Los jugadores argentinos que participaron del Draft y los que jugaron en la NBA

ESPN.com

Comienza una nueva temporada de la NBA y es momento de hacer un repaso exhaustivo sobre todos los argentinos que pasaron por el Draft, los que alcanzaron a ver minutos en la mejor liga del mundo y los que estuvieron al filo de pertenecer a la elite pero quedaron fuera.

El último pasajero albiceleste en la mejor liga del mundo fue el alero cordobés Leandro Bolmaro (11/9/2000), seleccionado por los New York Knicks en el puesto 23 de primera ronda del sorteo universitario, convirtiéndose así en la elección más alta de la historia del básquetbol argentino.

Casi de inmediato, Bolmaro fue transferido a los Minnesota Timberwolves, franquicia en la que Pablo Prigioni, su compatriota, es asistente técnico.

Tras un año en Barcelona, y luego de participar con la Selección Argentina en los Juegos Olímpicos de Tokio 2021, pagó su cláusula de salida en Barcelona para participar en la edición 2021-22 de la NBA, que comenzará en el mes de octubre.

Además de Bolmaro, Facundo Campazzo tendrá su segunda experiencia con Denver Nuggets al igual que Gabriel Deck, quien vestirá el uniforme de Oklahoma City Thunder.

Ahora bien, ¿qué argentinos participaron efectivamente en la NBA sin pasar por el Draft, quienes llegaron a la competencia elección mediante y quiénes fueron drafteados pero nunca jugaron? A continuación, la lista completa. Pasen y vean.

JORGE GONZÁLEZ

Temporada: 1988.

Franquicia debut: No.

Draft: Atlanta Hawks (puesto 54 de la tercera ronda).

El gigante de 2.32 metros fue el primer argentino en ser drafteado en la NBA, pero finalmente nunca jugó en la mejor liga del mundo. Atlanta envió un plan de alimentación a Jorge que no pudo cumplir en tiempo y forma, y el sueño argentino se hizo añicos. González tuvo pasos por Gimnasia y Esgrima de La Plata pero se lo recuerda mucho más por su rendimiento en Sport Club de Cañada de Gómez. Su vida es una vida de película, tan es así que participó en programas televisivos como Baywatch, Hércules in the Underworld y Thunder in Paradise. Fue jugador de la Selección Argentina de básquetbol en la década de los '80s y seducido por Ted Turner cambió de disciplina para erigirse en luchador en la World Championship Wrestling entre 1989 y 1992, convirtiéndose así en el púgil más alto de la historia. En 1993 arribó a la World Wrestling Federation (WWF) y luego, entre 1994 y 1995, participó de la New Japan Pro Wrestling (1994–1995), retirándose tras sufrir un coma diabético. Murió en bancarrota y en la más absoluta soledad el 22 de septiembre de 2010, a los 44 años, en San Martín.


HERNÁN MONTENEGRO

Temporada: 1988.

Franquicia debut: No.

Draft: Philadelphia 76ers (puesto 57 de la tercera ronda).

Con 2.08 metros, Hernán Montenegro siempre fue una joya para ver. En aquellos años, el jugador por excelencia por quien pagar una entrada. Con un magnetismo especial y un carisma único. el interno bahiense fue, desde sus comienzos, un talento fantástico, anticipado a la NBA moderna, capaz de hacer un trabajo multiposición hoy envidiado por muchos entrenadores del planeta. Pero claro, los años 80 eran otra cosa y el básquetbol internacional no era lo que es hoy. A eso debemos sumar que Montenegro, más allá de sus incuestionables aptitudes físicas, siempre fue un alma libre imposible de dominar. Elegido por los Sixers en el puesto 57 del histórico draft de 1988, Montenegro tuvo serias chances tras su paso por Louisiana State University (LSU), donde jugó algunos partidos en la NCAA. ¿Por qué no llegó a la mejor liga del mundo? Se le atribuye una razón económica a aquella decisión: hubo diferencias entre lo pretendido y lo ofrecido, no aceptó un contrato no garantido y finalmente recaló en el básquetbol italiano para jugar en el Annabella Pavia.


MARCELO NICOLA

Temporada: 1993.

Franquicia debut: No.

Draft: Houston Rockets (puesto 50 de la segunda ronda).

