Perfil bajo, estilo, respeto: las frases del maestro Tabárez

El maestro Tabárez utiliza las palabras justas y adecuadas. EFE

Parece mentira que un hombre que afirma: “No soy ni de andar haciendo frases ni de andar pegando mensajes en las paredes. Respeto mucho otras técnicas que hay, pero yo trato de no quedar esclavizado frente a las frases hechas”, tenga tanta llegada cuando habla a sus jugadores.

Oscar Washington Tabárez no es adepto a hablar mucho. No atomiza a los jugadores ni con mensajes ni con charlas extensas. Por el contrario, utiliza las palabras justas y adecuadas a las circunstancias de cada momento. Cuando las cosas vienen mal y gobierna la cultura del bajón, suele restar dramatismo. Cuando la prensa se enfoca en algún problema, Tabárez focaliza su atención en la búsqueda de las soluciones.

Alguna vez dijo Diego Lugano que, si de algo se arrepiente de todo el tiempo que compartió con el maestro en la Selección fue de no tener más charlas con Tabárez.

A lo largo de su ciclo en la Selección Uruguaya, las conferencias del técnico de la Celeste fueron de un alto contenido y con mensajes que trascendieron lo futbolístico.

ESPN repasa el pensamiento del conductor de la Celeste resumido en frases.

Formación del futbolista
“La persona en primer lugar, un joven talento debe entrenar y prepararse para desafíos de la vida. Los dobles horarios van a ser replanteados. El joven debe estudiar, no debemos entorpecer eso, debemos favorecerlo, eso acrecienta las posibilidades deportivas del talento”.
(Conferencia de presentación - 8 de marzo de 2006)

Privilegiados
“Que sepan (los jugadores) que es la Selección, que van como privilegiados y que lo devuelvan con ganas y orgullo. Que sepan el porqué de las cosas que hay en el ámbito de los niños, antes había espejos, se trasmitía eso, pero cambió. Todo se acerca de manera programada y ser realistas de esto, preparar a los niños para su futuro porque muchos van a ser profesionales pero otros no. Si uno mira una foto de las selecciones juveniles verán que hay un gran porcentaje de jugadores que no sabemos quiénes son, debemos atender a los dos. Esto es imprescindible e impostergable. No estamos muy bien pero podemos estar peor, no vengo con soluciones mágicas”.
(Conferencia de presentación - 8 de marzo de 2006)

Los niños
“Me enteré en ONFI (Organización Nacional del Fútbol Infantil) que también hay empresarios en el baby fútbol y eso no está bien porque mete a los niños como depositarios de todo esto y distorsiona la vida del pequeño, lo saca de cosas importantes y los mete en otras a las que los niños no están preparados. Además le genera conflictos, a veces conspira contra las expectativas de que pueda llegar a una selección nacional. Creo que con el tiempo hay que esperar un cambio cultural, que haga que esos padres, que tienen hasta el derecho de pretender lo mejor para su hijo y la familia en general, se basen en los futuros probables. Hay datos estadísticos a nivel de fútbol infantil que 0,14% de los que juegan baby fútbol llegan a tener una transferencia a Europa y sin embargo es un porcentaje mucho mayor de padres que aspiran a que su hijo sea campeón”.
(Conferencia - marzo de 2006)

Los mimos
“Si un jugador de la Selección Nacional necesita mimos para entrenar, para mentalizarse o para jugar un partido, no entra dentro del perfil que yo quiero para los futbolistas de la Selección. Previo al debut con Bolivia vamos a quitarle toda la veta emocional que tiene ese entorno de cosas y nos dedicaremos estrictamente a lo futbolístico. Lo demás lo pone el jugador en el partido. No creo en los predicadores en el fútbol. Creo sí en los que detectan los problemas, los que encaminan la ansiedad, los sentimientos, las emociones y los que están convencidos de que los partidos de fútbol son en primer lugar asuntos futbolísticos, y valga en este caso lo evidente de la precisión. Por tanto me parece innecesario hacerle mimos a los jugadores; los mimos me los reservo para mis nietos".
(Nota con El Observador - marzo de 2006)

