De medallista olímpico a jugador de cuadro en MLB: cómo el velocista Eddy Alvarez llegó al Circo Grande

Para Eddy Alvarez, los sueños, en plural, se hacen realidad. Seis años después de ganar una medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Sochi, el nativo de Miami de 30 años hizo su debut en las Grandes Ligas para el equipo de su ciudad natal. Michael Reaves/Getty Images

A raíz del brote de COVID-19 que dejó fuera a 18 jugadores y dos entrenadores, los Miami Marlins se vieron obligados a realizar una cantidad sin precedentes de movimientos en el roster esta semana. Pero quizás ninguna llamada del escuadrón rotativo de jugadores fue más improbable o intrigante que Eddy Álvarez, un novato de 30 años que ha pasado la mayor parte de la última década, la mayor parte de su vida, de hecho, practicando un deporte completamente diferente.

Álvarez hizo su debut en Grandes Ligas el miércoles, como titular en los dos partidos de una doble cartelera contra los Baltimore Orioles, uno en segunda base y el otro en tercera. Se fue de 5-0 esa noche y todavía está buscando su primer hit de Grandes Ligas. Pero Álvarez no es ajeno a la presión o al desempeño en el escenario más importante de un deporte.

En 2014, Álvarez ganó una medalla de plata olímpica en patinaje de velocidad en pista corta en Sochi. No solo es el primer patinador de velocidad olímpico en llegar a las mayores (Lee Mazzilli ganó ocho campeonatos nacionales juveniles de patinaje de velocidad, pero nunca llegó a los Juegos Olímpicos), es el primer atleta de los Juegos Olímpicos de Invierno en hacerlo. El último atleta olímpico de cualquier tipo que no participó en los Juegos y jugó en las mayores fue Jim Thorpe hace un siglo.

Como admite Álvarez, el patinaje de velocidad en pista corta y el béisbol no tienen mucho en común. "Además de girar a la izquierda, no creo que haya mucha similitud", dijo Álvarez, quien tiene los anillos olímpicos tatuados en el bíceps izquierdo, después de su debut.

El ascenso de Álvarez fue la culminación de un sueño que tramó justo después de ganar esa medalla de plata en Sochi. Cuando se enteró el lunes de que finalmente se dirigía a las Grandes Ligas para jugar en el equipo de su ciudad natal, las primeras personas a las que quiso decirle fueron los principales responsables de ayudarlo a llegar allí: sus padres.

Walter y Mabel Álvarez estuvieron allí en cada paso del camino para su hijo menor, durante seis años y ocho equipos en las ligas menores, cuando dejó el béisbol dos veces, cuando sus rodillas se hincharon con tanto dolor que no podía caminar. Por lo tanto, una llamada telefónica o un mensaje de texto no servirían.

Álvarez condujo la media milla desde su casa hasta la casa donde Walter y Mabel, inmigrantes cubanoamericanos, habían criado a Eddy y a los hermanos Nick y Nicole, y golpearon la ventana.

"Está sucediendo", les dijo a sus padres cuando llegaron a la puerta. "Lo hicimos".

Su padre no entendió lo que quería decir al principio, así que Eddy lo gritó de nuevo. Mabel casi se cae de rodillas.

Su hijo finalmente iba a ser un jugador de Grandes Ligas.


Eddy Alvarez comenzó a abanicar un bate de béisbol antes de aprender a caminar. Pero el día de Navidad de 1994, abrió un regalo de sus padres que cambiaría todas sus vidas: un par de patines en línea.

"Recuerdo que mi mamá me los puso y los amarró", dice Álvarez. "Sin dudarlo, salí disparado por la sala de estar, esquivando los muebles".

Cuando Alvarez no jugaba T-ball organizado, estaba patinando en las pistas al aire libre en Lummus Park en South Beach para divertirse. Mientras aprendía a hacer trucos y sorprender a los espectadores saltando por encima de las cajas, la gente empezó a darse cuenta, gente como Jennifer "Miami Ice" Rodríguez, una compañera nativa de Miami y patinadora en línea que se convirtió en la primera cubanoamericana en competir por el equipo de EE.UU. en los Juegos Olímpicos de Invierno cuando compitió en cuatro eventos de patinaje de velocidad en los Juegos de Nagano de 1998.

Rodríguez, entonces de 22 años, vio que Álvarez siempre parecía estar pisándole los talones mientras practicaba en las pistas en línea. Ella lo conectó con su entrenador, Bob Manning, quien le mostró al atlético niño de 8 años cómo podía aplicar esa energía en el hielo.

