La Selección de los Estados Unidos de Europa

Los norteamericanos preparan la revolución de futbol más firme de su historia hacia la fiesta que van a organizar en seis años

El clima no varía mucho entre Hershey y Dortmund, lo cual era una buena noticia para aquel joven de 16 años, que dejaba el invierno de Pensilvania para mudarse a un frío familiar en Alemania después de fichar por el BVB.

En paralelo, su futuro compañero de selección, vivía una transición un poco más rara entre la posición de delantero y la de lateral por derecha, pero con la comodidad de hacerlo en su país natal y ya con tres años de experiencia en la cantera del Ajax.

Así pasaba el mes de febrero del 2015 para Christian Pulisic y Sergiño Dest, dos joyas del soccer que se formaron en Europa y que son, junto con Giovanni Reyna, las caras más visibles de la convocatoria de Gregg Berhalter para esta fecha FIFA.

Una convocatoria que está hecha completamente fuera de sus fronteras, salvo por el alta de último momento de Sebastian Lletget (Galaxy) y que hoy se enfrentará a Panamá en el segundo ensayo de un plan a largo plazo, pensado no en la Copa Oro ni en el Mundial de Catar, si no en el 2026.

Este es el equipo de Estados Unidos que se presentará en Austria, tan europeo como el de Argentina o Brasil, con un promedio de edad de 21 años y un entrenador decidido a acelerar el proceso.

Aunque Christian Pulisic no jugará por lesión, la base de la pirámide es lo suficientemente ancha para mantener un conjunto respetable y lo más sorprendente es que su caso y el de Sergiño Dest ni siquiera son representativos, porque el grueso de la lista pasó por la MLS antes de cruzar el Atlántico.

De acuerdo con información de la liga, esta temporada hay 57 jugadores en Europa tocados por alguno de sus programas, 17 de ellos en Alemania, siete en Inglaterra, tres en España, uno en Francia y uno en Italia, incluyendo seleccionados de alto perfil como Weston McKennie (FC Dallas Academy a Juventus), Giovanni Reyna (New York City FC Academy a BVB) y Timothy Weah (New York Red Bulls Academy al Lille).

Para decirlo sin rodeos, Estados Unidos prepara la revolución de futbol más firme de su historia hacia la fiesta que van a organizar en seis años y no sabemos si esta vez sí tendrán éxito o si por lo menos volverán a ser el mejor equipo de CONCACAF como en el 2002, pero es un hecho que están sembrando con ambición.

Panamá no será fácil, vienen de perder con Japón por la mínima y con 11 seleccionados de clubes europeos, aunque no de primera línea. Habrá que ver si los norteamericanos despliegan parte de su potencial y logran una victoria contundente que le avise al área cómo pintan las cosas en algunos años.