Berardi, descubierto por casualidad jugando con amigos, es campeón de Europa y busca la Nations League

El atacante participó en el título de la Azzurra en la pasada Euro e incluso jugó un papel muy importante en la final ante Inglaterra

Italia se enfrentará a España en el estadio Giuseppe Meazza, en Milán, por la semifinal de la Nations League de la UEFA.

Y para mantener su gran momento y buscar otro título este año, la Azzurra cuenta con los goles y jugadas del delantero Domenico Berardi, quien es uno de los hombres de confianza del técnico Roberto Mancini y fue clave para ganar la última Eurocopa en julio de este año.

El jugador de 27 años, que está en el apogeo de su carrera, es hoy el nombre principal de Sassuolo y ha sido una de las figuras destacadas del Campeonato de Italia durante tres temporadas.

Valorado actualmente en 35 millones de euros por Transfermarkt, Berardi fue descubierto completamente por casualidad. En 2009, cuando tenía 15 años, y sin muchas aspiraciones de convertirse en deportista profesional, fue a visitar a su hermano mayor Francesco, que estudiaba en la Universidad de Módena.

Al llegar a la ciudad, Francesco invitó a Domenico a jugar fútbol en un equipo que formó junto a sus amigos, ya que uno de los integrantes no estaba disponible y el grupo necesitaba un jugador para completar la plantilla.

Cuando la pelota rodó, el joven de 15 años simplemente brilló en la cancha y disputó todo el juego. Y ahí fue cuando todo cambió para él.

Poco después del partido, uno de los amigos de Francesco, todavía impresionado por la habilidad de Domenico, llamó a Luciano Carlino, que era asistente técnico en la base de Sassuolo (una ciudad a solo 15 kilómetros de Módena).

En la conversación telefónica, se habría llegado al acuerdo de que Domenico haría una audición para el equipo verde y negro. Impresionado por el informe, Carlino accedió y organizó la reunión para el día siguiente.

El ayudante no tardó en admitir que todo lo que había oído era cierto.

"Berardi entrenó durante 20 minutos y eso fue suficiente para el director de Sassuolo. Me llevó aparte y me dijo: 'Tenías razón, es muy bueno. Puedes prepararlo'", dijo Luciano Carlino, en entrevista con la revista FourFourTwo.

Domenico Berardi se unió a la plantilla Sub-18 del Sassuolo en 2009 y no tardó en explotar. En la temporada 2011/12 ascendió al primer equipo y, en 2012, recibió por primera vez la convocatoria de la Selección Italiana Sub-19.

En 2012/13, el delantero marcó 11 goles en 39 partidos disputados y ayudó al equipo verde y negro a ganar el título de la Serie B italiana, colocando al club en la élite nacional y también ganando el premio al mejor jugador de la competencia.

Esto fue suficiente para que, en 2013, el gigante de la Juventus pagara 4,5 millones de euros y comprara el 50% de los derechos del futbolista, accediendo a dejarlo prestado en Sassuolo hasta el final de la temporada 2013/14.

Durante los dos años siguientes, el delantero la siguió rompiendo, anotando 31 goles en 74 partidos. Con la Juve mirando y con ganas de llevar al futbolista a Turín, Sassuolo decidió que tendría que abrir las arcas para quedarse con su principal figura.

En junio de 2015, el equipo verde y negro anunció que había llegado a un acuerdo con la "Vecchia Signora", recomprando el 50% que se había vendido, pero ahora por 10 millones de euros.

La Juve incluso puso una cláusula para tener prioridad en una futura recompra, pero lo cierto es que Berardi nunca abandonó Sassuolo. En un caso raro en el futbol actual, permanecer en el mismo club teniendo ofertas de varios equipos europeos, y es el principal ídolo de la multitud.

Después de jugar a un alto nivel durante mucho tiempo, el zurdo también se ha establecido en la selección italiana, especialmente después de la llegada del entrenador Roberto Mancini.

El atacante participó en el título de la Azzurra en la pasada Eurocopa, e incluso jugó un papel muy importante en la final ante Inglaterra.

Tras entrar en el segundo tiempo en lugar de Immobile, Berardi, mostrando mucha personalidad, se encargó de convertir el primer penal de los italianos en la serie decisiva que llevó al título.