"Ella me allanó el camino, en cierto sentido, cuando empezó sobre ruedas", dice Álvarez de Rodríguez, quien ganó dos medallas de bronce en Salt Lake City en 2002. "Así que sabía que, si quería para ser un atleta olímpico, tenía que hacer una transición al hielo".

Walter, un ingeniero que era dueño de una compañía de materiales de concreto, y Mabel comenzaron a caminar con Eddy una hora hacia el norte hasta una pista de hielo en Coral Springs para entrenar cinco días a la semana. Álvarez continuó jugando béisbol los fines de semana. La competencia de patinaje de velocidad era escasa en Florida, así que a medida que su habilidad mejoró, Álvarez comenzó a viajar por todo el país.

Álvarez recuerda la lista de lugares a los que sus padres lo llevaron a las carreras como si fuera un Johnny Cash de patinaje sobre hielo. "Minnesota, Cleveland, Lake Placid, Saratoga", dice. "Lo que sea, he estado en todas partes de EE.UU."

A los 11 años, Eddy "The Jet", como lo bautizaron sus amigos, ganó los campeonatos nacionales de patinaje de velocidad en pista corta, pista larga y en línea en el mismo año.

Cuando llegó a la escuela secundaria, Álvarez se dio cuenta de que podía dedicarse a tiempo completo a un solo deporte, por lo que colgó sus patines y tomó su bate y su guante. En la preparatoria Christopher Columbus de Miami, una potencia nacional que ha producido 26 selecciones en el draft de la MLB y cuatro jugadores en la actualidad en Grandes Ligas, incluido el jardinero de los Diamondbacks de Arizona Jon Jay, comenzó cuatro temporadas en el campo corto y obtuvo una oferta de beca universitaria para jugar béisbol en la Universidad de St. Thomas, un sólido programa de la NAIA donde su hermano Nick, que había sido reclutado por los Los Angeles Dodgers en 2000, fue una estrella.

Pero los Juegos Olímpicos de Invierno de 2010 le llamaban la atención.

"Me encanta el béisbol, pero cuando me gradué de la escuela secundaria, había algo que faltaba en mi vida", dice Álvarez. "Y yo sabía exactamente qué era".


Álvarez creyó que podría encontrarlo en una pista a 2,500 millas al oeste de Miami.

Allí, en el Utah Olympic Oval en Salt Lake City, entrenó con la reconocida entrenadora de patinaje de velocidad Wilma Boomstra y junto a su compañero olímpico J.R. Celski como parte del programa de pista corta del equipo nacional de EE.UU.

Álvarez y Celski, nativo de Washington, habían estado compitiendo entre sí en torneos desde que tenían 6 años. "Nos golpeábamos duro en la pista", dice Álvarez. Se convirtieron en mejores amigos gracias a eso.

Álvarez ganó el oro en el Campeonato Mundial Juvenil de Patinaje de Velocidad en Pista Corta en 2009, pero, obstaculizado por un virus estomacal, terminó séptimo en las pruebas olímpicas de 2010 y no alcanzó la clasificación para los Juegos de Vancouver.

Su sueño olímpico se vio frustrado. El costo físico de entrenar tan duro para volver a estar en forma de patinaje había afectado a Álvarez, que entonces tenía 20 años. Decidió darle otra oportunidad al béisbol, y darle un descanso a sus rodillas después de años de dolor crónico por estar agachado, así que intentó entrar al Salt Lake City Community College.

Solo se necesitaron unos 15 rodados para convencer al entrenador de la SLCC, D.G. Nelson que Álvarez pertenecía a su equipo.

"Vas a ser mi campocorto titular", le dijo.

Álvarez continuó entrenando para ambos deportes, patinando por las mañanas antes de ir a clase y luego practicando con el equipo de béisbol antes de sus cursos nocturnos. Bateó .311 con 46 carreras impulsadas y ganó todos los honores de la conferencia la próxima temporada. Pero le dolían más las rodillas que nunca.

"Pensé que jugar béisbol me daría un descanso de estar en cuclillas todo el día, pero no fue así", dice Alvarez. "Ya no podía soportar el dolor".

Regresó a Miami a principios de 2012 y se sometió a una cirugía para reparar sus dos tendones de la patela. El daño fue peor de lo que pensaba. Los médicos encontraron 12 desgarros distintos y no ofrecieron garantías.

"No podían prometerme que volvería a patinar", dice Álvarez.