La elegancia hecha jugador: con 2.07 metros de altura, Nicola, nacido en Rafaela, tenía la ductilidad de un armador y el lanzamiento de un escolta adiestrado. Un alero fino que estuvo a centímetros de la mejor liga del mundo en una época en la que Michael Jordan destrozaba todo lo que tenía a su alrededor con Chicago Bulls. Nicola, elegido por los Rockets en la cita llevada a cabo en Auburn Hills, Michigan, nunca llegó a jugar en la mejor liga del mundo. Sus derechos fueron traspasados a Portland Trail Blazers en 1995, pero para ese entonces su llegada a la NBA estaba fuera de alcance. Nicola fue una verdadera estrella del básquetbol europeo y brilló con camisetas "pesadas":Tau Cerámica, Barcelona, Panathinaikos y Benetton Treviso. Con Argentina participó de todos los procesos desde que era cadete, sobresaliendo su presencia estelar en los Mundiales de Toronto 1994 y Grecia 1998, donde compartió equipo con jóvenes como Manu Ginóbili y Fabricio Oberto. También tuvo participación en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996.


EMANUEL GINÓBILI

Temporada: 1999.

Franquicia debut: San Antonio Spurs.

Draft: San Antonio Spurs (puesto 57 de la segunda ronda).

Este fue uno de los robos más grandes de la historia del Draft. Sí, Ginóbili ni siquiera fue primera ronda y estuvo cerca de no ser elegido, y su pick 57 hoy se ve casi como una falta de respeto. Pero hay que ser francos: en ese entonces, Manu aún era un desconocido para la mayoría, pero no para R.C. Buford que lo vio brillar en el Mundial U22 en Melbourne, Australia. Para cuando fue seleccionado por San Antonio Spurs en 1999, Ginóbili ya había participado del Mundial de Grecia 1998 y brillaba en su segunda temporada en Reggio Calabria. Su historia, en 2020, ya es demasiado conocida: se quedó en el básquetbol europeo, emigró a Kinder Bolonia tras su paso por Reggio Calabria y allí ganó la Euroliga -entre otras cosas- y emergió como MVP. Fue, además, responsable primario de la primera derrota de Estados Unidos en el básquetbol internacional ante Argentina en 2002 y para cuando llegó a la NBA, en 2003, ya era una estrella del básquetbol mundial. Un año más tarde, era campeón olímpico con Argentina en Atenas. Jugó 16 temporadas en la mejor liga del mundo, ganó cuatro títulos y fue All-Star entre otros méritos increíbles. Fue tan grande lo de Ginóbili que hoy su camiseta cuelga del techo junto a la de las máximas figuras de la historia de los Spurs. Aunque suene como obviedad, hay que decirlo: en poco tiempo formará parte del Salón de la Fama de la NBA, galardón que enaltece sólo a leyendas inmortales.


JUAN IGNACIO SÁNCHEZ

Temporada: 2000

Franquicia debut: Philadelphia 76ers.

Draft: No.

El base bahiense fue, por minutos respecto a Rubén Wolkowyski, el primer argentino en jugar en la NBA. Tras cuatro años en la Universidad de Temple a las órdenes de John Chaney, no fue elegido en el Draft de ese año. Tras rechazar una cuantiosa oferta del Olimpia Milano, el cerebro argentino sorteó una serie de pruebas de la franquicia de Philadelphia para finalmente formar parte del plantel definitivo de Larry Brown. La historia de la llegada de Pepe a la mejor liga de mundo es una historia de sacrificio: el entrenador, maestro de la defensa en la mejor liga del mundo, consideró su trabajo sin el balón como un factor para elegirlo. Recordemos que Sánchez, meses atrás, había sido elegido el mejor defensor de la Conferencia Atlantic 10 en la temporada 1999/2000. Maestro de los tiempos, Pepe sumaría más experiencias en la NBA con Golden State Warriors y Detroit Pistons, brillaría en el viejo continente y sería, entre otros méritos, campeón olimpico con Argentina en 2004, convirtiéndose así en uno de los mejores bases de la historia albiceleste.


RUBÉN WOLKOWYSKI

Temporada: 2000

Franquicia debut: Seattle Supersonics.

Draft: No.

