Se retira Eto'o, uno de los futbolistas más imparables de su época

Ahora que Samuel Eto'o se ha retirado del fútbol, el debate se enfocará en si fue o no el futbolista africano más grande de todos los tiempos. En pocas palabras, sí lo fue, y por un amplio margen.

Lo que no debería ser motivo de debate es el hecho de que "Samu" (como lo llamaban la mayoría de sus compañeros) fue uno de los futbolistas más tercos, obstinados, volátiles, ferozmente competitivos, decididos, talentosos, ágiles e imparables de los últimos tiempos. O de todos los tiempos.

Algunos ejemplos: La primera vez que lo entrevisté, Eto'o ya había ayudado a Barça a ganar su primer título en seis años (La Liga en 2005), había ayudado al club a defenderlo el año siguiente, y había ganado la Champions League en París contra Arsenal. Le pedí que mencionara los cinco grandes logros de su carrera. Los momentos más sublimes. Me miró directo a los ojos, como diciendo, "¡No te atrevas a contradecirme!" mientas mencionaba "jugar en Real Madrid" (tres apariciones) y "ganar la Champions League con Real Madrid" (53 minutos jugados en 1999-2000) como dos de sus cinco grandes logros...

Y no incluyó nada que tuviera que ver con Barcelona a pesar de sus dos medallas de La Liga, de la cantidad de goles que había marcado desde su desembarco en Camp Nou, o del triunfo en la final de Champions League un par de semanas antes, donde incluso convirtió para igualar el partido 1-1 contra Arsenal. Ese día estaba molesto con Barcelona, así que simplemente borró a sus actuales empleadores de su lista de "mis mejores momentos".

¿Necesitas más pruebas?

A los 11 años, Eto'o abandonó la gira por Francia del equipo juvenil de Camerún y se ocultó durante siete meses en el departamento de su hermana mayor, sin salir durante todo ese tiempo por si la policía lo detenía y le pedía sus (inexistentes) papeles de residencia. Eventualmente, a pesar de su indomable voluntad, arregló las cosas para volver a casa, sólo para regresar a Francia un par de años más tarde, ilegalmente otra vez, y quedarse en secreto con su hermana mientras organizaba pruebas en clubes de fútbol del país, sin éxito. Persistente y decidido.

Por cierto, Eto'o es el único hombre en la historia del fútbol que ha ganado tripletes de liga, copa nacional y Champions League en temporadas consecutivas. Que lo haya hecho con dos clubes diferentes, uno que había intentado deshacerse de él el verano anterior (Barça), y otro que había ganado la Champions League solamente dos veces antes en los 55 años de existencia del torneo (Inter), lo hace aún más impresionante.

¿Y qué hay de la otra anécdota ligeramente personal en la enorme lista de orgullosas y agresivas idiosincrasias "ganadoras" de Samuel Eto'o?

Cuando estábamos filmando el documental "Take The Ball, Pass The Ball" en 2016, basado en mi libro sobre Barcelona, se acordó una entrevista con Eto'o en Turquía en la ocasión de un partido de estrellas para su fundación de beneficencia. Por casualidad, un intento de golpe de estado contra el gobierno, que terminó con cientos de muertos, estalló más o menos al mismo tiempo, por lo que el evento fue cancelado inmediatamente.

Uno de nuestros productores, Marc Guillen, y el camarógrafo Victor Gros estuvieron presentes cuando Eto'o habló de su temporada volátil bajo la dirección de Pep Guardiola. Inicialmente, todos los planes se suspendieron porque los militares estaban bombardeando muchas zonas de Turquía. Y de pronto se abrió una ventana para que algunos extranjeros salieran del país. Despegaron varios jets privados con la mayoría de las estrellas que habían llegado temprano al partido, aprovechando la oportunidad para escapar.

Pero no Eto'o.

Él insistió en que antes de aprovechar la ventana para escapar "tenía" que cumplir con su compromiso y hablar con nuestro equipo. Y lo hizo. Su entrevista es intensa, graciosa, tiene carácter, y nunca te imaginarías que en el instante que Marc gritó "¡Corten!" Eto'o saltó del sillón más rápido de lo que nunca se había movido en la cancha. Creo que su jet despegó 15 minutos más tarde. Pero él se quedó, y corrió el riesgo de quedar atrapado en Antalya para asegurarse de darnos lo que nos había prometido. Ese es Samuel Eto'o.

Sobre el tema: Supongo que todos recuerdan cuando Guardiola entró como DT en Camp Nou en 2008 y anunció que sacaría a Deco, Ronaldinho y Eto'o. Causó un gran revuelo, y no sólo en el club, sino en toda Europa. Solamente Eto'o evitó que lo cortaran, y terminó marcando 36 goles en todos los torneos esa temporada bajo la dirección de técnico catalán.

Luego de que le mostraran la puerta, Eto'o permaneció bajo la dirección de Guardiola y se convirtió en una figura clave de Barça durante la última fase de clasificación del torneo, oprobio que el club no ha sufrido desde entonces. Marcó en el primer clásico de Guardiola. Aceptó jugar por el extremo derecho para permitirle a este DT su primer experimento con Messi como falso 9 en el triunfo por 6-2 en el Santiago Bernabéu, y marcó el primer gol desde una posición improbable, en la final de la Champions League contra Manchester United.

Ese gol, después de apenas nueve minutos, según Alex Ferguson dijo más tarde, "nos mató [Man United]".

