COFECE señala a Enrique Bonilla como autor intelectual del "tope salarial" en Liga MX Femenil

El expresidente de la Liga MX, propuso el tope salarial en el futbol femenil y fue apoyado por Anna Peniche.

En la investigación de la COFECE sobre la Liga MX, se descubrió que Enrique Bonilla fue “quien propuso los topes salariales para la LIGA MX FEMENIL”, apoyado por Anna Peniche, que entonces se ocupaba de los asuntos legales del futbol mexicano y el Comité de Desarrollo Deportivo, en el que están el Club Universidad Nacional (Pumas).

“Al respecto, se considera que la intencionalidad de la conducta amerita adicionar a dicho monto una cantidad equivalente a $32,159,996.91 (treinta y dos millones ciento cincuenta y nueve mil novecientos noventa y seis pesos 91/100 M.N.), ya que dicho elemento se pondera en la misma proporción que el daño. Lo anterior, debido a que del EXPEDIENTE se advierte que EBONILLA conocía y quería la CONDUCTA Dos y sus consecuencias, incluso fue quien propuso los topes salariales para la LIGA MX FEMENIL”, se explica en el expediente de la COFECE, que le corresponde a Enrique Bonilla, ex presidente de la Liga MX, al que a pesar del daño le fue impuesta una multa máxima de $2,256,800.00.

En el 2016, Enrique Bonilla “propuso los topes salariales para la LIGA MX FEMENIL”, que iba de los 500 pesos hasta los dos mil y que fue uno de los factores que acarreó una multa de más de 177 millones de pesos para ocho directivos, entre los que estaban Anna Peniche, y todos los clubes de la Primera División de México.

“Lo anterior, debido a que del EXPEDIENTE se advierte que APENICHE conocía y quería las consecuencias de su actuar, en específico, el establecimiento del tope salarial para las jugadoras”, se lee en el expediente que corresponde a Anna Peniche.

El Comité de Desarrollo Deportivo apoyó el tope salarial, entre ellos el Club Universidad Nacional (Pumas).

“Lo anterior, debido a que del EXPEDIENTE se advierte que UNIVERSIDAD conocía y quería las conductas y sus consecuencias pues, entre otras cosas, aprobó en el Comité de Desarrollo Deportivo el tope salarial para las jugadoras. Con los topes que se fueron estableciendo, UNIVERSIDAD se veía beneficiado pues tenía que pagar un menor salario a las jugadoras y, en consecuencia, redujo sus costos para obtener y retener activos, evitando competir de forma más eficiente”.