El Principio del Fin

ESPN

En el futbol y en la vida, todo tiene un principio y un fin. Se han ido Guardiola, Puyol, Xavi e Iniesta. Messi no podía ser la excepción.

Dicen que ningún individuo es más importante que una institución. Y es verdad, pero cuando se trata de Messi y el Barcelona FC, esa afirmación entra en conflicto.

El Barça no sería el mismo sin Messi, pero es muy probable que Lionel Andrés sí hubiese sido él mismo en algún otro equipo de primera categoría en Europa.

Lionel lo dio todo, no se quedó nada. Ofreció esfuerzo, sacrificio, talento y sobre todo mucha magia.

La crisis que atraviesa ahora el Barcelona tuvo que haber llegado tiempo atrás pero no fue así por culpa del argentino quien salvó en cualquier cantidad de ocasiones a la institución en todas las áreas, no solo la deportiva.

El equipo volvió a los primeros planos de Europa gracias a los goles y asistencias de la 'Pulga'. Pero si el club volvió a llenar sus arcas fue también gracias a la imagen del que para muchos es el mejor futbolista del mundo y quizás de la historia.

Los aficionados y también los no aficionados, acudían al Camp Nou a ver a Messi y de paso, a ver al Barça. Es así.

Bartomeu no tiene la más remota idea del daño que está haciendo al club tras orillar a Messi a empacar sus cosas y llevarse en sus maletas los sueños, ilusiones y alegrías de los aficionados culés. Les dejará los trofeos y de paso un hueco gigante y quizás imposible de llenar.

Pero en el futbol y en la vida, todo tiene un principio y un fin. Se han ido Guardiola, Puyol, Xavi e Iniesta. Messi no podía ser la excepción. Se tenía que ir en algún momento, pero no así. No con una goleada descomunal en su último partido como culé y no con una directiva que hizo todo por orillarlo a tomar esta decisión.

Es el principio del fin de su carrera a la que aún le quedan al menos tres años de gran nivel antes de emprender el sueño americano. Y como toda relación perfecta, muchos esperamos que el último viaje europeo de Messi sea con Pep Guardiola. Dos viejos conocidos que se deben muchísimo el uno al otro y que juntos pueden hacernos disfrutar de un talento que quizás nunca se vuelva a repetir.