Las cirugías lo dejaron completamente inmóvil durante seis semanas. Se quedó con sus padres mientras se rehabilitaba, y su madre le preparó una cama y un orinal en la sala. Mientras yacía allí, se preguntó si había tomado la decisión correcta.

"Fueron las seis semanas más difíciles de mi vida", dice Álvarez, quien pasó el tiempo aprendiendo a tocar la guitarra por sí mismo.

Una vez que recibió autorización para comenzar la rehabilitación, Álvarez supo que le quedaba un poco más de un año para volver a ponerse en forma y hacer una carrera en las pruebas de patinaje de velocidad de EE.UU. en 2014. Así que se esforzó como nunca antes. Regresó a la selección nacional en julio, pero sus rodillas aún estaban demasiado débiles para subir escaleras, y mucho menos permitirle patinar competitivamente. En octubre, pudo volver a ponerse en cuclillas, pero aún le faltaba velocidad. Para diciembre, había vuelto a subir de rango y se había clasificado para el equipo de la Copa Mundial de Estados Unidos. En enero de 2014, se convirtió en el primer patinador cubanoamericano en calificar para los Juegos Olímpicos.

En Sochi, las cosas no salieron según lo planeado para Álvarez. Después de poncharse en tres carreras individuales (se resbaló en las 500, se estrelló en las 1,000 y fue descalificado de las 1,500), Álvarez se redimió en el evento final en el último día de la competencia de pista corta cuando se asoció con su viejo amigo Celski en el cuarteto estadounidense, que terminó segundo detrás de Rusia en el relevo masculino. Álvarez lo había hecho; había ganado una medalla olímpica. Y ya había tomado una decisión: era hora de colgar los patines para siempre y perseguir su otro sueño.


Tres meses después, Álvarez estaba de regreso en un campo de béisbol. Su entrenador universitario había ayudado a organizar una prueba en Arizona para los equipos de las Grandes Ligas, y representantes de ocho de ellos se presentaron, curiosos por ver si sus habilidades de calibre olímpico podían traducirse.

Una de las personas que vieron a Álvarez fildear roletazos y practicar de bateo ese día fue Charles Poe, un entrenador de bateo de la organización de los White Sox. Mientras observaba como Álvarez conectaba líneas desde ambos lados del plato, Poe se dio cuenta de que, incluso oxidado, el joven de 23 años era más hábil, y ciertamente más versátil, que algunos de los jugadores de cuadro de la organización tenía en su sistema.

Poe llamó al entonces asistente del gerente general Buddy Bell y le dijo: "Deberías echarle un vistazo a este tipo".

Los White Sox firmaron a Álvarez con un contrato de ligas menores el 11 de junio. Hizo su debut profesional con el equipo de la liga de novatos de la franquicia nueve días después. Después de 27 juegos, fue ascendido a la Clase A. Pero la vida como jugador de ligas menores resultó ser mucho más difícil de lo que había anticipado.

Como patinador de velocidad, podía determinar el resultado de cada carrera. Cruzas la línea de meta primero y eres el ganador. Pero Álvarez descubrió que en las ligas menores su destino estaba fuera de su control. Las decisiones de los rosters a menudo dependían de quién estaba delante de él en el organigrama de profundidad.

"Como atleta olímpico, estaba en la cima de mi deporte", dice. "Fue difícil pasar de estar en la cima, el pináculo, a comenzar de nuevo".

Primero, tuvo que rehacer su cuerpo. Los patinadores de velocidad tienen el trasero pesado. Los jugadores de béisbol necesitan fuerza en la parte superior del cuerpo para golpear, por lo que Álvarez, de 5 pies y 9 pulgadas, tuvo que aumentar sus brazos y hombros.

Luego tuvo que aprender a aprovechar su velocidad. Su habilidad para acelerar le había servido bien a Álvarez en el hielo, pero a veces lo obstaculizaba en el campo. A menudo iba demasiado fuerte y demasiado rápido a buscar rodados, dice Poe, lo que resultó en 25 errores en 85 juegos durante la primera temporada de Álvarez en la Clase A.

"Solo necesitaba reducir la velocidad", dice Poe. "Sabíamos que iba a estar bien una vez que hiciera eso". A medida que avanzaba en el sistema, cometía menos errores, pasando de 27 errores en 2016 a 14 en 2018.

Incluso después de los ajustes, siguió luchando en el plato. En dos temporadas con los Birmingham Barons, famoso por ser la antigua casa de otro atleta de dos deportes, Michael Jordan, Álvarez conectó para más dobles jugadas (14) que jonrones (10). Consideró brevemente dejar el béisbol para siempre, volver al patinaje de velocidad y hacer una carrera para ir a los Juegos Olímpicos de 2018.