Cuenta la leyenda que el Colo le cortó el teléfono a los enviados NBA en su primer contacto. Había pasado muy poco tiempo del título de Liga Nacional con Estudiantes de Olavarría en la final ante Atenas de Córdoba, en el que había ganado el MVP indiscutido, estaba en el Río Paraná con su hermano y unos amigos en una jornada de pesca, y cuando sonó el teléfono pensó que era una broma. Pero no lo era: su talento había cautivado a los scouts de la mejor liga del mundo y jugaría para los Seattle Supersonics en el presente inmediato. Corría el año 2000 cuando se sumó a los entrenamientos de verano, conformó al cuerpo técnico y debutó ante Vancouver Grizzlies el 31 de octubre con derrota por 94-88. Su paso por Seattle fue breve, pero regresó luego a la NBA para jugar en los míticos Boston Celtics. En Europa, de todos modos, tuvo una gran trayectoria: vistió las camisetas de Tau Cerámica, Olympiakos, CSKA Moscú y Khimki de Rusia. En la Selección Argentina, formó parte de la Generación Dorada campeona olímpica en Atenas 2004 siendo todo un emblema. Tras regresar a Argentina, jugó en La Unión de Formosa, Sarmiento de Resistencia y se retiró con la camiseta de Quilmes.


FEDERICO KAMMERICHS

Temporada: 2002.

Franquicia debut: No.

Draft: Portland Trail Blazers (puesto 51 de la segunda ronda).

Federico Kammerichs, o el alero espigado del bigote llamativo. Nacido en Goya pero formado profesionalmente en la cantera de Ferrocarril Oeste, Kammerichs emigró a Pamesa Valencia en 2001, jugó a préstamo en Ourense y se presentó al Draft NBA en 2002, cita en la que fue seleccionado con el puesto 51 por los Portland Trail Blazers, pero nunca llegó a jugar en la NBA. Sumergido debajo de una camada de jugadores argentinos de primera línea, Kammerichs no formó parte de la Generación Dorada que ganó el título en Atenas 2004, pero sí fue bronce en Beijing 2008 y formó parte del equipo nacional que jugó los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Tras sus pasos por Valencia, Akasvayu Girona, Bruesa GBC y Murcia, regresó a Argentina para finalizar su carrera en Regatas Corrientes. Tranquilo, amigable, divertido, Kammerichs se ganó el afecto de todo el ambiente del básquetbol albiceleste por su contenido, que fue mucho, pero mucho más por su forma.


LUIS SCOLA

Temporada: 2002.

Franquicia debut: Houston Rockets.

Draft: San Antonio Spurs (puesto 56 de la segunda ronda).

Con el diario del lunes, se podría decir que los Spurs perdieron a Scola a manos de los Houston Rockets cuando cedieron sus derechos en 2007. Luifa, uno de los mejores jugadores de la historia del básquetbol FIBA y quizás el más trascendental del básquetbol argentino a nivel selecciones, pasó un lustro en Europa antes de recalar en el mejor básquetbol del mundo. Formado en la cantera de Ferrocarril Oeste, y con primera experiencia en Europa con la camiseta del Gijón, Scola se erigió en leyenda del Saski Baskonia ganando Liga ACB en 2002, tres Copa del Rey en 2002, 2004, 2006 y tres Supercopas de España en 2005, 2006, 2007. No hay número que sirva para explicar la importancia que ha tenido Scola para el básquetbol mundial: quizás su apartado decisivo haya sido la vigencia, demostrada en el pasado Mundial de China 2019 y hoy con la camiseta del Pallacanestro Varese de Italia. Símbolo único de la Generación Dorada, campeón olímpico en 2004 y subcampeón mundial en 2002, Luifa jugó diez temporadas en la NBA: Houston Rockets (2007-2012), Phoenix Suns (2012-2013), Indiana Pacers (2013-2015), Toronto Raptors (2015-2016) y Brooklyn Nets (2016-2017).


CARLOS DELFINO

Temporada: 2003.

Franquicia debut: Detroit Pistons.

Draft: Detroit Pistons (puesto 25 de la primera ronda).

En el surrealista Draft de 2003, que incluyó nombres de la talla de LeBron James, Carmelo Anthony, Dwyane Wade y Chris Bosh, surgió el nombre de Carlos Delfino en el puesto 25. Antes, Detroit había efectuado uno de los fiascos más importantes de la historia de las selecciones tras quedarse, detrás de James, con el gigante serbio Darko Milicic en el puesto 2. El alero santafesino llegó a la NBA siendo el primer jugador drafteado en Primera Ronda de su país. Con solo 18 años, ya era una de las mejores promesas del básquetbol europeo de ese entonces, y su crecimiento fue tan grande en Skipper Bologna que brilló, a base de confianza, tanto en Lega como en Euroliga. Delfino arribó a Detroit un año después de su pick y de la llegada de Manu Ginóbili, luego de que la franquicia en ese entonces dirigida por Larry Brown alcanzase el anillo de campeón frente a Los Angeles Lakers de Phil Jackson y compañía. La promesa santafesina llegó luego del oro olímpico en Atenas 2004 y jugó diez años en la mejor liga del mundo, tras sus pasos por Pistons (2004-2007), Toronto Raptors (2007-2008), Milwaukee Bucks (2009-2012) y Houston Rockets (2012-2013). Su mejor período lo tuvo en los Bucks, tras el paso de un año por el Khimki ruso (2008-09). Jugador elegante, de técnica perfecta, Delfino se erige en uno de los más grandes talentos que dio el básquetbol argentino en toda su historia. Además del oro olímpico en Atenas, fue clave en el bronce de Beijing 2008 y en el cuarto puesto en Londres 2012, entre otros torneos de selecciones de gran relevancia.


