La joya mexicana del boxeo Rubén 'Púas' Olivares cumple 75 años

'Púas' Olivares sostuvo 13 peleas de campeonato y posee una marca de 105 peleas con 89 triunfos, 79 KO, 13 derrotas y tres empates

Ídolo de carne y hueso, hoy el legendario boxeador mexicano Rubén ‘Púas’ Olivares celebra 75 años de edad.

Primer peleador mexicano en ser campeón en dos divisiones. Primero, al lado de Salvador ‘Sal’ Sánchez, en ser exaltado en el Salón de la Fama del Boxeo Internacional, a donde vuelve cada año para revivir ‘Las Glorias del Púas’, por cierto nombre de la película que él mismo protagonizara en 1984.

Ídolo de a deveras, tremenda clase como boxeador, sus orígenes se remontan a Iguala, Guerrero, pero todo mundo lo vio convertirse en hombre y campeón en La Bondojito del entonces Distrito Federal. Debutó en 1965 y cuatro años le bastaron para consagrarse como campeón del mundo, logrando la proeza de destronar a Lionel Rose en el Forum de Inglewood, California.

Doble campeón del mundo el gran ‘Púas’ que protagonizó tremendas batallas en el ring ante rivales como Chucho Castillo, Efrén ‘Alacrán’ Torres, Rafael Herrera, Bobby Chacón, Eusebio Pedroza, David Kotey y Alexis Argüello, por comentar algunos de sus ‘socios’ dentro del ring.

Peleadorazo dentro del ring, pero bohemio debajo. “¿De qué se arrepiente?”, le preguntó La Jornada hace unos años, y respondió: “De haber 'chupado' mucho… gracias a Dios le paré, porque a veces pelee en deplorables condiciones”, contestó el ídolo de carne y hueso. A veces dio la impresión de que la fiesta le ganaba al talento, pero muchas veces ese talento que Dios le dio lo sacaba avante.

Llenazos en México y en Estados Unidos, tremendo peleador que puso en lo más alto a México y que dio esperanza a un pueblo luchón. Inspiración de otros tantos peleadores, el ‘Púas’ ganó los títulos Gallo y Pluma tanto del Consejo Mundial de Boxeo como de la Asociación Mundial de Boxeo.

Sostuvo 13 peleas de campeonato, con saldo de ocho triunfos y cinco derrotas. Su marca en 105 peleas fue de 89 triunfos, 79 de ellos por nocaut, a cambio de 13 derrotas y 3 empates. Su conexión con el público… única