Qué fue de la vida de Hyeon Chung, el primer ganador de las Next-Gen Finals

Hyeon Chung estaba llamado a pelear por todo. Joven, atlético y talentoso. Se convirtió, rápidamente, en la gran promesa del tenis asiático y mundial. El coreano, en 2014, daba sus primeros pasos en el circuito con tan solo 16 años. El ascenso fue meteórico. En su primera temporada, ya ganó un título Challenger. En la siguiente, le agregó cuatro trofeos más a sus vitrinas. El paso hacia el máximo nivel del tenis se dio tan rápido como naturalmente.

Disputo su primer Grand Slam en 2015, se metió cómodamente entre las 100 mejores raquetas del mundo y se ganó el premio de la ATP al “jugador más mejorado del año” luego de ascender más de 120 puestos durante la temporada. En 2016 no pudo competir demasiado por algunas molestias físicas, pero en 2017 se recuperó y de qué manera. Siguió ganando títulos Challenger pero también dio cimbronazos a nivel ATP. Chung era el rival que todo oponente quería evitar. Para coronar otra gran temporada, ganó la primera edición de las Next Gen ATP Finals tras derrotar a Andrey Rublev en la definición.

El 2018 comenzaba de manera inmejorable. En el Abierto de Australia, daba el mayor golpe de su vida tenística tras derrotar Novak Djokovic en los octavos de final (a día de hoy, es el último jugador en haberle ganado al serbio en ese certamen). Terminó cediendo en semifinales, pero la promesa de un gran jugador ya era realidad. Top 20 en el ranking y con solo cosas buenas por venir.

Sin embargo, el ascenso fue tan rápido como la caída. ¿Los motivos? Las malditas lesiones. La espalda, desde ese mismo año, no lo dejó en paz. Semana tras semana, mes tras mes, año tras año. Cirugía de por medio y todo tipo de tratamientos que no daban resultado.

Así fue como, tras un intento tumultuoso de volver al circuito en 2019, jugó su último partido oficial el 29 de septiembre de 2020... hasta que llegó el 2023. Más de dos años parado (con la pandemia de por medio) y sin muchas novedades sobre aquella joven estrella.

El 26 de abril de este año volvió a competir. Fue invitado al Challenger de Seúl y no pudo ante Jordan Thompson. Otra invitación le valió para un certamen en Busan, también en Corea, y con mismo resultado.

“Me gustaría darme todo el mérito del mundo por finalizar el partido sin ninguna molestia o lesión, y por último y no menos importante, por haberlo dado todo hasta el último punto", dijo tras su retorno a las canchas.

Posteriormente compitió en la gira sobre césped en los Challenger de Surbiton, Nottingham e Ilkley , pero con resultados negativos en los tres torneos. Fueron sendas caídas ante Andy Murray, Nuno Borges y Jesper de Jong respectivamente. Su última presentación en singles se dio en la qualy de Wimbledon, evento en el cual solo ganó el primer partido (vs. Dimitar Kuzmanov) para luego retirarse del partido frente a Enzo Couacaud tras un 6-1 y 2-0 en contra a causa de una nueva lesión.

Los problemas físicos continuaron atentando contra la carrera del surcoreano, que actualmente tiene 27 años y tan solo goza de ocho puntos ATP, lo que lo ubica en la posición 1092 del ranking mundial. Sin embargo, tras aquella lesión en Wimbledon, no se supo nada más de quien supo ser una de las jóvenes revelaciones del tenis en la última década.