Todas son partes conocidas, aunque quizá subestimadas, de la rica complejidad de Eto'o. Lo que creo que no se sabe es cómo se las arregló para quedarse después de que Guardiola tiro la bomba de "¡saldrá de la ciudad!" en su primera conferencia de prensa como entrenador.

Al anunciar que Eto'o se iba a quedar, el catalán (que estaba por hacer historia en el fútbol) dijo: "Durante el último mes hemos estado juntos, estoy muy contento con su performance. Sólo tengo palabras de elogio. Su comportamiento y su actitud en Escocia y en los Estados Unidos [campos de entrenamiento] me han hecho decidir que Eto'o se quede con nosotros. Y, además de eso, es un jugador con un talento enorme”.

Lo que no se sabe demasiado es que la clave durante el campo de entrenamiento de Barcelona en St. Andrew fue que el grupo principal del equipo, liderado por Carles Puyol, Xavi y Andrés Iniesta, se acercó a Guardiola y le dijo: "jefe, sabemos que dijiste que se iría y sabemos que 'Samu' puede ser difícil, pero será muy útil para el equipo si lo conservas esta temporada”.

No fue un motín ni un desafío a la autoridad de Guardiola, pero fue una idea difícil de aceptar para el entrenador entrante que había dicho públicamente que se iba a deshacerse de los jugadores problemáticos como el camerunés para mejorar el ambiente del Camp Nou. Los jugadores ganaron su argumento y Eto'o supo aprovechar su oportunidad. No hay muchos jugadores que generen tal reconocimiento entre sus compañeros como para que ellos se arriesguen a plantear a su nuevo entrenador la permanencia de su colega. Así es Eto'o.

No nos olvidemos de que Guardiola fue el segundo entrenador de Barcelona que intentó echar del club a Eto'o. Un día en los entrenamientos, uno de los asistentes de Frank Rijkaard (la leyenda cuenta que fue Johan Neeskens) no le otorgó un "offside" en un partido de práctica y Eto'o lo agarró con furia de la garganta. Se esperaba que Eto'o terminase despedido, pero contra todas las probabilidades, como es costumbre, se terminó quedando.

Después estaba su beligerancia contra el racismo. Una de las frases más usadas de Eto'o con respecto a su carrera ha sido, "tengo que trabajar como un hombre negro para vivir como un hombre blanco”. Nunca ha tenido miedo de decir lo que piensa sin reparar en las controversias o las consecuencias que pudieran ocasionar sus dichos.

Volvamos al 28 de febrero de 2006, cuando Barcelona jugó en Zaragoza un partido de la Copa del Rey. Después de los canticos repetidos hablando de los monos, fue Eto'o, no fue Ronaldinho ni ningún otro jugador de color dentro de la cancha el que dijo: "¡No más!" y tomó la decisión de salir de la cancha en signo de protesta. Sus compañeros de equipo tuvieron que convencerlo, sobre todo Ronaldinho y en última instancia su entrenador, Rijkaard, para que Eto'o terminara jugando en contra de su voluntad. Creo que su accionar estuvo bien y que sus compañeros estaban equivocados.

Péguenles a los racistas, lastímenlos donde más lo sientan. Eto'o lo entendió en ese momento, y ahora los demás comenzamos a verlo.

De todas maneras, y vean esto como una contradicción si así lo desean, Eto'o fue el primero en defender a Luis Aragonés después de referirse en términos despectivos a Thierry Henry, mencionando el color de su pie, para tratar de provocar una reacción del fallecido, José Antonio Reyes. Aragonés estuvo mal, así de simple y sin rodeos. Pero Eto'o estaba seguro de que conocía a su viejo entrenador de Mallorca más allá de este incidente y le dijo a todo el que le preguntó al respecto que Aragonés "no era racista... ¡que sólo había sido algo típico de Luis!".

Con Eto'o, hablamos de un hombre que, al comienzo de su carrera, compro una flota de autos viejos y los envió a Camerún para que su familia y amigos comenzaran a trabajar como empresa de taxis y después se fue a supervisarlos para asegurarse de que su inversión y generosidad realmente había valido la pena. Un hombre que se paró delante nuestro en la zona mixta del Camp Nou y durante una racha de sequía de goles dijo que los goles eran como ratas: si los persigues, ellos desaparecen por el desagüe. Simplemente, Eto'o.

Hay poco de estas valoraciones en su tiempo con Inter, Real Madrid (Florentino Pérez debe haber lamentado su pérdida. En 20 partidos contra Madrid sólo perdió cinco, anotando 11 goles) y Camerún, con los que ganó el oro Olímpico o sus otros 11 clubes.

Hay que ser claros en esto: con el retiro de Eto'o, el fútbol europeo y el africano han perdido a uno de los jugadores más sobresalientes, talentosos, atléticos, inteligentes, carismáticos, conflictivos, temperamentales, bocones, entretenidos y ganadores que han visto y posiblemente podrán ver.

El astro del tenis, Rafa Nadal, dijo hace poco: "Las personas por lo general confunden el talento. Talento no es pegarle bien o fuerte a la pelota. Algunos tienen un juego hermoso de ver, sin fallas, otros corren de manera brillante. Pero en todos los deportes el objetivo principal es ganar. De modo que, en resumen, la persona que gana es la más talentosa”.

Rafa sabe de lo que habla. Samuel Eto'o también lo sabía. Qué talento, qué ganador. ¡Adiós Samu!