'Tata' y una historia de idolatría para Scaloni y Marioni

Marioni explicó lo que significa para Scaloni y para él alguien como Martino Imago7

Gerardo Martino, desde su etapa como jugador, le reclamaba a los chicos que llegaban al primer equipo de Newells Old Boys mayor precisión en los pases y mejor ubicación para recibir el balón. Por esos gritos pasó Luis Scaloni, quien coincidió con el 'Tata' cuando los dos jugaban en los leprosos y se reencuentran 24 años después, ahora como rivales y en el puesto de técnicos nacionales.

“Para todos los que estábamos en las fuerzas básicas de Newell's Old Boys, como lo dijo Scaloni, ver a 'Tata' Martino era como ver a un ídolo, todos, todos, tenían un respeto y cariño muy grande por él”, recuerda Bruno Marioni, quien estuvo en las fuerzas básicas con Scaloni y compartió vestidor con Martino, en su época como jugador del conjunto rojinegro.

Martino y Scaloni coinciden en más de una ocasión: los dos nacieron en Rosario, Argentina, pasaron por los ojos de Jorge Griffa, jugaron en Newell's Old Boys y saben lo que es dirigir a la selección albiceleste, resalta que a pesar que hay una gran diferencia de más 15 años en la edad, ambos compartieron cancha en tres partidos como leprosos, por allá de 1995.

“A mi también me tocó el regaño de Martino, el otro día me lo crucé y le dije: ‘Tal vez no te acuerdas, pero me pegaste unas puteadas porque te daba la pelota mal, me acuerdo que técnicamente no era un jugador con las condiciones de 'Tata' Martino, usted era un crack, exquisito y yo le tiraba piedras’. Me respondió: ‘Ni me acuerdo’”, describe Bruno Marioni.

Scaloni estuvo más de una vez en la mira de Gerardo Martino, como todos los chicos de las fuerzas básicas de Newell's Old Boys. El 'Tata', en su estatus de figura, paseaba con sus compañeros de equipo por las instalaciones del club y más de una vez se detenía a ver los partidos de las inferiores, ahí estaba el actual entrenador de la selección de Argentina, que a sus 41 años enfrenta a la persona que alguna vez fue su ídolo.

“Para mí era el ídolo del club y lo sigue siendo. Fue una referencia toda la vida. Marcó una época para todos. Yo tenía 16 años y él creo que 32”, recordó Scaloni, en la previa del juego contra México.