Justicia argentina prohíbe salir del país a siete imputados por caso Maradona

La Justicia argentina le prohibió este jueves la salida del país a los siete imputados por el presunto "homicidio simple con dolo eventual" en la causa en que se investigan las circunstancias que rodearon el fallecimiento de Diego Maradona, según una resolución a la que tuvo acceso Efe.

El juez de garantías del caso, Orlando Díaz, resolvió "prohibir la salida del país" del neurocirujano Leopoldo Luque; la psiquiatra Agustina Cosachov, el psicólogo Carlos Ángel Díaz; la médica que coordinaba la internación domiciliaria del exfutbolista, Nancy Forlini; el coordinador de los enfermeros, Mariano Perroni, y los enfermeros Ricardo Omar Almirón y Dahiana Gisela Madrid.

Díaz firmó esta resolución tras el pedido de los fiscales Laura Capra, Cosme Iribarren y Patricio Ferrari, que están a cargo de la investigación, para evitar poner en peligro el proceso.

Esto llega en el marco de la convocatoria de los fiscales a declaración indagatoria de los imputados, a partir del próximo 31 de mayo, cuyo inicio depende de que lo permitan las restricciones a la circulación que determinó el gobierno de Alberto Fernández como medida sanitaria, indicaron fuentes de la fiscalía.

Los fiscales decidieron imputar a los profesionales de la salud que asistieron a Maradona por presunto homicidio con dolo eventual, delito por el que se prevé penas de 8 a 25 años de prisión, luego de recibir a inicios de este mes el informe de la junta médica donde once peritos evaluaron las circunstancias de su muerte.

En tanto, acusan también a Luque y Cosachov de los delitos de uso de documento privado falso y falsedad ideológica, respectivamente.

Del informe de la junta médica, difundido por medios locales, se concluye que el desempeño del equipo de salud que asistía a Maradona fue "inadecuado, deficiente y temerario" y abandonó "a la suerte el estado de salud del paciente".

La autopsia al cuerpo del excapitán y exseleccionador de Argentina determinó que murió como consecuencia de un "edema agudo de pulmón secundario a una insuficiencia cardíaca crónica reagudizada".

También descubrieron en su corazón una "miocardiopatía dilatada".

Maradona, de 60 años y que padecía problemas de adicción al alcohol, había sido ingresado en una clínica de La Plata el 2 de noviembre por un cuadro de anemia y deshidratación y un día después fue trasladado a un sanatorio de la localidad bonaerense de Olivos, donde poco después de llegar fue operado por un hematoma subdural en la cabeza.

El 11 de noviembre recibió el alta médica y se trasladó a una casa en un barrio privado de las afueras de Buenos Aires, donde falleció el 25 de noviembre.

Quienes serán indagados como imputados son los enfermeros Ricardo Omar Almirón y Dahiana Gisela Madrid; el coordinador de los enfermeros, Mariano Perroni; la médica que coordinaba la internación domiciliaria del ex futbolista, Nancy Forlini; el psicólogo Carlos Ángel Díaz; la psiquiatra Agustina Cosachov; y el neurocirujano Leopoldo Luque, señalado como el médico de cabecera de Maradona.

Los fiscales investigaban a estos profesionales bajo la hipótesis de un presunto homicidio culposo.

Pero, finalmente, decidieron imputarlos por presunto homicidio con dolo eventual, delito por el que se prevé penas de ocho a 25 años de prisión, luego de recibir a inicios de este mes el informe de la junta médica donde 11 peritos evaluaron las circunstancias de la muerte de 'El Diez'.

Del informe, cuyo contenido fue difundido por medios locales, se concluye que el desempeño del equipo de salud que asistía a Maradona fue "inadecuado, deficiente y temerario" y abandonó "a la suerte el estado de salud del paciente".

La autopsia al cuerpo del ex capitán y ex seleccionador de Argentina determinó que murió como consecuencia de un "edema agudo de pulmón secundario a una insuficiencia cardíaca crónica reagudizada".

También descubrieron en su corazón una "miocardiopatía dilatada".

Maradona, de 60 años y quien padecía problemas de adicción al alcohol, había sido ingresado en una clínica de La Plata el 2 de noviembre por un cuadro de anemia y deshidratación y un día después fue trasladado a un sanatorio de la localidad bonaerense de Olivos, donde poco después de llegar fue operado por un hematoma subdural en la cabeza.

El 11 de noviembre recibió el alta médica y se trasladó a una casa en un barrio privado de las afueras de Buenos Aires, donde falleció el 25 de noviembre.