La contratación de Pirlo en la Juve es la más reciente de una serie de designaciones sorpresivas de técnicos

play
Mauricio Ymay sobre Andrea Pirlo como DT de la Juve: "No me parece una decisión acertada" (2:44)

Ymay considera que el haber sido un referente cómo jugador no lo hace un buena opción para convertirse en entrenador. (2:44)

Fue un alocado fin de semana para la Juventus. En un lapso de apenas 24 horas, quedaron eliminados de la Champions League, cesantearon a Maurizio Sarri y contrataron al novato técnico Andrea Pirlo para sustituirlo.

Haber alcanzado el título de Serie A una semana antes no bastó para mantener a Sarri en su puesto. La Juve decidió prescindir de los servicios de su entrenador en la tarde del sábado, tras su eliminación a manos del Lyon en la noche anterior.

A pesar de que muchos expertos consideraban a Mauricio Pochettino como tentativo reemplazo, el club Bianconero decidió dar el puesto de técnico del primer equipo a Pirlo y anunció la designación pocas horas después de confirmar la salida de Sarri.

La decisión de la Vecchia Signora fue sorpresiva para Pirlo, el elegante mediocampista que ganó el Scudetto en sus cuatro años vistiendo la camiseta de la Juventus, pero que no cuenta con experiencia alguna como entrenador y apenas acababa de ser contratado como técnico del plantel sub-23 del club el pasado 30 de julio.

Pirlo tampoco tuvo el mejor de los inicios, ya que etiquetó a la Juventus equivocada en su tuit de presentación, agradeciendo por accidente a una cuenta sobre salud y bienestar con sede en Estados Unidos.

Esperamos que el error de Pirlo en redes no termine convirtiéndose en una profecía para el resto de su paso por el banquillo Juventino porque, cuando se trata de contrataciones sorpresivas de directores técnicos, la historia está repleta de muchos traspiés y pocos éxitos.

Ciro Ferrara

La Juventus ya cuenta con cierta trayectoria a la hora de designar técnicos sin experiencia. Ferrara, ex defensor Bianconero fue inicialmente contratado para manejar las riendas de la plantilla durante el resto de la temporada 2008-09, después del despido de Claudio Ranieri faltando dos semanas para concluir el torneo.

Ferrara tuvo un óptimo inicio, pero solo logró mantenerse hasta el mes de enero siguiente, luego que una serie de decepcionantes resultados motivaron a la familia Agnelli a sustituirlo por un más experimentado Alberto Zaccheroni.

Edgar Davids

Apenas se puede creer que un futbolista que cuenta en su hoja de vida con experiencias jugando con Ajax, Juventus, Barcelona y los dos gigantes de Milán, pudo pasar tiempo en el banquillo del Barnet FC; pero eso fue precisamente lo que hizo Davids durante dos años, entre diciembre de 2012 y enero de 2014.

Como jugador y técnico del club de la League Two, Davids fue expulsado en cinco ocasiones, vistió la camiseta número 1 con aspiraciones de "imponer una tendencia" y se negó a viajar a los partidos en condición de visitante en plazas que consideraba demasiado apartadas de su hogar del norte de Londres. Adicionalmente, el Barnet descendió de la Football League durante su paso como entrenador, aunque lograron la promoción al año siguiente de la partida del neerlandés de origen surinamés.

Gary Neville

Una contratación como técnico que sigue sorprendiendo y desconcertando hasta la fecha. Neville asumió el mando del Valencia en diciembre de 2015, en una operación aparentemente insospechada. Sin embargo, poco después se reveló que la contratación de Neville había sido producto en gran medida de sus nexos personales con el dueño del club Peter Lim.

El exdefensor del Manchester United y la selección de Inglaterra convertido en comentarista de la cadena Sky Sports pasó siete tumultuosos meses en el banquillo del Mestalla hasta que una paliza 7-0 propinada por el Barcelona y una eliminación con más pena que gloria de la Europa League causaron finalmente su despido, ostentando el peor porcentaje de triunfos de cualquier técnico de Los Che en la historia de La Liga de España (18.8%).

Marcelo Bielsa

Sigue siendo un poco extraño que Bielsa, técnico reconocido a nivel mundial y aficionado a las cubetas, se encuentre a cargo del Leeds United; pero al ver cómo el argentino acaba de lograr el ascenso del club a la Premier League tras dos años al mando, suponemos que debemos acostumbrarnos a dicha situación.

José Mourinho

Quizás lo más sorprendente de que Mourinho haya accedido asumir la dirección técnica del Tottenham Hotspur (incluso más que su contratación en noviembre de 2019, a la mañana siguiente de la inesperada cesantía de Mauricio Pochettino) es que pocos años antes, el portugués había expresado enfáticamente que no haría semejante cosa.

En 2005, Mourinho prometió que nunca aceptaría una propuesta laboral de los Spurs debido a su profundo amor y respeto por todo lo que representa la institución del Chelsea.

La era Mourinho no ha sido un lecho de rosas para el Tottenham; sin embargo, el luso ha guiado a su plantilla para ascender del puesto 14 a terminar el torneo en la sexta posición.

Ole Gunnar Solksjaer

A propósito de Mourinho, el Manchester United dio un paso inusual al desestimar a los grandes nombres de costumbre, cuando buscaba un sustituto apropiado para "The Special One" tras su partida de Old Trafford en diciembre de 2018.

Fue así como surgió un rostro (de niño) familiar, con Solksjaer asumiendo el puesto de cuidador temporal. Su relativa falta de experiencia al más alto nivel (venía de ganar el título de Noruega con el Molde, para luego sufrir el descenso de la Premier League con el Cardiff City) fue compensada por su ferviente deseo de restituir el "estilo United" dentro de su adorado exequipo; propósito que comenzó a rendir frutos al final de la campaña 2019-20, cuando Solksjaer fue ratificado como técnico a tiempo completo.

Mikel Arteta

Cuando el experimento Unai Emery terminó siendo un fracaso, el Arsenal optó por un nombre familiar cuando el puesto de entrenador volvió a quedar vacante en diciembre pasado.

Corrieron rumores con una serie de nombres; pero al final, los Gunners decidieron elegir al asistente de Pep Guardiola en el Manchester City, contratándole como su nuevo director técnico del primer equipo, a pesar de no contar con experiencia en dicho puesto.

Arteta, quien fuera capitán del club bajo las órdenes de Arsene Wenger, obtuvo el título de FA Cup en la primera mitad de temporada de su regreso al Emirates, lo que representa un resultado positivo a los ojos de cualquiera.