Suecia vs. España, con atención en cinco focos

La ausencia de Pedri tras una temporada de 75 partidos, la continuidad al mando de Sergio Busquets, la espina de Álvaro Morata, la visita a un terreno prohibido y los errores aprendidos del estreno en la Eurocopa 2020, se sitúan en el foco en un duelo clave de la fase de clasificación al Mundial 2022.

1. LA AUSENCIA DE PEDRI

Fue el futbolista que enamoró al mundo del fútbol con el nivel exhibido en su primer gran torneo como internacional. Con 18 años se destapó en la Eurocopa 2020 como un referente del juego de la selección española. Incansable en su despliegue siendo el jugador que más kilómetros recorría, al que todos buscaban entre líneas para poner luz a la fase final de las jugadas. Su juventud le hizo encarar con descaro todo lo que le vino en su primer curso en la elite.

Hasta 75 partidos con Juegos Olímpicos incluidos a los que no renunció. Fue acusando el cansancio y rebajando su brillantez, también en las dos jornadas del inicio liguero con el Barcelona. Necesitaba unas vacaciones y llegan en un partido clave para la selección tras convertirse en indiscutible. Luis Enrique debe buscar una variante con otras características.

2. BUSQUETS SIGUE AL MANDO

A sus 33 años y con 127 internacionalidades, la Eurocopa confirmó que Sergio Busquets es un futbolista imprescindible en la selección española. Se añoró su figura cuando el coronavirus le impidió jugar los dos primeros encuentros de la Eurocopa y con su regreso, con la jerarquía que impone desde el mediocentro, ejerció liderazgo.

Siente pasión por jugar con España y no quiere poner fecha a su adiós. Siempre existe la duda cuando finaliza un gran torneo, pero 'Busi' ha decidido seguir hasta el Mundial de Catar. Luis Enrique lo agradece y le devolverá el mando ante Suecia tras echarle de menos en la cita de La Cartuja. Su figura en un encuentro de dominio de balón y con el peligro de la velocidad sueca al contragolpe, es clave para el equilibrio.

3. LA ESPINA DE MORATA

El último enfrentamiento ante Suecia marcó a Álvaro Morata con una acción que desató los silbidos de su propia afición en una gran cita, algo inédito. Un error de Danielson dejó al delantero madrileño con todo para marcar ante Olsen. En lugar de optar por lo fácil para derribar el muro, ajustó tanto su disparo que se marchó fuera. El fallo le sacó del partido, su presión aumentó cada vez que tocó el balón por los pitos que escuchaba y acabó siendo destituido en plena desesperación.

Fue el momento en el que creció un clima de hostilidad que acabó denunciando. Los lamentables insultos a su mujer y sus hijos vestidos con la camiseta de España en el siguiente partido. Instalado en continuos contrastes acabó marcando en la Eurocopa y siendo importante, pero ante Suecia tiene una espina que sacarse. Luis Enrique sigue confiando en él como delantero de referencia por todo lo que aporta al equipo más allá de la finalización.

4. SUECIA, TERRENO PROHIBIDO

La selección española nunca ganó en tierras suecas en cinco visitas. Cuatro empates y una derrota es el balance con el que llega a un encuentro clave si no quiere verse abocada a una repesca peligrosa con un nuevo formato. Al Mundial solo se clasifica el primero de grupo y su estreno con despiste ante Grecia en el estadio Nuevo Los Cármenes de Granada, convierte cada jornada en una obligación.

Lo encara líder pero con un partido más que su rival. No perder ante Suecia será clave y lo encara sin siete jugadores que estuvieron en la Eurocopa aunque con Luis Enrique dando continuidad en el once a los que alcanzaron las semifinales. La única derrota en Suecia fue un punto de inflexión, dejó tocada la figura de Luis Aragonés y provocó la unión de su grupo en torno a la figura del seleccionador. De esas críticas nació el éxito de la Eurocopa 2008 tras verse a un paso del abismo.

5. LOS ERRORES APRENDIDOS

El cuerpo técnico ha repasado con los internacionales los errores cometidos en la Cartuja, el pasado 14 de junio en el debut en la Eurocopa 2020. Aquel empate sin goles, el quinto que firmaban en sus últimos ocho partidos, dejó malas sensaciones por una defensa con síntomas de inestabilidad y un ataque repleto de ineficacia ofensiva. Marcos Llorente y el poste salvaron a España y el irregular césped provocó un bote de balón que impidió marcar a placer a Berg. La selección española tuvo el 75 por ciento de la posesión y realizó hasta 17 remates con una preocupante falta de puntería, solo cinco de ellos fueron a portería rival. La pizarra de Luis Enrique presenta soluciones que deben trasladar al campo sus futbolistas en una cita trascendental.