Jugadoras del Mundial denuncian falta de descanso y compensación

play
Jugadoras del mundial femenino denuncian falta de descanso y compensación (0:58)

FIFPRO dio a conocer los datos del muestreo con 260 jugadoras mundialistas, el cual denuncia la falta de compensación y descanso tras la justa. (0:58)

FIFPRO dio a conocer los datos del muestreo con 260 jugadoras mundialistas, el cual denuncia la falta de compensación y descanso tras la justa.

Una encuesta del sindicato internacional de futbolistas FIFPRO entre jugadoras que participaron en el Mundial 2023, desveló que la mayoría no tuvo el tiempo suficiente para prepararlo, ni el descanso necesario tras el mismo y tampoco una compensación adecuada, por lo que una de cada cinco tiene un segundo empleo.

260 jugadoras de 26 selecciones de las 32 participantes en el último Mundial de Australia y Nueva Zelanda participaron en el muestreo, que según FIFPRO, demuestra la necesidad de mejoras en aspectos como el calendario de partidos, la asistencia médica y la compensación.

El 53% no tuvo tiempo de descanso suficiente antes del Mundial 2023

Según los datos hechos públicos por el sindicato, un 53% de las jugadoras respondió que no tuvo tiempo de descanso suficiente antes de su primer partido en el Mundial y dos tercios de ellas consideraron que no estaban en su mejor momento físico al comienzo del torneo por falta de preparación.

Tampoco las encuestadas estimaron haber tenido un tiempo descanso adecuado al término del Mundial 2023. El 60% opinó que este fue insuficiente y el 86% afirmó haber tenido menos de dos semanas para descansar antes de reincorporarse a su club.

FIFPRO recordó que sus directrices recomiendan un descanso fuera de temporada de cuatro semanas, con un periodo de reentrenamiento de seis semanas.

Una de cada cinco jugadoras complementa ingresos con segundo empleo

FIFPRO subrayó que pese a las cifras récord de audiencia televisiva y de asistencia a los partidos del Mundial 2023, muchas jugadoras carecen todavía de la compensación económica adecuada. Una de cada tres gana menos de 30.000 dólares al año por su actividad en el fútbol y una de cada cinco complementa sus ingresos con un segundo empleo.

El salario anual citado por las futbolistas incluye los ingresos por su participación en la selección nacional y en sus clubes, pero no el mínimo del 30% de la cuantía del premio del Mundial, que garantizaba a cada una al menos 30.000 dólares (antes de impuestos).

Para el sindicato, esta cantidad "fue un importante precedente para establecer que las jugadoras tienen derecho a recibir el dinero del premio en base a su rendimiento sobre el campo en grandes torneos".

FIFPRO recordó que también negoció la igualdad de condiciones en todos los ámbitos, desde el transporte al alojamiento y el tamaño de la delegación, y la encuesta mostró que el 94% de las futbolistas viajó en clase preferente al Mundial 2023, aunque ese porcentaje descendió al 80 en el regreso.

La directora de Política y Relaciones Estratégicas de FIFPRO para el Fútbol femenino, Sarah Gregorius, aseguró que "las futbolistas lo dieron todo para presentar una brillante Copa Mundial, pero todavía quedan importantes brechas que abordar". "Esperamos abordar estas cuestiones con las partes interesadas y resolverlas lo antes posible", añadió.

El 10% no fue sometido a examen médico previo al Mundial

El 10 por ciento de las jugadoras no fue sometido a examen médico previo al torneo y FIFPRO mostró su preocupación también por el dato de que un 22% no fue sometido a un electrocardiograma (ECG), pruebas establecidas en el reglamento del torneo de la FIFA. Un 60 por ciento afirmó carecer de apoyo a la salud mental.

Las respuestas al cuestionario indican que aunque el tamaño de las delegaciones en el Mundial se amplió a 50, algunas jugadoras expresaron sus inquietudes sobre el estándar del personal técnico en su selección e incluso hay una petición para que se investigue la cualificación del equipo de una federación.

La exjugadora y directora de Estrategia e Investigación para el Fútbol Femenino de FIFPRO, Alex Culvin, insistió en que "toda cifra inferior al 100 por ciento, en lo que respecta al ECG o al examen médico previo al torneo, no es aceptable".

"Las futbolistas deben completar estos importantes chequeos antes de competir y el reglamento debe aplicarse y respetarse en su totalidad. Necesitan un entorno que favorezca su bienestar holístico, desde la salud mental a las condiciones del torneo, de modo que tengan la plataforma para alcanzar su plena competitividad", añadió.