Lionel Messi
“Juega en todos lados y resiste cualquier comparación. Para mí Messí no tiene que demostrar nada aunque para la atracción de la Copa América sería importante que esté en buen nivel. Para ello dependerá de su equipo, de los rivales y de otras cosas. Pero un futbolista solo no puede hacerlo todo. Para mí sigue siendo de lo mejor que hay en cuanto a individualidad en el fútbol mundial en la actualidad. Yo nunca puse una marca personal y no me parece que sea la mejor solución porque Messi es un jugador que se deja marca fácil muchas veces. El gran problema es que tiene unas condiciones innatas que las mantiene en todo momento, aún cuando parezca que no está en el partido y eso lo hace peligroso. Barcelona lo entendió y lo hace parte del engranaje. Pero la potencialidad, sobre todo en los últimos minutos de juego cuando todos creen que está descartado, aparece. Es un jugador impresionante, el más desequilibrante que hay en este momento, por encima de cualquier iluminado tácticamente que pueda ser el entrenador del equipo rival.
(Conferencia de prensa - junio de 2011)

Un entrenador, un educador
“Un entrenador es un educador: Debe transmitir conocimientos. Llevar al grupo a conquistas cosas, pero no sólo a nivel utilitario. No hay que decirle a un jugador jamás qué tiene que hacer, sino mostrarle cómo deben ser las cosas, tratando a todos por igual. Cuando usted le pide algo a un futbolista, él se lo puede dar si tiene un significado, si no no lo hace. Esta es la Selección, no es un equipo de amigos”.
(Conferencia de prensa - julio de 2011)

El estilo Mourinho
"El que lo desprecia está jugando con fuego. Aún el Barcelona de Guardiola que marcó una época, cuando perdían la pelota, el objetivo era recuperarla rápido y el esfuerzo físico lo ponían más en recuperar esa pelota y luego cambiar el ritmo a la hora de tenerla. No solo Mourinho lo hace, lo hace Guardiola, lo hace el Manchester City, creo que hay que mirarse en esas cosas sobre todo cuando no se tiene y no todos los equipos lo tienen, una gran cantidad de jugadores que hagan más posible un fútbol de propuesta. En el fútbol de ahora una recuperación alta de la pelota es muy peligrosa, la estadística dice que cuando se hace casi el 70% de las jugadas termina en gol".
(En Sport 890 - abril de 2014)

Formas de jugar
“Acá en Uruguay hay entrenadores que tienen como imagen para sus equipos la tenencia de la pelota como algo importante y han conseguido buenos resultados. Es algo que sirve. Que algo sirva no significa que sea lo único. Hay un montón de maneras de jugar y muchas veces se adapta a los futbolistas que se tienen, a la cultura de juego del equipo, del país y de la cantidad de jugadores de alto nivel que se pueden tener. De ahí salen las diferentes opciones, pero lo que no se tiene que hacer es caer en la moda. De que uno gana de determinada manera y el resto no sirve. Buenos jugadores hay en todos lados. Eso no se quiere decir que un equipo siempre sea superior a otro, pero un momento determinado del juego un equipo puede estar superando a otro y capaz el objetivo en momentos de zozobra es defender el cero. Porque es parte del fútbol. Si en esos momentos se consigue y se logran goles de pelota quieta o de contragolpe no es un pecado. Como tampoco lo es para aquellos que creen en exclusivamente en eso, que alguien más allá del potencial de los jugadores, trate como objetivo tener más la posesión de la pelota. Creo que hay un término medio que lo deben tener todos los equipos. Creo que tenemos esa inmadurez nosotros. Permanentemente discutimos y defendemos muy apasionadamente la postura de uno, lo que es válido, pero creo que el camino no es desacreditando la forma diferente de hacer las cosas que tienen otros. Hay que aceptar los otros puntos de vista como parte de la realidad. Yo no le puedo decir cuál va ser la tendencia del fútbol”.
(En Sport 890 - abril de 2014)

Jugar lindo
“Que no damos tres pases seguidos, escuché lo mismo del Atlético de Madrid... lo mismo ¿y? Sub campeón de la Champions, la anterior la perdió cuando no faltaba nada, no hace mucho campeón de la Liga (Española). Hay mil maneras de jugar... hay mil maneras. Yo no voy a la Eliminatoria a ver qué lindo juega el equipo, voy a tratar de ganar puntos. Y cuando no los consiga me tendré que ir, y por algo no me han sacado. Debe ser porque los resultados no son tan malos”.
(Montevideo portal - julio 2016)

