NBA enumera los protocolos de seguridad de COVID-19 para la temporada 2020-21

play
Una hermandad construida dentro de la burbuja de la NBA (3:16)

El jugador de los 76ers, Matisse Thybulle, narra las experiencias y amistades construidas y forjadas dentro de la burbuja de Orlando. (3:16)

De cara a la apertura de los campos de entrenamiento de la NBA la próxima semana, la liga compiló un protocolo integral de salud y seguridad para la temporada 2020-21 de la NBA y lo envió a sus equipos.

El documento, que fue obtenido por ESPN, tiene 134 páginas y es similar al que creó la liga para regir todo lo que sucedió dentro de la burbuja que creó en el Walt Disney World Resort en Orlando, Florida, este verano.

Esta vez, sin embargo, la liga intentará combatir el coronavirus sin el beneficio de estar dentro de una burbuja donde se pudo sellar con éxito fuera del mundo exterior.

Y, como en ese documento, la liga ha construido un sistema de reglas sobre lo que sucederá cuando alguien dé positivo por COVID-19. Bajo tal escenario, hay dos caminos potenciales para regresar: una resolución "basada en el tiempo" y una resolución "basada en pruebas".

Según la resolución basada en el tiempo, la persona infectada tendría que haber pasado al menos 10 días desde la fecha de su primera prueba positiva o el inicio de cualquier síntoma, si ha tenido alguno; haber pasado al menos 24 horas desde que la fiebre desapareció sin usar ningún medicamento; y la mejoría de otros síntomas, al tiempo que se señala específicamente que no se espera que la pérdida del gusto u olfato por sí sola evite que alguien abandone el aislamiento.

Según la resolución basada en pruebas, la persona debe presentar al menos dos pruebas negativas consecutivas de PCR de muestras tomadas con al menos 24 horas de diferencia.

De cualquier manera, cualquier jugador que se determine que tiene un nuevo caso positivo de pruebas, ya sea que tenga síntomas o no, no podrá participar en ningún entrenamiento físico durante al menos 10 días a partir de la prueba positiva o la resolución de síntomas, si tiene alguno.

Una vez que un jugador ha esperado ese mínimo de 10 días, debe pasar dos días ejercitándose por sí mismo, sin interactuar con nadie ni participando en ninguna actividad del equipo, usando una máscara en todo momento cuando esté en la instalación, ya sea que esté haciendo ejercicio o no, y debe participar en un examen cardíaco. Por lo tanto, cualquier jugador que dé positivo tendrá que perderse un mínimo de 12 días antes de poder volver a jugar.

Cualquier jugador que haya tenido un caso severo de COVID-19, o que haya sido hospitalizado en algún momento, deberá ser observado durante al menos tres días completos antes de que pueda ser autorizado para volver a jugar.

Cuando alguien da positivo por coronavirus, los equipos deben seguir una variedad de pasos, que incluyen: informar el resultado positivo a las autoridades locales; rastrear todos los contactos cercanos; limpiar y desinfectar cualquier espacio controlado por el equipo o su arena donde haya estado la persona que dio positivo desde su última prueba negativa; e instalar un alojamiento de aislamiento para la persona con la prueba positiva.

Por lo general, los equipos no pueden pagar la vivienda de sus jugadores, ya que se ve como una forma de eludir el tope salarial de la liga. Sin embargo, en esta situación única, la liga ha renunciado a eso para permitir que los equipos puedan pagar el alojamiento de aislamiento para cualquier jugador que dé positivo.

En cuanto a la posibilidad de suspender la temporada, como la NBA hizo en marzo, la liga no indica qué desencadenaría tal decisión para que vuelva a ocurrir. En cambio, todo lo que dice es que, "La ocurrencia de casos independientes o un número pequeño o anticipado de casos de COVID-19 no requerirá una decisión para suspender o cancelar la temporada 2020-21".

El documento dice que está diseñado para "promover estrategias de prevención y mitigación para reducir la exposición y la transmisión del coronavirus", pero que es probable que algunos jugadores y personal contraigan el virus.

A medida que la liga se enfrenta a la realidad de los equipos que tienen que atravesar el país para intentar completar la temporada regular de 72 juegos y los playoffs posteriores, ha impuesto un límite de 45 personas para el grupo de viaje de cualquier equipo, incluyendo hasta 17 jugadores. El protocolo establece que, "como en el mercado de su equipo, los miembros del grupo de viaje seguirán obligados a minimizar los riesgos para controlar su salud y mejorar la de todas las personas involucradas en la temporada 2020-21".

También dice que en una fecha posterior se proporcionará más información sobre lo que se les permitirá hacer a los grupos de viaje en la carretera.

La pretemporada de la NBA comienza el viernes 11 de diciembre.