El boxeo argentino ante grandes desafios

Algunos acontecimientos han marcado a fuego el año 2021 en el boxeo argentino.

No fue para menos. Por un lado, la gran pelea en la que Brian Castaño empató con Jermell Charlo, conservando su corona WBO de los super welters.

Por el otro lado, la desaparición física de dos dirigentes de gran importancia estratégica para la Federación Argentina de Box. Primero fue Luis Romio, presidente en ejercicio y poco después, Osvaldo Bisbal, histórico presidente del organismo y de muy importante actividad en el seno de la AIBA.

Se suele decir que nadie es imprescindible, pero sería absurdo negar los hechos: en el seno de la Federación se aproximan tiempos de recambio general en forma acelerada.

Y teniendo en cuenta que la FAB administra además la relación del boxeo profesional con TyC, a través de promotores como Osvaldo Rivero, Mario Margossian o Sampson Lewkowicz, mezclando la dirigencia deportiva con el negocio del boxeo, la nueva situación será un desafío para el próximo presidente, que surgirá luego de las elecciones previstas para marzo. Hoy, la FAB es regida por Jorge Molina.

El lanzamiento de una nueva empresa organizadora, Chino Maidana Promotions, que ha puesto en pantalla el histórico ciclo de Knock Out Nueve, pero también en ESPN KNOCK OUT, ha promovido diferentes movimientos organizativos. Pero también la empresa sufrió una baja importante como lo fue Jorge Acero Cali, obligando también en esa compañía a reordenar filas.

La Televisión Pública reapareció con alguna cartelera mientras que Mario Arano, titular de Arano Box, anunció que comenzará a trabajar con Chino Maidana Promotions, más allá de sus promociones por DIRECTV.

Así las cosas, en el orden pugilístico ha habido sin dudas una interesante renovación de figuras que permite pensar en un futuro interesante.

Brian Castaño fue la figura fundamental, que –curiosamente- forma parte de Premier Boxing Champions, liderada por Al Haymon. Asesorado por Sebastián Contursi, radicado desde hace años en Los Angeles, Castaño sigue viviendo en Argentina pero su campo de acción ha sido Estados Unidos y Europa.

Hoy se espera con ansiedad la segunda edición de su choque con Charlo. Fue, sin dudas, la gran pelea del año para el boxeo argentino, porque además se unificaban todas las coronas de la división. El empate del 17 de julio en San Antonio, Texas, dejó las cosas como estaban. Charlo se quedó con los cinturones WBC, WBA y el IBF; “El Boxi” sigue reinando en la WBO y, más allá del resultado fue el gran ganador, porque demostró que tiene todas las condiciones para pelar con los boxeadores de elite de la división, en una pelea dramática, de altísimo voltaje y en la que, para la mayoría de los expertos, había hecho lo suficiente como para ganar.

No olvidar su gran actuación del 13 de febrero en Indio, California, cuando superó al brasileño Patrick Teixeira para lograr la corona WBO. Brian, con una marca de 17 (12 KO)-0-2, fue la gran figura del boxeo argentino en 2021. Sin discusiones.

Con un relieve menor, pero de muy buena producción, está Jeremías Ponce, campeón mundial welter junior IBO. Conducido por Alberto Zacarías –totalmente independiente de los promotores nacionales- “Jere” Ponce (29-0-0, 19 KO) le ganó por KOT 10 a Lewis Ritson el 12 de junio en Newcastle, Inglaterra, en una gran producción. Hoy aspira a una pelea con Josh Taylor, ni más ni menos.

Agustín Gauto y Fernando Martínez, en las filas de Chino Maidana Promotions, están a la espera de peleas importantes. Gauto solamente hizo una y la ganó en Alemania, pero se espera que el 2022 sea su año. De hecho, está programado para pelear en Dubai, en marzo, en el programa en el que Marcos “Chino” Maidana enfrentará a Yao Cabrera, el youtuber uruguayo.

Fernando Martínez, el Puma, está anunciado para pelear por la corona supermosca IBF con el filipino Jewin Ancajas (33-1-2, 22 KO) el 5 de febrero en un ring de los Estados Unidos. El argentino de 30 años marcha invicto en 13 peleas, todas ganadas, con 8 KO. Es campeón plata del CMB. En agosto pasado se presentó en Dubai, ante el mexicano Gonzalo García, ganando por KOT en 4 asaltos.

Gustavo Lemos (27-0, 17 KO) campeón Latino super ligero IBF, se medirá con Lee Selby (28-3, 9 KO) para dirimir el puesto número uno del ranking ligero, dejado por George Kambosos Jr. tras su victoria ante Teófimo López. El argentino está tercero en el ranking y Selby –ex campeón mundial pluma- figura en el cuarto puesto.