“La patria es la infancia”
“La patria es la infancia”, Thelma Biral. Ella era una actriz un poco uruguaya, un poco argentina, digamos. Y le preguntaban a cada rato: “¿Usted es uruguaya o argentina?” Y ella dijo: “La patria es la infancia”. Mi patria es donde yo viví mi niñez. Muchas veces hemos tocado el tema sobre todo con gente que tiene hijos que fueron criados en el exterior, a los futbolistas a veces les pasa, porque la edad del futbolista es la de los hijos chicos. Por eso esa frase es muy sabia”.
(Montevideo portal - julio 2016)

Su sucesor
“Yo no imagino a nadie como mi sucesor. Porque si le doy una explicación en la otra pregunta de que en todo el mundo hay un sector de toma de decisiones que son los dirigentes, son ellos los que tienen que nombrar. Me estaría poniendo en la posición de un rey del siglo XVIII que siempre tenía su delfín, a quien tenían allí para cuando se muriera. Cuando no esté más acá, queda menos que en otro momento, me iré y espero que lo que pudo haber hecho y toda esta experiencia que se ha vivido desde 2006 tenga la consideración de algunos aspectos que a mí me parecen esenciales, pero cuando no esté no voy a encontrarme aquí para defender que todos los días signifiquen un crecimiento continuo del fútbol en Uruguay”.
(El Observador - 2 de marzo de 2019)

Cuando termine su ciclo
“Hemos conversado eso. Hay determinadas culturas instauradas, como la renovación, la polémica, el cambiar y cambiar, inclusive a nivel de los medios, es una materia prima. Hablé mucho con mis compañeros de cuerpo técnico de la Selección y las demás selecciones. Hay opiniones. Hay algunos, una minoría, que me dice: “cuando usted no esté, esto se termina”. Es una adivinanza del futuro. Quisimos dejar un proyecto que va a estar ahí para que lo lean y lo confronten y al menos los mueva a reflexionar”. El entrenador agregó que: “Nosotros por características de país, creo que tenemos que tener procesos de selecciones. No sé lo que pueda pasar. Yo siempre digo que hay una edad para todo. No adelanto nada por razones obvias. Si yo le digo “pienso seguir en la selección si clasifico o después del Mundial 2014 no sigo” cualquiera de las dos declaraciones generaría muchos efectos negativos y se empezaría a plantear un problema. Lo concreto de la pregunta es que yo no sé lo que pueda pasar”.
(El Observador - diciembre de 2012)

El orgullo uruguayo
“Cuando veo qué hay unos niños muy pequeños en un colegio mirando el partido como se hizo en todas las escuelas con autorización de las autoridades de la Educación. Que hubo facultades como la Católica, una Universidad privada muy prestigiosa de Uruguay, que suspendieron sus clases por el Mundial para reponerlas después, porque es una forma de luchar contra el ausentismo que puede provocar esa pasión qué hay por el fútbol. Y cuando esos niños ven que Uruguay gana con un gol en la hora, que allá es como una religión, es la manera que gusta a todo el mundo de ganar, y festejaron, se desahogaron y enseguida salieron corriendo todos para el recreo a tener un recreo distinto. Yo reflexioné que esos niños no se van a olvidar más de esto y capaz que se lo cuentan a sus hijos o sus nietos. Y ese es el hilo que hemos retomado. Cuando estamos solos es para sentirse orgulloso de ese sentimiento hacia el fútbol qué hay en nuestro país y que si ganamos algún partido más como en Sudáfrica me van a llegar cartas de señoras de más de 80 años diciéndome que odiaban el fútbol pero que cuando hicieron tal cosa sentí un deseo irrefrenable de salir a abrazarme con el primero que encontrase. Y de esas cosas hablamos mucho con los jugadores, ellos lo saben y es parte de su motivación, del andamiaje que llevan al campo”.
(Conferencia de prensa en Rusia 2018)