Regalado: "Sorprendía el intelecto de Alexis y el deseo de ser guerrillero"

play
Cuando Alexis Argüello quiso ser guerrillero (2:02)

El periodista Tomás Regalado rememora su viaje a la selva nicaragüense (1983), para cubrir la decisión aventurera de Alexis que pretendía incorporarse a la guerrilla. (2:02)

Tomas Regalado es un histórico periodista de Miami, también es un político que ha ocupado cargos importantes en el sur de la Florida y es un testigo de primera línea sobre los acontecimientos que tuvieron a esta ciudad en el centro de la atención pública por más de cuatro décadas. Regalado entrevistó a la mayoría de los presidentes de Estados Unidos en ese período y les ha dado cobertura a los grandes eventos políticos de la región. Entre ellos, las guerras de Centroamérica en los 80’ y sus consecuencias.

Su nombre, precisamente, aparece relacionado de inmediato con Alexis Argüello, cuando es necesario conocer y comprender la cuasi rocambolesca aventura del ‘Flaco Explosivo’ con la guerrilla antisandinista en 1983. Regalado lo acompañó en ese viaje y estuvo presente cuando el boxeador se entrevistó con el líder de esas fuerzas, Edén Pastora (Comandante Cero). La mayoría de las célebres fotografías de Argüello “enfardado” con las ropas de la guerrilla fueron tomadas, precisamente, con la cámara de Regalado.

El viaje a la selva nicaragüense y su testimonio, ya fueron parte de un documental de ESPN Films producido para la pagina 30 for 30, sobre la vida política en el sandinismo y el vínculo con la guerrilla de Alexis Argüello.

DOCUMENTAL DE ESPN: :The Guerrilla Fighter (en inglés)

Cuando recibió a ESPN para la producción de ese documental, Tomas Regalado era alcalde Miami. Esta vez recibió a ESPN Digital y lo hizo en su despacho de Radio y TV Marti, de la cual es su director en el presente. El objetivo de la entrevista fue revivir esa anécdota sobre el "boxeador aspirante a guerrillero", conocer su visión sobre Alexis intelectual y la reflexión que le provocó la muerte del triple campeón mundial, el primero de julio de 2009.

“A Alexis lo conocí en los 80 cuando, yo trabajaba para la (radio) WQBA, a través de Carlos García, un ex ministro de Deportes en Nicaragua, que fue uno de los primeros exiliados y era muy amigo de Argüello”, confesó Regalado. “En esa época yo había hechos muchos viajes a Centroamérica para cubrir el conflicto en la zona norte de Nicaragua”.

El ex alcalde de Miami recordó que su itinerario era siempre el mismo y la posibilidad de acompañar a Alexis rompería esa rutina periodística permitiendo conocer otro lado de la guerra.

“Yo llegaba a Tegucigalpa, me iba a Choluteca, de allí cruzaba la frontera, me recogían los contras y me llevaban a la zona del Comandante ‘380’ donde realizaba los reportajes”, dijo. “Carlos García sabía que yo había estado en la zona norte y también sabía de mi deseo de ir al sur, a la región fronteriza con Costa Rica donde estaba la guerrilla que comandaba Edén Pastora”

A raíz de ese interés, García fue el nexo para que Regalado se involucrara en el viaje de Argüello. “Tenemos un viaje, Alexis quiere ir y, además, quiere ser guerrillero’, me dijo García y de esa manera me involucré en esa aventura.

Como está ampliamente documentado en la biografía del triple campeón nicaragüense, este episodio de su vida ocurrió a finales de 1983, menos de tres meses después de su segunda derrota ante Aaron Pryor en Las Vegas, lo que por sí solo parece definir que la decisión de Alexis, de ser guerrillero, posiblemente, pudo ser una respuesta emocional a la depresión que le provocó esa segunda derrota.

Sin embargo, Regalado discrepa con esa posibilidad y asegura que en ningún momento lo percibió dolorido, deprimido o que diera alguna señal de que no lograba superar esas dos derrotas.

Tomás Regalado, según su relato, era el único periodista presente y permaneció en aquellos campamentos por cinco días, durante los cuales confesó que no hubo participación en combates, por más que en esos días Argüello se vistió como tal, posó para las fotos con Pastora y hasta les habló a las tropas por radio.

“Yo participaba en todo, como si fuera un guerrillero más y tuve oportunidad de conversar mucho con Alexis en esos días” dijo. “Él (Alexis), hablaba de boxeo, pero también de política, de temas sociales con profundidad y fundamento, pero lo que más me sorprendía es que estaba decidido a ser guerrillero y luchar a brazo partido contra el sandinismo”.

“Como que se había quitado el chip del boxeo por esos días y estaba enfocado en ser poco menos que el ‘liberador de Nicaragua’, de lo cual hablaba con pasión y yo lo sentía sincero”, prosiguió diciendo.

Por esa razón, al citar ese detalle, Regalado apunta como un hecho al cual aún no le consiguió encontrar una explicación, y difícilmente ya se lo pueda encontrar en el futuro, el sorprendente protagonismo político de Argüello bajo la bandera del Partido Sandinista, es decir, los mismo que antes quería enfrentar en combates de vida o muerte.

“Luego de esa experiencia en el sur de Nicaragua, a Argüello lo vi una sola vez en Miami y luego, cuando asume la Alcaldía de Managua por el sandinismo, yo simplemente no lo podía creer” confesó. “Me dije que era imposible que hubiera cambiado tanto, no había nada que lo justificara. Tampoco puedo especular, porque sobre eso nunca hablé con él”.

¿Usted que conoció tan bien esa época tan intensa del sur de la Florida, no cree que la vida en Miami pudo ser nociva para Alexis, al punto de empujarlo a tomar decisiones tan extrañas?

“Yo creo que no, porque él (Alexis) era tan popular, que todo el mundo lo quería e incluso si entonces se hubiera declarado sandinista, hasta lo hubieran justificado”, afirmó, transmitiendo la sensación de que en esa época la visión del éxito deportivo de Argüello estaba por encima de sus preferencias políticas personales.

¿Cuál fue el primer pensamiento que vino a su mente cuando se enteró que se había suicidado?

“En primer lugar, no comprendía, que se hubiera suicidado, No le encontré justificación. Tal vez, si tenía remordimientos de haber cambiado, pero al mismo yo pensaba, si no se hubiera suicidado él tenía tanto acceso a la prensa mundial que hubiera denunciado lo que fuera. Cualquier cosa que dijera en una conferencia, no lo haría como alcalde Managua, lo haría como Argüello, una figura mundial”

Por último, Tomás Regalado afirmó que cuando lo conoció, Alexis no transmitía la impresión de ser un suicida potencial.

“Por el contrario, poseía una intelectualidad que estaba por encima del común de los boxeadores que conocía en mi carrera, tenía conciencia social y políticamente sus definiciones estaban muy fundamentadas” dijo.

“Argüello conocía muy bien la situación de los campesinos de su país, entendía la vida de los obreros y mostraba un enfoque intelectual que marcaba un sorprendente contraste en su personalidad” recordó. “Una persona con esa dimensión y pensamiento elevado, no se suicida”, finalizó diciendo y reiterando lo que piensa sobre las dudas entre crimen o suicidio en el final de Argüello.