Los Juegos Olímpicos de Tokio dejaron nombres llenos de condiciones y futuro. Ramón Quiroga (52 kilos), Mirco Cuello (57), Brian Arregui (69) y Francisco “Bebu” Verón (75). Dayana Sánchez (60) a su vez, decidió abandonar el boxeo luego de ser sancionada por consumir substancias no autorizadas.

El “Hormiga” Quiroga suma 2-1-0, 2 KO en supermosca; Cuello, a su vez, tiene una marca de 6 peleas todas ganadas con 6 KO y ha combatido como rentado en Estados Unidos, Colombia y México. Brian Agustin Arregui, en super welter, tiene 3-0, con 3 KO mientras que “Bebu” Verón ya tiene 6 peleas, todas ganadas, con 4 KO en mediano.

Estos nombres son una parte del emergente de un gran trabajo en el campo amateur de la FAB encabezado por Lautaro Moreno y secundado por Mariano Carrera, Fabricio Nieva y Víctor Hugo Castro y Daniel González. Un grupo al que se suma ni más ni menos que Omar Narváez –olímpico en Sidney, como Mariano Carrera- un hombre que además de una gran trayectoria, posee una personalidad y carisma que, seguramente, será de gran valor a la hora de aleccionar a los más jóvenes.

Hay más nombres. Alberto “Beto” Palmetta, con 17 (12)-1-0, campeón Internacional welter WBA, sueña con una chance mundial.

Fabián “ TNT” Maidana cerró su año con un polémico empate técnico ante Fernando Mercado en Jalisco, México. El hermano de “El Chino” hora suma 18-1-0, 13 KO y a los 29 no termina de despegar. Ante Mercado debió ganar por descalificación por un cabezazo pero insólitamente se proclamó un empate. Tras haber pasado por la empresa de su hermano, Fabián volvió a ser asesorado por Sebastián Contursi en Los Angeles, pero tras un problema de salud que le impidió pelear con Yordenis Ugas, sigue siendo más una esperanza que una realidad.

Marcelino “Nino” López, afincado en los Estados Unidos, con 37-2-1, 22 KO, en super ligero, tiene triunfos sobre Breidis Prescott o Pablo Cano, pero no termina de despegar como debería.

Alberto Ezequiel Melián, con 9 (5)-2-0 en super gallo, tiene en un haber la pelea del año 2021. Fue en Lanús, el 27 de marzo, cuando se enfrentó a Frency Fortunato Saya (Dominicana) y le ganó por puntos por el título Intercontinental pluma WBA. El argentino cayó cuatro veces, su rival 3. Referí Mario González. Tremendo combate. Su relación no es buena con TyC y por ahora parece que está obligado a esperar.

Ronan Nahuel Sánchez, afincado en México, suma 5 (3)-1-1 en super ligero.

Emmanuel Schramm, a su vez, con 13-1-0, 8 KO y tras combatir en México y el Madison, firmó con Sampson Boxing y Carlos Tello. Un peso welter para tener muy en cuenta. El 29 de diciembre en Berazategui venció por puntos en vibrante pelea a Nicolás Verón (8-7-1, 3 KO) y capturó el Latino plata super welter, WBC, que estaba vacante.

Alejandro Luis “Cuervo” Silva, con 18 (13)-0-1, campeón argentino super welter, está a la espera de un rival de mayor nivel para lograr el despegue que merece. Fue una de las figuras de ESPN KNOCK OUT.

José Angel Gabriel Rosa, a los 21, lleva 11 peleas todas ganadas con 9 nocauts, lo llaman “Sansón” y es el flamante campeón Latino WBC de los superligeros. Su padre, el dominicano José Joaquín Rosa Gómez, hizo una gran campaña con 55 (32)-22-5 y se retiró en 2009. Radicado en La Rioja, todavía hoy se recuerda cuando lo puso nocaut a Raúl “Pepe” Balbi en 2003. Balbi fue campeón mundial de peso ligero. Recuerdos, claro. Hoy parece ser el tiempo de “Sansón” de gran actividad en 2021 con sus 11 presentaciones realizadas en lo que fue el año.

Juan Leal (13-1. 4 KO) le ganó al ex campeón mundial interino Diego Chaves (28-7-1, 23 KO) en Merlo y retuvo su corona de campeón Latino WBO, en medio de la controversia.

Leandro Blanc, a su vez, también se impuso con polémica por puntos –decisión técnica, 11er asalto- a Junior Zárate (14-4, 5 KO) en medio de la polémica. Blanc (5-0, 3 KO) retuvo el sudamericano mosca y sumó los cinturones argentino y Fedelatin. Fue en Concordia. Tras un corte sufrido por Blanc fueron a las tarjetas. Y junto con el fallo, comenzaron las discusiones.

