Disminuye interés de los clubes de Liga MX por debutar a seleccionados finalistas Sub-17

México obtuvo su segundo título en mundiales juveniles al imponer en casa a Uruguay Getty Images

La popularidad de los jugadores mexicanos que han participado en una final de la Copa del Mundo Sub-17 tiene poco efecto en sus clubes.

El 'boom' del título Mundial en 2005 provocó que 17 de esos 21 futbolistas pudieran debutar en Primera División, ese número se redujo a 15 en la generación que venció a Uruguay en 2011 y sólo 11 consiguieron llegar al máximo circuito de los 23 que disputaron el título ante Nigeria en 2013.

El equipo de Marco Antonio Ruíz, sin importar el resultado, tiene un trabajo más allá de la final de la Copa del Mundo de Brasil 2019. Los nombres de Bruce El-mesmari, Eugenio Pizzuto, Efraín Álvarez, Santiago Muñoz, se han colocado en el colectivo, pero esa memoria se puede perder al igual que les ha pasado a sus antecesores.

De la generación del 2005, se señala a Carlos Vela, Héctor Moreno y Giovani dos Santos, pero el resto de sus compañeros se fue alejando del futbol al tener pocas oportunidades o no alcanzar el nivel esperado en sus respectivos clubes. De ese campeonato, hasta hace unos años, aún había un grupo de Whatsapp en el que todos los jóvenes dirigidos por Jesús Ramírez se continuaban comunicando.

De 2011, el nombre de Antonio Briseño y Arturo González continúa vigente, pero ninguno de ellos pudo hacer presencia en la Copa del Mundo 2018, año en el que se esperaba que estuvieran en el apogeo de sus carreras. De la 2013, varios de los que militaban en esos equipos ya están afuera del futbol, acaso hay noticias de Raúl Gudiño, portero de Chivas, y Erick Aguirre, que podría ser rojiblanco la próxima temporada, el resto está fuera del radar.

El equipo de Marco Antonio Ruíz tiene la misión de ganar el título Mundo y continuar con el nivel para no perderse en el camino a la Primera División.