Histórica marca de los latinoamericanos en el Top 30 de la ATP

Para la historia. Por primera vez en 16 años, hay más de tres hombres de América Latina que terminan una temporada en el Top 30 del ranking mundial de la ATP. Pasaron nombres de distinto calibre y recién en 2023 se concretó una marca que no ocurría desde 2007 en el circuito profesional.

Los encargados de cortar esa racha son el chileno Nicolás Jarry y los argentinos Francisco Cerúndolo, Sebastián Báez y Tomás Etcheverry. Así terminaron los cuatro mejores de Sudamérica y el tenis latinoamericano en este año: Jarry figura N°19 del mundo, el mayor de los hermanos Cerúndolo está 21°, Báez marcha 28° y Etcheverry se ubica 30°.

La particularidad es que los cuatro diestros cumplieron, además, con su mejor año en el circuito grande en lo que va de sus carreras. Los tres primeros ganaron títulos en singles y todos se destacaron con balances muy positivos.

Jarry, siendo 19°, su mejor posición como profesional, superó en el tramo final de 2023 a Cerúndolo como N°1 de la región. El chileno de 28 años había empezado la temporada fuera del Top 100, siendo N°152 en el ranking, y terminó por primera vez un año en el Top 20. Jarry ganó 38 de sus 95 partidos oficiales entre el tour y la Copa Davis en 2023 y logró dos de sus tres títulos de ATP, en Santiago, su país, y en Ginebra. Y cumplió también su mejor tarea en un Grand Slam: octavos de final en Roland Garros.

Por su parte, Francisco Cerúndolo llegó a ubicarse 19° en la clasificación internacional y cerró 2023 en el 21° lugar, tras haber cerrado 2022 como 30°. Con 25 años, el argentino logró un título ATP, en Eastbourne, el primero de su país en césped en muchísimo tiempo, y suma dos en el tour, a la vez que arribó a otra final. Sumó esta temporada cinco de sus siete triunfos sobre rivales Top 10 y 39 de las 67 victorias que consiguió en su trayectoria. Y vivió su mejor actuación en Grand Slam: octavos de final en Roland Garros.

Báez, de 22 años, arrancó 2023 siendo 43° en el ranking y está 28°, tras haberse ubicado 27° (su posición más alta). El argentino suma cuatro títulos de nivel ATP y tres los obtuvo este año, ganando todas las finales disputadas, en Córdoba, Kitzbühel y Winston-Salem, éste último su único en cancha dura y no en polvo de ladrillo. De sus 60 éxitos individuales, 31 fueron esta temporada. Y cerró con su mejor tarea en un Grand Slam: la tercera ronda en el US Open.

Etcheverry, de 24 años, había iniciado esta temporada N°79 en el listado mundial y ahora es el 30°, su mejor ubicación. Aún no ganó títulos en el tour mayor, pero en 2023 accedió a sus dos primeras finales, en Santiago y Houston. Consiguió este año 30 de los 34 triunfos que acumula en su carrera profesional. Su gran plus fue ser el mejor latinoamericano en un Grand Slam en singles: trepó a los cuartos de final en Roland Garros.

Mirando hacia atrás, no se daba este registro, de tener a más de tres varones de América Latina a fin de año en el Top 30 desde 2007. Ya en 2008 hubo una marca de gran calidad, con tres Top 15, siendo el argentino Juan Martín del Potro el N°9, su compatriota David Nalbandian el 11° y el chileno Fernández González el N°15.

En 2007, los que finalizaron entre los mejores 30 del rankiing ATP fueron cinco. A saber: González quedó N°7, Nalbandian fue 9° y los siguieron otros tres argentinos, con Guillermo Cañas como 15°, Juan Ignacio Chela siendo 20° y Juan Mónaco el 23°. Por eso, este cierre de 2023 fue muy positivo para la región y hay promesa de más éxitos.