Marcelo Esteban “El Terrible” Cóceres, a su vez, hizo una tremenda pelea con Edgard Berlanga, amplio favorito: lo tuvo por el suelo en el noveno y terminó perdiendo por puntos. Berlanga, que había ganado sus 16 peleas antes del límite, tuvo serios problemas ante Cóceres, de gran actuación y que ahora suma 30 (16)-3-1. Fue por el título NABO super mediano, vacante, en la noche de Tyson Fury -Wilder III, en octubre, Las Vegas.

Hubo lugar para los sueños de Sergio “Maravilla” Martínez, quien el 25 de septiembre venció a Brian Rose, por puntos. Su record ahora es de 54 (30 KO)-3-3. Y, para el 27 de enero, en Madrid, anuncia una nueva pelea, y espera una nueva presentación para acercarse a lo que para la mayoría es casi una quimera: una pelea por el título mundial de los pesos medianos. Días después del combate –a realizarse en un estadio para 15.000 personas-, “Maravilla” cumplirá 47 años, será el 21 de febrero.

A su vez, otro sueño se fue diluyendo, porque Marcela “La Tigresa” Acuña, a los 45, cayó derrotada ante Debora Dionicius en la reapertura del estadio Luna Park, histórico escenario de grandes combates y protagonistas, de Locche a Gatica, de Ringo Bonavena a Monzón o de Galindez a Justo Suárez.

Dionicius (32-3-0, 6 KO), con su victoria, se anotó como posible retadora de Amanda Serrano. Cayó la Tigresa Acuña (50-8-2, 20 KO), a los 45 en una pálida actuación que hoy obliga a recapitular seriamente sobre su futuro.

En la misma velada del Luna Park, 20 de noviembre. Angel Aquino (9-4-1, 4 KO) se anotó una tremenda victoria sobre el invicto Kevin Muñoz (12-1-0, 5 KO) por KOT 5 en categoría gallo. Una de las grandes sorpresas. En otro combate semi estelar, Braian Suárez, campeón argentino medio pesado, se coronó campeón WBO Latino al vencer a Juan Boada. Suárez totaliza 16 peleas, todas ganadas, con 15 antes del límite. Su rival, el colombiano Boada, quedó con 11-3-0, 5 KO.

Volviendo al boxeo femenino, se mostró la vigencia de las mujeres con campeonas mundiales como Evelyn Bermúdez (14-0-1, 4 KO, 108 libras IBF), Yésica Bopp (super campeona WBA, 108 libras, 37-2-0, 17 KO), Daniela Bermúdez (29-3-2, 10 KO, 122 IBF) , María Cecilia Román (15-5-1-,titular gallo IBF), Micaela Luján (campeona IBF en las 115 con 10-1-1, 3 KO) y en la división de las 112 libras, Leonela Yudica (17-0-3, 1 KO, IBF) y Deborah Anahí López (20-0-1, WBO). Jazmín “La Jefa” Villarino, con 5-1-2 (1KO) logró el título Gold mínimo, WBA, tras vencer a Yenifer León en Colombia.

La otra cara de la medalla: las hermanas Dayana y Leonela Sánchez. Sancionadas ambas por consumir elementos no permitidos, decidieron abandonar el boxeo.

Queda para la anécdota –y no para el olvido, porque fue un suceso lamentable-, el triunfo de Víctor Hugo Exner sobre Matías Lovera en la Federación Argentina de Box, el 10 de diciembre. Se anunció en todos los medios que el encuentro era válido por el título argentino super mediano en poder de Lovera.

Pero… cuando Exner reclamó el cinturón, el promotor Mario Margossian le dijo que en realidad la pelea no había sido por el título. ¿Nadie se dio cuenta de anunciarlo antes? Misterio insondable. Exner ganó, pero el cinturón quedo en poder de Lovera. Y nadie se hizo cargo del por qué no hubo aclaración antes de la pelea, televisada por TyC.

El fallecimiento de Sergio Víctor Palma conmovió a todos; protagonista de tremendas peleas en los año 80, obligó a recordar la grandes noches del Luna Park, su relación con el gran maestro Santos Zacarías –la Escuela de Boxeo de su hijo, Alberto, lleva su nombre como una llama siempre encendida- y de Juan Carlos “Tito” Lectoure como su promotor.

Aníbal Miramontes, argentino, alto dirigente de la International Boxing Federation, también falleció dejando atrás una vida dedicada en gran parte al boxeo y a la investigación periodística.

Hoy es hoy, los tiempos han cambiado. Los boxeadores actuales siguen escribiendo su propio camino peleando, ganando y dejándolo todo en el ring. Más allá de todos los nombres mencionados hay, seguramente, muchos más. Y todos concurren a sus gimnasios cargando en sus bolsos sus jóvenes ilusiones.

Como siempre ocurrió en el viejo y querido boxeo argentino, que sigue vivo, que sigue dando batalla.