Zdenek Zeman: conoce al lunático técnico más ofensivo del mundo y las tácticas locas que utilizó

A principios del 2017, el pequeño Pescara del campeonato italiano estaba en una crisis que parecía interminable. El equipo no había ganado un juego desde septiembre de 2016, experimentó una triste racha de 23 partidos sin triunfo: 18 derrotas y cinco empates. El 17 de febrero, el club anunció la contratación de un nuevo entrenador con la esperanza de que algo cambiaría.

El primer partido del entrenador fue un verdadero espectáculo: futbol inspirador, fiesta de buenas jugadas y marcador de 5-0, con tres goles antes de los 30 minutos en la primera mitad. No es de extrañar que el comandante sea conocido como "el entrenador más ofensivo del mundo"...

Este es el checo Zdenek Zeman, ahora comandante de 72 años y actualmente desempleado, que ha fue llamado por la prensa italiana desde "un genio táctico revolucionario" hasta "un completo loco".

Zeman nunca fue jugador de futbol. A fines de la década de 1960, fue a Italia a visitar a un tío que era jugador de la Juventus y vivió allí. Mientras viajaba, la Unión Soviética invadió Checoslovaquia para tratar de detener las reformas políticas que el Secretario Alexander Dubcek estaba tratando de implementar. El niño nunca regresó y vivió para siempre en el país de la "Bota". Se casó con una italiana, Chiara, tuvo dos hijos y obtuvo la ciudadanía italiana.

Amante del futbol y erudito, comenzó su carrera como entrenador en 1974 en las Fuerzas Básicas de Palermo. Después de unos años, se hizo cargo de su primer equipo profesional: el pequeño Licata, en 1983. Pasó tres años en el club, siendo campeón de la Serie C2 (cuarta división) en 1984/85. En los años siguientes, tuvo resultados regulares y con poco éxito con el Parma y Messina, siendo despedido de ambos.

Sin embargo, cuando Foggia lo firmó en 1989, Italia descubrió su genio y su locura. Jugando con una audaz alineación 4-3-3 extremadamente ofensivo, marcando todo el tiempo y una línea de juego muy avanzada, se convirtió en equipo de primera división en tres años, siendo galardonado cómo el campeón de la Serie B en la temporada 1990/91.

Su equipo jugó bien, lo que se conoce como "el milagro de Foggia".

Después de abandonar Foggia en 1994, dirigió grandes equipos en Italia, como Lazio (1994 a 1997), Roma (1997 a 1999) y Napoli (2000), además el Fenerbahce de Turquía entre 1999 y 2000.

En ese momento, formó equipos espectaculares que se caracterizaron por un juego ofensivo y hermoso, siempre buscando la portería rival, pero también dejando muchos espacios. Fue un revolucionario, en una década dominada por el 4-4-2 y 4-5-1.

En la década del 2000, el checo pasó por varios equipos e implementó sus ideas "locales". No ganó ningún trofeo hasta que llegó al Pescara en 2011. Al final de la temporada, gané la Serie B 2011/12, convirtiéndose en un héroe y un ídolo.

Luego, regresó a Roma, formando un equipo "loco", que incluía a Francesco Totti y jugadores como Daniel Osvaldo, Nico López, Alessandro Florenzi, Mattia Destro, Miralem Pjanic, Michael Bradley y Erik Lamela, además de brasileños como Marquinho (exFluminense), Rodrigo Taddei (exPalmeiras), Leandro Castán y Marquinhos.

El equipo se destacó por su estilo de juego, terminó la Serie A con 71 goles a favor y 56 goles en contra. A pesar del juego llamativo, el desequilibrio era evidente, y Roma terminó en el octavo lugar de la clasificación.

En los años siguientes, Zeman pasó por el Cagliari y el Lugano de Suiza, de donde fue despedido en 2016. Después de pasar mucho tiempo desempleado, regresó a su trono en Pescara, arrancando con una goleada por 5-0.

Su paso duró hasta marzo de 2018, cuando fue despedido. El nombre del checo reapareció en la prensa en enero de 2020, cuando fue una de las opciones para llegar a la A-League, la liga de fútbol de Australia. La crisis del coronavirus paralizó las conversaciones.

CÓMO FUNCIONA EL 4-3-3 DE ZEMAN

Para entender el loco 4-3-3 de Zeman, es necesario comprender la base de su esquema.

Está construido a partir del "Fútbol total" de Rinus Michels, que cautivó al planeta con la Selección de Holanda en la Copa del Mundo de 1974, con muchos cambios de posición.

El equipo jugaba con un portero adelantado, prácticamente como un líbero (como solía hacerlo Rogério Ceni y Manuel Neuer lo hace hoy). Además, el arquero debía saber cómo usar ambos pies y ayudar a distribuir, tratando de evitar salir con un despegue de pelota.

Luego hay una línea de cuatro formada por dos extremos rápidos, que defienden y atacan todo el tiempo, además de dos centrales fuertes en el juego aéreo.

En el centro del campo, Zeman exige a tres jugadores que defiendan y ataquen sin detenerse, lo que describe como "híbridos", atletas que realizan bien las funciones de defender y atacar, y que están dispuestos a correr como locos todo el juego, ya que son el corazón (y el pulmón) del equipo.

Finalmente, una línea de tres atacantes: un diestro que juega a la izquierda, un zurdo que juega a la derecha y un buen delantero central, que puede funcionar como pivote.

