Argentina-Camerún, Brasil-Alemania: Las derrotas más impactantes en el fútbol de selecciones

Irlanda sufrió una de las peores derrotas en su historia al caer 1-0 ante Luxemburgo en un partido por las eliminatorias mundialistas de Europa. Charles McQuillan/Getty Images

La selección de la República de Irlanda sufrió este sábado una de las peores derrotas de su historia, cayendo 1-0 en condición de local ante Luxemburgo en un partido de eliminatorias de la UEFA al Mundial de Qatar.

El soberbio tanto marcado por Gerson Rodrigues en el minuto 85 selló la sorpresiva victoria que dejó a los irlandeses hundidos en el sótano del grupo conformado por cinco equipos, por debajo del combinado de Azerbaiyán.

Luxemburgo, dueño del puesto 98 del ranking mundial, ha mejorado ampliamente en años recientes (en 2006 se ubicaban en el lugar 186 y en el 142 de la edición 2015); pero se creía que Irlanda, clasificada en el puesto 32, tenía el resultado asegurado ante su afición de casa.

Actualmente, la selección irlandesa se encuentra inmersa en una pésima racha de 10 partidos sin conocer la victoria al mando del recién contratado entrenador Stephen Kenny, en los que se incluyen 6 derrotas. Adicionalmente, perdieron en tanda de penales ante Eslovaquia en los playoffs clasificatorios a la Eurocopa 2020.

Se creía que el revés 3-2 del pasado miércoles en Serbia al menos había dado indicios de que los irlandeses habían resuelto sus problemas para convertir. Fue la segunda ocasión desde octubre de 2017 en la que marcaron dos tantos en un encuentro competitivo, siendo la otra en su compromiso contra Gibraltar.

A pesar de los signos esperanzadores, las dificultades frente al arco contrario volvieron a asumir protagonismo contra Luxemburgo. Irlanda no ha clasificado a un Mundial desde 2002 y luego de perder sus dos primeros cotejos eliminatorios, todo parece indicar que cuentan con pocas probabilidades de acudir el próximo año a la cita de Qatar.

Incluso hasta las naciones más grandes han debido lidiar con uno que otro sobresalto. A continuación, presentamos nuestro veredicto sobre los partidos que representaron las peores sorpresas para algunos de los países más importantes del fútbol mundial.

Argentina: 0-1 vs. Camerún, Copa del Mundo 1990

Un espeluznante duelo físico que quizás sea mejor recordado por la tristemente célebre incursión de Benjamin Massing en contra de Claudio Caniggia: un “desafío” que simbolizó las rudas tácticas desplegadas durante todo el partido. Argentina era campeona defensora de la Copa del Mundo tras su triunfo en México 1986. Nuevamente liderada por el volátil talento de Diego Armando Maradona, la Albiceleste era gran favorita para volver a imponerse Italia ’90.

Por el contrario, Camerún tenía probabilidades de 500-1, pero eso no detuvo a los “Leones Indomables”, que lo dieron todo para superar a los grandes, a pesar de quedar reducidos a nueve hombres en la cancha para los tramos finales del cotejo. La táctica funcionó (por poco), ya que François Omam-Biyik marcó el tanto decisivo con un cabezazo en el minuto 67, arrebatando así la victoria más luchada.

Brasil: 1-7 vs. Alemania, Copa del Mundo 2014

Si bien la derrota sufrida a manos de sus vecinos uruguayos en su propio patio en la final del Mundial de 1950 es fuerte contendora por el título a la vergüenza más dolorosa sufrida por la verdeamarela en competiciones internacionales, el mundo entero no pudo presenciar el “Maracanazo” en directo, tal como ocurrió 64 años después. Corría el año 2014, el estadio era el Minerao de Belo Horizonte y Alemania fue la oncena responsable de despachar a una Seleçao envuelta en lágrimas de la semifinal de una Copa del Mundo disputada en su país, de la forma más brutal imaginable.

