Gracias 'Gallo' y 'Chocolatito' por una noche memorable

play
Chava Rodríguez: 'Fue una fiesta de golpes, una fiesta de boxeo' (3:21)

Nuestros expertos analizan el resultado y lo más sorprendente de la pelea. (3:21)

El esperado combate de revancha provocó un festín de emociones y demostró que Estrada y González valen más de lo que pesan

"Me encanta ver la sonrisa de la gente cuando les demuestro que soy capaz de hacer lo imposible", dijo alguna vez el legendario campeón Marvin Hagler, fallecido la tarde del 13 de marzo del 2021, apenas unas horas del esperado encuentro entre el mexicano Juan Francisco Estrada y el nicaragüense Román González, que terminó con un festín de emociones.

Y fue eso precisamente lo que provocaron un 'Gallo' y un 'Chocolatito' en el ring, una sonrisa en la gente después de hacer realidad lo imposible. A pesar de las altas expectativas, a pesar de que ya sabíamos lo que eran capaces de hacer, sorprendieron. Y nos dejaron con la boca abierta tras una batalla memorable de la que tenemos la obligación de hablar de generación en generación.

Mención aparte el resultado, porque muchos vieron ganar a Román, porque otros vieron ganar a Juan Francisco y porque otros vieron empate, fue una pelea digna de dos tremendos peleadores latinoamericanos que salieron a dejar el alma en el ring, y aunque para muchos pareciera normal porque a eso se dedican y cobran por ello, no todos están dispuestos a entregarse como lo hicieron anoche.

Las cifras fueron históricas, claro, se tiraron más de 2,500 golpes en 36 minutos, pero lo que provocaron fue mejor. Mucha gente se reencontró con el boxeo, otros se enamoraron anoche de este deporte, apasionante y desgarrador. Y los pesos chicos, esos que históricamente se han sentido desplazados por los más grandotes en atención y dinero, anoche ganaron más y mejores oportunidades.

Me atrevo a decir que muchos acompañaron con las lágrimas a 'Chocolatito' en sus palabras de resignación, así como otros se sintieron orgullosos del ejercicio de sinceridad del 'Gallo' cuando confesó que para él esto había sido un empate.

Fue una jornada memorable para el boxeo, y no pretendo empañar este reconocimiento para estos dos grandes peleadores desarrollando tanto la tarjeta del juez Carlos Sucre que dio 117-111 a favor de Estrada, porque eso no sucedió en el ring, pero esto es escandaloso. Un 115-113 para Román, un 115-113 para Juan Francisco o el empate a 114 eran más que válidos, aunque dio la sensación de que el nicaragüense inclinó ligeramente la balanza.

Ojalá haya más 'Gallos' Estrada y más 'Chocolatito' González, porque un boxeador a puños es como trasciende en la historia. Román es un futuro integrante del Salón de la Fama y creo que Juan Francisco está metiéndose en la conversación. El mexicano sacó lo mejor del nicaragüense y el nicaragüense lo mejor del mexicano.

Y si lo vuelven a hacer, si vuelven a pelear, seguramente van a ofrecernos el mismo espectáculo, pero no hay garantía de que ello suceda. Y si lo hacen, si firman la trilogía, entonces que les paguen lo que se merecen, porque tanto el 'Gallo' como el 'Chocolatito', valen más de lo que pesan.