"Siempre me dije a mí mismo que si el béisbol ya no era divertido, lo dejaría", dice Álvarez. "Hubo un momento en el que quería dejarlo y potencialmente volver a patinar. Sabía que podía hacerlo. Entrene para los Juegos Olímpicos de 2014 en menos de un año y medio".

Pero se mantuvo firme. Justo antes de la temporada 2019, los White Sox lo cambiaron a los Marlins. Resultó ser la oportunidad que necesitaba. Bateó .323 con un OPS de .978 la temporada pasada en Triple-A, y causó suficiente impresión dentro de la organización como para ganarse una invitación fuera del roster al entrenamiento de primavera de las Grandes Ligas.

En el campamento, se desempeñó lo suficientemente bien durante las preciosas semanas antes de que la pandemia cerrara el béisbol para llamar la atención del manager de los Marlins, Don Mattingly, quien reconoció el valor y la versatilidad de los bateadores ambidiestros.

"Me sorprendió", dijo Mattingly. "Puede batear. Es zurdo, su swing se ve muy bien. Es diestro, no es fácil de empujar. Puede jugar en todo el campo. Es inteligente, obviamente entrenable y [es] un tipo que será disciplinado y se cuidará bien a sí mismo".

Mientras el béisbol permanecía en el limbo, Álvarez se mantuvo en forma haciendo ejercicio en LOX Performance, un gimnasio en Doral, Florida, del que es copropietario con su hermano.

"Me tomé la cuarentena muy en serio y no me relajé ni un poco", dice Álvarez. El 27 de junio, se enteró de que había sido incluido en el grupo de 60 jugadores de los Marlins, un sistema ampliado de roster/alimentador creado específicamente para la temporada 2020 sin precedentes. Casi gana un trabajo durante el campamento de verano, donde claramente volvió a impresionar a su gerente.

Mattingly, quien ha llevado a los Marlins al mejor porcentaje de victorias en la Liga Nacional, jugó con Deion Sanders y contra Bo Jackson, dos consumados atletas de dos deportes. Ve un atletismo similar en Álvarez.

"Para poder competir al nivel que hizo en los Juegos Olímpicos y luego pasar a otro deporte y hacerlo, es como volver a la [era] de 'Bo Knows'", dijo Mattingly esta semana. "Eddy es como un atleta tipo Bo Jackson".


Álvarez se da cuenta de que podría no haber recibido esta oportunidad si no fuera por el brote del virus. Y que a los 30, quizás no tenga muchas más oportunidades en el béisbol. Así que está saboreando su momento.

"Está bien soñar. Está bien dejarse llevar e ir tras lo que quieres", dijo Álvarez después de su debut. "Soy un verdadero testimonio. Creo firmemente que no soy más atlético que el chico que está a mi lado. Mido 5 pies y 9 pulgadas. Peso 180 libras. No corro más que mucha gente. Está bien."

Pero pronto tendrá preocupaciones más grandes que el béisbol. Su novia, Gaby Pearson, está embarazada de su primer hijo, un niño que nacerá el 23 de agosto, al que planean llamar Jett, un guiño al apodo de patinaje de velocidad de Álvarez. Con más de 120,000 casos confirmados de COVID-19, el condado de Miami-Dade sigue siendo un semillero del coronavirus, por lo que Pearson ha pasado los últimos meses encerrado. Álvarez tuvo que dejarla en Miami cuando voló a Baltimore, por lo que su alegría se ve atenuada por la preocupación. Parte de la razón por la que se abrió un lugar en el roster para Álvarez fue que el jugador de cuadro de los Marlins, Isan Díaz, optó por no jugar en la temporada después de que varios de sus compañeros de equipo dieron positivo.

"Tengo que ser muy cauteloso", dice Álvarez. "No puedo darme el lujo de tomarme un año libre del béisbol. Así que tengo que hacer todo lo posible para asegurarme de estar a salvo, no solo para mí sino para mi familia".

Al menos hasta que sus compañeros de equipo comiencen a regresar de la lista de lesionados de COVID-19, Álvarez seguirá siendo un jugador de Grandes Ligas. Y está más convencido que nunca de que su futuro está en el campo.

El patinaje de velocidad siempre fue un objetivo a corto plazo para él, dice Álvarez, debido a lo breve que suele ser una carrera en el deporte. Ahora está en casa. "Me encanta el béisbol", dice.