Argentina perdió el clásico ante Brasil en el debut de la She Believes Cup

En Orlando, Brasil goleó a Argentina en el primer partido de la She Believes Cup, uno de los torneos amistosos más importantes que hay en el fútbol femenino. Pese a la derrota, la buena noticia es que el equipo nacional que dirige Carlos Borrello volvió a disputar un partido después de más de un año de inactividad.

La sonrisa de Marta y el pulgar arriba ni bien saltó a la cancha fueron el mejor vaticinio de lo que pasaría en el partido: con un gol suyo y su juego como protagonista, Brasil fue superior y ganó 4-1.

Marta, capitana e histórica jugadora de la Selección Brasileña, salió como titular en el duelo ante la Albiceleste y se llevó todas las miradas en un primer tiempo en el que fue protagonista absoluta. La banda izquierda fue completamente suya. Y ahí hizo lo que quiso: pecho y pase, sombrerito y pase, gambeta y pase, aguantar la pelota y recibir una, dos, tres, cuatro infracciones. Delgado se ganó la amarilla a la media hora de juego por una dura patada a la capitana de Brasil. Cada vez que Marta aterrizó sobre el césped del Orlando City Stadium -cancha que conoce bien porque es su casa a nivel clubes-, Marta sonrió. La estaba pasando bien.

Marta abrió el marcador del partido con un gol de penal a los 15 minutos. Tras una infracción de Cometti dentro del área, la delantera cambió el foul por gol. Y volvió a sonreír.

El primer tiempo de Argentina fue bueno en defensa, pero malo en ataque. Tres jugadas resumen esos 45 minutos iniciales: un pase largo de Yamila Rodríguez que no llegó a conectar Soledad Jaimes dentro del área; Yamila Rodríguez chocando con una compañera en una jugada de ataque; y Yamila Rodríguez intentando un gol olímpico sobre el final del primer tiempo porque no había otra forma de llegar al arco rival. Yamila Rodríguez fue quien más apareció, pero quedó siempre muy lejos del arco y muy lejos de sus compañeras.

A Carlos Borrello apenas se le veían los ojos entre la gorra que le escondía la frente y el tapabocas que lo cubría de la nariz para abajo. Sin embargo, solo en los ojos se podía ver la cara de preocupación. Antes de que terminara el primer tiempo realizó dos cambios: ingresaron Oviedo y Larroquette por Braun y Jaimes.

Si alguien se levantó para ir al baño en el entretiempo y volvió un poco tarde al inicio del segundo, se sorprendió -o no tanto- con que Brasil estiró la ventaja en apenas ocho minutos: Debinha a los 47 y Adriana a los 54, pusieron rápidamente el 3-0. Ese resultado era más justo con el juego que estaba desplegando la selección brasileña ante la argentina.

A los 15 minutos del segundo tiempo, Yamila Rodríguez tuvo su revancha. Tiró un centro desde afuera del área y esta vez su pase tuvo la mejor resolución: un cabezazo cruzado de Mariana Larroquette que sorprendió a la arquera y terminó en el fondo de la red. Larroquette celebró el gol con un grito que resonó en el estadio vacío.

Cerca del final del segundo tiempo, cuando Argentina parecía animarse a atacar, volvió a aparecer Brasil con su eficacia para estirar la ventaja: Cristiane asistió a Geyse, quien convirtió un golazo inatajable para la arquera argentina. El marcador se puso 4-1 para Brasil y terminó 4-1 para Brasil.

Marta, mejor jugadora del mundo en seis oportunidades, fue la figura del partido. A sus 34 años, no solo brilla su sonrisa enmarcada con un pintalabios rojo furioso, sino también sus gambetas y su fútbol, enmarcados, en esta ocasión, con la camiseta brasileña que tanto le gusta lucir.

El próximo partido de Argentina en la She Believes Cup será el domingo 21 de febrero a partir de las 20hs ante Canadá. Después la selección de Borrello tendrá un encuentro más ante la anfitriona del torneo: Estados Unidos, la última campeona del mundo.