La polémica del Brasil vs Argentina, explicada paso a paso

El clásico sudamericano de eliminatoria mundialista fue suspendido y hacemos un repaso por los acontecimientos

El partido entre Brasil y Argentina de las eliminatorias de Conmebol rumbo al Mundial de Catar 2022, en la Neo Química Arena, fue suspendido por la Conmebol luego que inspectores de Anvisa (Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria) ingresaron al césped y ordenaron que el juego se cancelara a los cuatro minutos de juego.

Según la Conmebol, el hecho se llevará ahora a la Comisión Disciplinaria de la FIFA, y corresponderá al órgano rector del futbol determinar qué ocurrirá con el resultado del partido.

Según Anvisa, el portero Emiliano Martínez, el defensa Cristian Romero y los mediocampistas Emiliano Buendía y Giovani Lo Celso, que juegan en el futbol inglés y estuvieron en Reino Unido en los últimos días, no podían estar en el campo.

Antes del partido, un acuerdo entre el gobierno de Brasil, la FIFA y la Conmebol permitió a los cuatro deportistas ir en autobús hasta el estadio, y con eso se dio inicio al partido. Sin embargo, el duelo se detuvo después de solo cinco minutos de rodar la pelota.

Los jugadores de Argentina se movieron de inmediato al vestuario tras las recomendaciones de las autoridades de Conmebol.

Tras unos minutos del paro, el delantero Lionel Messi (sin uniforme) y el técnico Lionel Scaloni volvieron al terreno de juego y hablaron con los jugadores brasileños, el técnico Tite y el coordinador de selección de la CBF, Juninho Paulista.

En entrevista con TV Globo , el presidente de Anvisa, Antônio Barra Torres, informó que el cuarteto argentino mintió a la entrada de Brasil sobre haber pasado por Reino Unido en los últimos días. Según Torres, serán multados y deportados.

Postura de Anvisa

“Es bastante complicado para el espectador que quiere ver el espectáculo. Hay cuatro jugadores que, al llegar al territorio nacional, presentan un documento sanitario de viajero, y en ese documento se indica que no han pasado por Reino Unido. Lo que pasa es que poco después el pasaporte demuestra que estaban en el Reino Unido”.

“Todo lo que orientaba Anvisa no se cumplió. Cuando se identificó la situación, se ordenó a estos jugadores que permanecieran aislados en espera de la deportación. Pero eso no se cumplió. Se trasladaron al estadio y salieron al campo”.

“Pero retrocedamos en el tiempo. Informamos a la Policía Federal en la mañana y fue necesario verificar que no se cumplió con lo anterior, que era decir la verdad al ingresar al país. Llamamos al PF, que fue al hotel. Allí, encontraron que el equipo se había ido al estadio. Luego fuimos al estadio y el resto lo está viendo en vivo”.

“En estos casos, no se produce la instalación de un resguardo. Estamos tratando con buenas personas, que entienden lo que es lidiar con la vigilancia de la salud del país. Se asume que esto será aceptado. Pero lamentablemente no fue así”.

“Y les recuerdo: quien tiene el poder de la policía sanitaria estatal es Anvisa. Solo Anvisa y ANS se ocupan de la salud en Brasil. No sé que otras autoridades puedan autorizar nada".

“Estos cuatro jugadores necesitan ser deportados de Brasil. Obviamente, deben ser multados y multados por una secuencia de infracciones sanitarias. No están cumpliendo con la normativa sanitaria brasileña y debemos asegurarnos de que se respete”.

“Ya se han producido infracciones de salud. Responda de manera confiable a información confiable sobre el historial del viajero y después de la cuarentena”.

“Si juegan, estamos al borde del absurdo donde las reglas de salud en medio de una pandemia con más de 500 mil muertos están siendo violadas, Dios sabe, con el apoyo de quién y qué. Entonces estaríamos realmente en una situación institucional muy difícil. Pero realmente creo que eso no sucederá”, dijo el presidente de Anvisa.