ANDRÉS NOCIONI

Temporada: 2004.

Franquicia debut: Chicago Bulls.

Draft: No.

El corazón de la Generación Dorada llegó a la NBA como agente libre -no fue drafteado en 2001- y lo hizo luego del oro olímpico en Atenas 2004. De inmediato, en pocos partidos, y merced a su carácter, versatilidad, defensa y actitud, se convirtió en referente de Chicago Bulls, la franquicia NBA que había llevado a la gloria Michael Jordan en la década del '90. El Chapu, que había arribado a la Liga ACB en 1999 tras sus orígenes en Independiente de Pico y Olimpia de Venado Tuerto, empezó en Baskonia como un potrillo indomable y tuvo su graduación en el equipo de Vitoria en el periplo comprendido entre 2001 y 2004. Puede gustar o no gustar, pero nadie puede ser indiferente a Nocioni: en la NBA brilló en Chicago entre 2004 y 2009, luego fue cambiado a Sacramento Kings para 2009-10 y finalizó su carrera en el básquetbol estadounidense con su paso por Philadelphia 76ers entre 2010 y 2012. Más allá de que se retiró con laureles con sus últimos tres años en Real Madrid, tras un regreso de dos temporadas para jugar en el básquetbol español en Laboral Kutxa Baskonia, su paso por la NBA fue de crecimiento y evolución constante. En la Selección Argentina, Nocioni se erigió en el alma dentro del alma. Un jugador especial, que siempre estuvo por encima de lo esperado y que logró con su carácter especial, alcanzar metas que parecían de antemano imposibles.


FABRICIO OBERTO

Temporada: 2005.

Franquicia debut: San Antonio Spurs.

Draft: No.

Para cuando llegó Oberto a la NBA para ser compañero de Manu Ginóbili en San Antonio Spurs, no había ningún aficionado del mundo que no supiese de quien se trataba. Ya había pasado la hazaña en Indianápolis 2002, el oro de Atenas 2004, y Fabricio ya había demostrado toda su calidad en el básquetbol europeo. El interno de Las Varillas, formado en la cantera de Atenas de Córdoba, tuvo su despegue en el viejo continente en Panathinaikos de Grecia y alcanzó su plenitud en el básquetbol español, primero en el Tau Cerámica entre 1999 y 2002, y luego en Pamesa Valencia entre 2002 y 2005. En la NBA, Oberto, que llegaba como un ala-pivote clásico de excelentes movimientos, se transformó en un centro duro, capaz de llevar a cabo el trabajo sucio del equipo y ser siempre rueda de auxilio de Gregg Popovich las veces que lo necesitó. Profesional modelo, Oberto alcanzó un anillo de campeón en 2007 con San Antonio, franquicia en la que jugó hasta 2009, y cerró su participación en el básquetbol estadounidense con pasos por Washington Wizards y Portland Trail Blazers, donde se retiró en 2010 a causa de una arritmia cardíaca. Tuvo un breve regreso en la Liga Nacional de Argentina con Atenas de Córdoba, pero luego se retiró y no volvió a jugar, dejando tras de sí una carrera brillante que lo coloca como uno de los más grandes jugadores de la historia de su país.


WALTER HERRMANN

Temporada: 2006.

Franquicia debut: Charlotte Bobcats.

Draft: No.