Inglaterra: 0-1 vs. EEUU, Copa del Mundo 1950

El resultado de este partido de fase de grupos de la primera Copa del Mundo celebrada en Brasil sigue siendo mencionada como una de las mayores sorpresas en la historia de las finales mundialistas, si no la más grande. La selección de Inglaterra se ufanaba de contar con grandes figuras de la época, tales como Tom Finney, Stan Mortensen y Billy Wright; mientras que la oncena estadounidense era conformada por una colección suelta de semiprofesionales que sólo habían jugado juntos en una ocasión previa. Se esperaba que el choque fuera mero trámite para Inglaterra; sin embargo, el único gol del encuentro fue marcado por Joseph Gaetjens, quien desvió un disparo de Walter Bahr para romper el arco contrario.

Italia: 0-1 vs. Corea del Norte, Copa del Mundo 1966

El día en el que Pak Doo-Ik escribió su nombre de forma permanente en la leyenda futbolística. Y lo hizo en el Ayresome Park de Middelsbrough, entre todos los sitios imaginables. A pesar de que el antiguo estadio del Boro desapareció hace largo tiempo, en el lugar permanece una escultura de bronce de la bota de Pak, dentro del complejo residencial que actualmente ocupa dicho terreno. La obra de arte sirve de homenaje al delantero que se abalanzó para eliminar a una selección italiana repleta de figuras de la Copa del Mundo de 1966. Los norcoreanos avanzaron para enfrentarse a Portugal en cuartos de final; sin embargo, no pudieron con el legendario Eusebio, quien anotó cuatro tantos y aportó una asistencia para la causa rival que terminó imponiéndose 5-3.

Mientras tanto, los Azzurri se vieron obligados a volver a su país amparados por la oscuridad de la noche. A pesar de ello, se encontraron con una volátil “bienvenida”: los iracundos hinchas lanzaron tomates a los jugadores de su selección mientras pasaban por el aeropuerto de Genoa. Hasta la fecha, se considera sumamente ofensivo arrojar dicho alimento a un italiano como resultado directo de su fracaso en suelo inglés.

México: 0-4 vs. Trinidad y Tobago, eliminatoria CONCACAF 1973

El combinado nacional de Trinidad y Tobago se ha ganado su linaje como insólitos “matagigantes” del circuito CONCACAF. En 1973, golearon a México con cuatro tantos sin respuesta en un partido vital de eliminatorias, negando a El Tri su participación en el Mundial de Alemania 1974. El país caribeño no clasificó a la fase final del máximo torneo de selecciones del mundo hasta 2006.

España: 1-5 vs. Países Bajos, Copa del Mundo 2014

Tras haberse acostumbrado a ganar prácticamente todos los torneos en los que participaba, la selección española, entonces defensora de la Copa del Mundo, recibió un duro baño de humildad en Brasil, con un combinado holandés desatado en Bahía. Luego de irse al descanso con marcador igualado, una brillante actuación de los Países Bajos en el segundo tiempo les hizo remontar la desventaja inicial por un tanto para aplastar al plantel de Vicente del Bosque con una catarata de goles, entre los que se incluye un inspirado cabezazo de larga distancia autoría de Robin van Persie.

La Roja buscaba ganar su cuarto trofeo internacional importante de forma consecutiva; por el contrario, esta derrota seguramente figura como la más desalentadora de su historia (especialmente considerando que fue la primera ocasión en la que los españoles toleraron cinco goles en un encuentro internacional desde 1963). Sin embargo, es probable que Gerry Armstrong diga lo contrario, ya que el exdelantero marcó el gol que selló el famoso y sorpresivo triunfo 1-0 de una valiente Irlanda del Norte sobre los españoles en el Mundial de 1982, en partido disputado nada menos que en suelo propio, específicamente en el Estadio Carlos Belmonte de Albacete.

EEUU: 1-2 vs. Trinidad y Tobago, eliminatoria CONCACAF 2017

La selección estadounidense se vio las caras (otra vez) con Trinidad y Tobago en el último partido de su campaña de eliminatorias con miras al Mundial 2018, conscientes de apenas necesitaban del empate para sellar su pasaje a Rusia del verano siguiente. Sin embargo, dos goles de sus rivales caribeños en el primer tiempo marcaron una diferencia insuperable, que sirvió de aleccionador punto final a la cadena estadounidense de siete apariciones consecutivas en Copas del Mundo.