo, se transformó por completo, con aquella sufrida victoria ante el Pachuca en la fecha tres, en el inicio de un torneo de ensueño.

Y lo hizo de forma sincera y humilde. Aceptando su momento, su crisis, sus carencias pero sobre todo su falta de confianza. Con un cuadro que nunca negó su intención de colgarse de su propio arco para conseguir, a cómo de lugar, su primera victoria.

A partir de ahí, Cruz Azul se convirtió en una máquina de ganar. Jugando muy bien, bien, y hasta regular; los cementeros se comprometieron a enmendar la mala imagen del pasado y transformar las malas vibras a su alrededor con trabajo y sacrificio el cual los tiene en la primera posición de la tabla general buscando además el récord de puntos.

Es verdad que al aficionado de Cruz Azul lo único que le importa es el título, pero si éste llega además con el récord de puntos, será la cereza de un pastel que tardo muchísimo en llegar, pero que endulzará paladares que han degustado puras amarguras y merecen las mieles del título.

La gran incógnita para Reynoso ahora será determinar si este fin de semana ante Xolos debe utilizar su cuadro titular buscando ese récord o si rota a sus jugadores para darles descanso a los habituales pensando en una mini pretemporada para llegar con ellos a tope a la Liguilla donde son, por encima de América y León, el gran candidato al título.

Con récord o sin él, jugando bien o mal, con fantasmas o sin ellos, Cruz Azul está obligado a conseguir el título para darle a su afición el campeonato que tanto han anhelado, pero sobre todo, que tanto han sufrido.