Antes de que el mundo se deslumbre con las manos de Kawhi Leonard, fueron las manos de Walter Herrmann las que hicieron la diferencia. Llegó a la NBA sin pasar por el Draft y con una carrera brillante en Europa: tras formarse en Olimpia de Venado Tuerto y Atenas en el básquetbol argentino, encontró su plenitud en Baloncesto Fuenlabrada (2002-2003) y Unicaja Málaga (2003-2006). Fue pieza fundamental para que Argentina logre la medalla de oro en los Juegos Olímpicos 2004 y su carrera en la NBA fue irregular. Tuvo un inicio de lujo en una franquicia sin demasiado vuelo como Charlotte Bobcats en la temporada 2006-07, y luego, en los dos años que estuvo en Detroit Pistons (2007-08 y 2008-09) vio decrecer su protagonismo, sus minutos, y tomó la decisión de dejar la NBA. Llegó con buen cartel al básquetbol estadounidense y tuvo sus picos de rendimiento, pero lo mejor de Walter siempre estará en el viejo continente. Regresó a Caja Laboral entre 2009 y 2011, y ya luego volvió al básquetbol sudamericano, donde jugó en Atenas, Flamengo, San Lorenzo y Obras, entre otros, antes de retirarse.


PABLO PRIGIONI

Temporada: 2012.

Franquicia debut: New York Knicks.

Draft: No.

El novato más veterano de la historia: Prigioni, leyenda del Tau Cerámica y propietario del pick and roll más desgastante de la historia junto a Luis Scola, llegó a la NBA a los 35 años de edad. Y vaya si lo hizo bien: empezó su trayectoria en los Knicks emtre 2012 y 2015, jugó en Houston Rockets también en 2015 y luego fue transferido a Los Angeles Clippers para cerrar su carrera NBA en 2016. Prigioni mostró, en este lapso, todo lo que construyó en su carrera: manejo de balón, control de ritmo, defensa asfixiante y por sobre todas las cosas profesionalismo. Heredero del puesto de base en la Selección Argentina de Pepe Sánchez, Prigioni edificó un trayectoria notable, cargada de éxitos y reconocimientos a lo largo y ancho del planeta. Cerró su carrera en el Saski Baskonia, club en el que luego tuvo su primera experiencia como coach. Hoy es asistente técnico en Minnesota Timberwolves. Un histórico del básquetbol sudamericano sin fisuras.


JUAN PABLO VAULET

Temporada: 2015

Franquicia debut: No.

Draft: Charlotte Hornets (puesto 39 de la segunda ronda)

El alero cordobés llegó al Draft tras una explosiva etapa en Bahía Basket, la franquicia conducida por Pepe Sánchez. Vaulet fue transferido en la misma noche de Draft a Brooklyn Nets a cambio de dos picks de segunda ronda, pero nunca llegó a debutar en la Liga estadounidense. Tras dejar Bahía Basket, se sumó a las filas de Peñarol de Mar del Plata y dio el salto a la ACB de España, para jugar en el BAXI Manresa, equipo en el que continúa hoy, con 24 años de edad. Vaulet es un alero muy atlético, de gran despegue. Si bien no es una pieza fija en la Selección Argentina, es considerado como una alternativa más que valiosa en el puesto.


NICOLÁS LAPROVITTOLA

Temporada: 2016.

Franquicia debut: San Antonio Spurs.

Draft: No.

Laprovittola jugó solo 18 partidos en San Antonio, pero se ganó su lugar en el plantel texano tras convencer a Gregg Popovich en la pretemporada. Fue un paso fugaz, pero que le permitió al base de Lanús dar un paso más que importante en su carrera. Una evolución física, técnica y mental. Luego de jugar en los Spurs, Lapro vistió la camiseta del Baskonia, la del Zenit y fue MVP de la Liga Endesa con Joventut de Badalona en 2018-19. Fue traspasado a Real Madrid y hoy defiende los colores de su archirrival, el Barcelona. Fija en la Selección Argentina, fue clave en el subcampeonato mundial en China 2019 e integró el equipo que participó de los Juegos Olímpicos de Tokio 2021. Un base creativo, anotador y con buen manejo de tiempos. Forma parte de la nueva camada de talentos del básquetbol albiceleste.


NICOLÁS BRUSSINO

Temporada: 2017.

Franquicia debut: Dallas Mavericks.

Draft: No.

Uno de los arribos más sorpresivos de un jugador argentino a la NBA. Brussino, nacido en Cañada de Gómez, dio el salto directo desde Peñarol de Mar del Plata a Dallas Mavericks. Ni Draft, ni paso por Europa: del Milrayitas a las oficinas de Mark Cuban, sin escalas. Firmó por tres años y el mínimo salarial con el equipo texano, para convertirse en el décimo argentino en jugar en la NBA. Tuvo participación en el primer año pero luego fue canjeado a Atlanta Hawks, donde perdió protagonismo y terminó emigrando de la NBA. Un escolta de buena estatura y capacidad para tirar a pie firme. Jugó en Liga Endesa en Herbalife Gran Canaria (2018), club al que regresó en la actualidad para la temporada 2021-22. También tuvo pasos por Iberostar Tenerife (2018-2019) y Basket Zaragoza (2019-2021).


