Javier Hernández perdió su duelo contra Bobby Wood, ganó el partido

Tuvieron que pasar 44 años para que la Selección Mexicana ganara un partido por eliminación mundialista como visitante frente a los Estados Unidos.

Luego de cuatro derrotas consecutivas en Columbus, Ohio, remontándose al 2001, todas por marcador 2-0, el Tri finalmente se sacudió su mala racha y no sólo anotó su primer gol como visitante contra el combinado de las barras y las estrellas desde que Luis Hernández lo lograra en 1997, sino que se llevó un valioso triunfo que le permite arrancar con el pie derecho el Hexagonal Final de la CONCACAF rumbo a la Copa Mundial de Rusia 2018.

El duelo más atractivo para este duelo era el de los delanteros Javier Hernández de México y Bobby Wood de los Estados Unidos, ambos jugadores de la Bundesliga de Alemania.

En cuanto a números individuales, el triunfo fue para el norteamericano quien anotó el único gol de los locales tras una gran jugada de Jozy Altidore, que se combinó con un error de Hugo Ayala, para empatar temporalmente el marcador, 1-1, al inicio de la segunda mitad.

Wood terminó con dos remates, ambos a portería, y un gol, además tuvo 45 toques de balón, 35 pases y perdió tres balones, por su parte, Hernández remató en tres ocasiones pero sólo una vez con dirección a portería, tuvo 20 toques y 14 pases.

Sin embargo, la labor del goleador de Bayer Leverkusen fue de mayor sacrificio, presionando en la salida a los defensores norteamericanos.

Al final, a pesar de perder su duelo individual esta noche, Hernández terminó celebrando la sufrida victoria de México, enmarcada por los goles de Miguel Layún y Rafael Márquez en los minutos finales.

En lo colectivo, México tuvo un dominio abrumador sobre Estados Unidos, más allá de los goles al terminar con 12 remates totales, tres bloqueados, cuatro de ellos a portería con dos anotaciones, es decir un 16.7 de efectividad frente a la portería rival, mientras que los norteamericanos tuvieron 11 remates totales (dos bloqueados), siete de ellos a portería con un gol (9.1 por ciento de efectividad), careciendo de la contundencia mostrada en sus duelos anteriores.

En cuanto a toques de balón, México terminó con 597 (52 de ellos en defensiva) con 467 pases intentados y apenas 20 balones perdidos, por su parte, Estados Unidos sumó 458 toques (59 en defensiva), con 339 pases intentados y 10 balones perdidos.

Con su victoria, México amplió su dominio histórico sobre Estados Unidos a 39 triunfos, 13 empates y 19 derrotas y es la primera ocasión desde el 2009-2011 que liga triunfos consecutivos en partidos oficiales contra su rival del norte.

El panorama de la eliminatoria es alentador para México, en una jornada dominada por los visitantes, al colocarse detrás de Costa Rica que derrotó en la víspera a Trinidad y Tobago, 2-0 como visitante, mientras que Panamá sorprendió a Honduras, 1-0, también a domicilio.

La segunda jornada del Hexagonal Final de la CONCACAF será el próximo martes 15 con la visita de México a Panamá, Estados Unidos viaja a Costa Rica y Honduras recibirá a Trinidad y Tobago.