Este esquema siempre fue utilizado por Zeman durante su carrera, produciendo un futbol encantador, con muchos goles y movimientos alternativos, pero también mostrando debilidad defensiva. No es sorprendente que sus equipos ganaran por 5-4, 4-2 o 3-1, y cuando perdían, rara vez era por poco.

El delantero brasileño Rafael Bondi, que conocía de cerca los métodos "locos" del checo, fue entrenado por el revolucionario técnico entre 2000 y 2001 en la segunda división.

"En su equipo, todos atacan: laterales, medios... Solo los centrales están atrás y siempre juegan al fuera de juego. Por lo tanto, los partidos con Zeman inevitablemente terminan en muchos goles", explica Bondi en entrevista con ESPN.

El brasileño detalla el esquema y revela que hay una serie de "movimientos automáticos" que los jugadores deben hacer para ajustarse al esquema. Si todos ejecutan lo que se les pide, la victoria es muy posible. Pero si una pieza de equipo no funciona bien, la derrota también es casi segura.

"Si no haces lo que quiere, en los detalles más pequeños, no juegas en su equipo. Cuando un jugador hace un movimiento, otro tiene que hacer otro movimiento. Cuando ves, todos están delante del centro del campo atacando", dice.

"Él siempre dijo: '¡Si Totti corre, tú también debes correr!'", agrega.

'TE DICE LAS PEORES COSAS CON UNA SONRISA'

Además de las peculiaridades tácticas, Zdenek Zeman también es conocido por su personalidad extravagante. Fumador durante décadas, no deja de fumar ni siquiera al borde del césped. Raramente sonríe, y cuando lo hace, generalmente es irónico.

"Es un entrenador cerrado, no habla mucho con los jugadores. Por lo general, se mantiene tranquilo, a veces incluso demasiado. Cuando el equipo anota, la mayoría de las veces ni siquiera celebra... ¡Pero ama a los brasileños! Debe ser por lo ofensivo de nuestro fútbol", revela Rafael.

"En el entrenamiento, siempre caminaba por el campo y meditaba. A veces parecía que era un jardinero cortando el césped (risas). Cuando hacía la parte táctica, pasaba mucho tiempo explicando en el tablero, y aquellos que no entendían no jugaban nada. Yo, por cierto, sufrí mucho al comienzo de nuestro tiempo juntos", bromea.

Bondi dice que la risa irónica y el humor ácido del checo confunde a los jugadores.

"Hubo un día que tuvimos un partido amistoso y me dolió porque no estaba haciendo lo que él quería. Me llamó, sonrió y me regañó... Bondi, viniste al campo solo para lastimarte ¿no es así? Porque para jugar sé que no fue así", señaló.

"Es gracioso, pero de una manera diferente, porque te habla en serio, pero sonríe al mismo tiempo. De hecho, se ríe incluso cuando pierde. Es muy irónico. De repente, te lanza la verdad a la cara con una sonrisa. Crees que te está jodiendo, pero siempre es la verdad, incluso si duele. Él te cuenta las peores cosas con una sonrisa en su rostro", dijo.

El entrenador también es conocido por su ironía contra los periodistas.

"Hay una frase suya que es fantástica. Un reportero vino y le preguntó: 'Zeman, si tus atacantes atacan, tus centrocampistas atacan y tus defensores atacan, ¿qué hace el otro equipo?'. Y dijo: 'Defenderse '(risas)", sonríe el brasileño.

A lo largo de su carrera, Zeman también tuvo una reputación de no preocuparse por las derrotas, siempre y cuando su equipo juegue bien. Según el brasileño, esto es mitad verdad, mitad leyenda.

"En su opinión, si juegas bien, tarde o temprano encajarás y terminarás ganando, incluso si toma tiempo para que suceda", manifestó.

ENTRENADOR A LA ANTIGUA EN UN FUTBOL MODERNO

Además de los esquemas de juego, a Zdenek Zeman también le gusta ordenar la preparación física de su equipo con una serie de sesiones de entrenamiento "de la vieja escuela", que de ninguna manera se parecen al trabajo moderno realizado con GPS y los equipos más modernos de la actualidad.

"Una cosa que llama la atención es que no tiene entrenamiento en el gimnasio. Hizo muchas cosas locas, como cargar a su compañero en la espalda o saltar los escalones en las gradas".

"Es muy conservador en estas cosas, pero su futbol es muy moderno. De hecho, es conocido por haber revolucionado el fútbol italiano desde cierto punto de vista", agrega.

Cuando regresó a Pescara, incluso implementó todas estas sesiones de entrenamiento, especialmente saltando en las gradas del estadio. El objetivo, según el propio checo, es que los atletas pierdan el aliento en la parte final de la temporada.

La misión de salvar a Pescara fue muy difícil. Después de todo, el equipo tenía solo 12 puntos en la Serie A y estaba a 10 puntos de Empoli. El aura y la locura de Zeman, sin embargo, le dieron un poco de esperanza al pequeño equipo.

"El factor mental de su llegada fue muy importante, porque exige mucho de los jugadores, especialmente de los atacantes, que deben atacar todo el tiempo sin la pelota. Esta cosa de jugar solo con la pelota en el pie no existe con Zeman, y eso es exactamente lo que hizo Pescara contra Génova. Garantizó que todos al menos correrán", concluye Bondi.