Roger Federer: "Estoy listo para darlo todo de nuevo"

"Y seguimos adelante". Con esa frase, Roger Federer ilusionó a cientos de miles de fanáticos que esperan por su regreso: unas imágenes que publicó en sus redes sociales sobre su entrenamiento dieron de qué hablar. Y ahora, confirma que está listo para "darlo todo de nuevo".

A sus 40 años, el suizo es consciente de que cada día le cuesta más, por eso no apresura su vuelta a las canchas y cada paso que da es con suma cautela: "No puedo pensar tan lejos, por ahora estoy esperando el visto bueno de los médicos, estoy listo para darlo todo de nuevo. Me siento como un caballo de carreras buscando de nuevo su puesto, con ganas de correr. Espero volver a jugar este verano, tengo muchas ganas de llegar a casa por la noche después de un día duro de entrenamiento, estar completamente exhausto", reveló en una entrevista con Caminada Magazin.

Su último partido fue el 7 de julio del año pasado, en los cuartos de final de Wimbledon frente a Hubert Hurkacz. Desde entonces ha sido una incógnita el regreso a la competencia, aunque al menos ya hay un horizonte: en octubre estará en Basilea. De todos modos, nada ni nadie asegura que no sorprenda y regrese antes.

A su vez, hizo una comparación de su cuerpo con un auto para describir cómo están siendo sus entrenamientos diarios: "Es como un coche, hay que girar mil tornillos hasta que el motor funcione sin problemas. Está la movilización, los estiramientos, el calentamiento por la mañana, todo eso dura alrededor de unos 45 minutos. Luego vamos a la pista, un calentamiento de media hora, después estiro, fortalezco los tobillos con cintas, luego vuelvo a calentar, hago gimnasia y ejercicios de velocidad explosiva. Antes de jugar, trato de cuidar mi cuerpo durante unas dos horas y media".

En la interesante charla también dejó en claro que prioriza estar en buena forma en un futuro: "Un día me juré que, al final de mi carrera, no estaría completamente roto". Entre sus prioridades está poder esquiar con sus hijos y jugar al fútbol con sus amigos, entre otras actividades. Por eso destacó que los entrenamientos que está teniendo no son solo para el tenis, sino para una mejor calidad de vida.

Su Majestad se describió como "un hombre normal" que se transforma en Roger Federer antes de cada partido. Reconoció que la influencia de Mirka Vavrinec, su esposa, ha sido más que importante, como así también reveló que si bien está conforme con su edad, a veces le genera nostalgia y le "encantaría revivir los primeros éxitos".

El próximo 8 de agosto cumplirá 41 años. Con 103 títulos, entre ellos los 20 Grand Slam, el suizo no baja los brazos y sigue adelante.

En tanto, Tony Godsick, el agente de Federer desde hace mucho tiempo, reveló el plan de regreso del suizo en una entrevista esta semana con el London Evening Standard.

“Está exactamente donde quiere estar, pero desafortunadamente lleva tiempo. Va a jugar la Laver Cup y el Swiss Indoors. No quiero ser el médico, pero espero que pueda tener una gran rehabilitación este verano, jugar un poco en el otoño y darse una buena oportunidad en 2023, y luego a ver que pasa…”.

“¿Podría sumar un torneo antes de eso? Tal vez sí, pero es más probable después. No quiere comprometerse con nada demasiado pronto. ¿Wimbledon? Creo que le gustaría jugar otro... Ese lugar ha sido increíblemente especial para él”, remató.