PATRICIO GARINO

Temporada: 2017.

Franquicia debut: Orlando Magic.

Draft: No.

Tras su formación en la George Washington University, Garino, perro de presa defensivo, nacido en Mar del Plata, tuvo su chance NBA. No participó del Draft 2016, pero sin embargo realizó pruebas con Boston, Memphis, Orlando y Sacramento, y finalmente fue invitado a jugar la Liga de Verano con el Magic. Participó con los Austin Spurs en la D-League y finalmente tuvo su debut en la NBA con Orlando, donde jugó cinco partidos con la franquicia de Florida. Tras dejar la NBA, fichó por Saski Baskonia, donde jugó de 2017 a 2020, pasó por el Zalgiris Kaunas de Lituania y hoy juega para JSF Nanterre de Francia. Es una pieza fija de la Selección Argentina actual, y fue muy importante en el subcampeonato en el Mundial de China 2019.


FACUNDO CAMPAZZO

Temporada: 2020-Actualidad

Franquicia debut: Denver Nuggets.

Draft: No.

Tras una primera temporada que fue furor en Argentina, el base de la Selección Argentina, nuevo líder nacional tras el retiro de Luis Scola, irá por su asentamiento en la NBA. Llegó procedente de Real Madrid tras ser uno de los mejores bases de Europa, sin ser drafteado ni scouteado en sus años juveniles, y promedió 6.1 puntos, 2.1 rebotes y 3.6 asistencias en 65 partidos disputados con Denver en la temporada 2020-21. Si bien tuvo destellos de categoría en su experiencia como Rookie, aún necesita soltarse un poco más para ser la versión explosiva, creativa e ingeniosa que le vimos en la Liga Endesa y al frente del seleccionado argentino. Su defensa ya es una marca registrada de su juego, lo mismo que su carácter, pero aún tiene que crecer en la posición híbrida entre escolta y base, sobre todo cuando no tiene el balón en sus manos. Una deuda pendiente para él en la NBA es el tiro de tres puntos: necesita ser más consistente para su posición. Está en curva evolutiva y aún estamos lejos de conocer su techo.


GABRIEL DECK

Temporada: 2020-Actualidad

Franquicia debut: Oklahoma City Thunder

Draft: No.

En los pocos partidos que tuvo con el Thunder, un equipo que. para cuando llegó Tortuga en abril. ya era de lotería de Draft, mostró su talento para defender, atacar en ofensiva estacionada y correr la cancha. En la preparación rumbo a los Juegos Olímpicos de Tokio contrajo COVID-19 y no alcanzó a estar nunca recuperado para la máxima cita de selecciones. Si bien el contrato que firmó Deck en abril se extiende por dos temporadas más, no está plenamente garantizado, hecho que ocurriría si no es quitado del equipo antes del 10 de enero de 2022. El alero santiagueño se encuentra en Oklahoma realizando la pretemporada a las órdenes del joven coach Mark Daigneault. Las chances de quedarse en la NBA están intactas, pero dependerán, ahora sí, de competencia seria que se dará a partir de octubre.


LEANDRO BOLMARO

Temporada: 2021

Franquicia debut: Minnesota Timberwolves (Aún no debutó)

Draft: New York Knicks (puesto 23 de la primera ronda)

6.4 puntos, 1.8 asistencias, 1.5 rebotes y 15 minutos de promedio por aparición en la última temporada de Liga Endesa. El escolta de Las Varillas jugó 33 partidos con la camiseta azulgrana en el torneo doméstico y 30 en Euroliga. Con la Selección Argentina, participó de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, algo que no había podido cumplir en el Mundial de China 2019. El mejor pick de Draft de Argentina en toda su historia jugará finalmente en Minnesota Timberwolves tras pedido expreso de la franquicia. Tendrá a su compatriota Pablo Prigioni como asistente técnico. Bolmaro es atlético, creativo, intuitivo y talentoso, pero aún necesita crecer mucho para provocar un impacto en la NBA. Será, noche a noche, el mismo objetivo: aprender y asentarse. Tiempo al tiempo, la primera gran meta ya está cumplida.