Poco a poco, se extingue la vela de Checo Pérez en la F1

El piloto mexicano Checo Pérez enfrenta la posibilidad de ser sustituido la próxima temporada y un positivo por COVID-19 lo marginará al menos de dos Grandes Premios

Al inicio de 2020 la carrera de Sergio 'Checo' Pérez era una sólida hoguera en alta temperatura con un contrato de tres años con Racing Point. Ahora, luego de la gran posibilidad de ser sustituido por Sebastian Vettel y su positivo de COVID-19, es una vela que cada vez tiene menos cera, se extingue y con ella su trayectoria en la Fórmula Uno.

La noticia del jueves es demoledora. El mexicano no correrá, seguramente, los dos Grandes Premios en Silverstone del 2 y 9 de agosto, justo cuando la cláusula de salida de contrato con Racing Point está por expirar o ser activada por el dueño Lawrence Stroll y lo que supondría que su lugar lo ocupará en 2021 el cuatro veces campeón mundial Sebastian Vettel.

El golpe es tan duro que podría tener implicaciones más fuertes y todo eso depende de la interpretación a los hechos que derivaron en el contagio del piloto jalisciense.

Porque si a 'Checo' Pérez lo deja ir Racing Point tendría que pagarle una cláusula de salida cuantiosa, según el diario alemán Bild, de menos de 10 millones de euros. Un finiquito que, si bien no se compara con tener un auto como el RP20 que tiene ADN ganador, sería un alivio. El dinero no es la felicidad, pero calma los nervios.

El problema sería que hubiera alguna causa imputable sobre 'Checo' Pérez por violación del protocolo de la F1 frente al coronavirus y esto fuera utilizado por Stroll como una forma de librarse de pagar el finiquito. En una palabra, rescindir su contrato ya. Algo para nada deseable y que supondría acciones legales, muy probablemente.

En el aspecto competitivo son dos carreras al menos, donde Pérez podría haber demostrado el talento que lo ha llevado a tener una meritoria y larga carrera en la Fórmula Uno, donde ha sido un piloto constante y que siempre ya sacado más rendimiento del que tienen sus autos.

El claro chance de un podio, y por qué no, de ganar una carrera. Podía y puede hacerlo con el RP20, pero el domingo lo verá todo por televisión.

No menos importante es recordar que Sergio ahora está enfermo y que lo deseable por todos es que se recupere pronto. Su salud es lo que más importa.

Pero para volver al punto competitivo baste decir que Fórmula Uno es el deporte más elitista y exclusivo del mundo. Son 20 lugares para los miles de pilotos en el mundo que aspiran a ellos. Llegar ahí es complicadísimo y más para un mexicano.

Han sido solamente seis los aztecas en F1: Ricardo Rodríguez, Pedro Rodríguez, Moisés Solana, Héctor Rebaque, Esteban Gutiérrez y 'Checo' Pérez. Es más "sencillo" ser presidente del México que piloto mexicano en F1 y, dicho sea de paso, se requiere menos especialización y talento para lo primero que para lo segundo.

Y si no lo creen vamos a los números: han sido 65 hombres los que han sido presidentes de México de 1822 a la fecha, sin contar reelecciones, pero sí interinatos.

Pero en el tema del automovilismo, hoy la carrera de 'Checo' Pérez en F1 pende de un hilo, porque si sale de Racing Point, de la manera que sea y parece que así será porque compite en el juego de las sillas contra el hijo del dueño del equipo (Lance Stroll) y un tetracampeón alemán apoyado por la fábrica teutona Mercedes (Sebastian Vettel), Pérez tiene opciones limitadísimas en la parrilla.

Tal vez solamente dos: Alfa Romeo y Haas.

En Alfa Romeo, un lugar es para el entenado de Ferrari, Antonio Giovinazzi , absolutamente inamovible. El otro está en manos del excampeón Kimi Räikönen.

Que Raikkonen deje ese asiento sería únicamente por decisión suya, un retiro voluntario. Pero si en 2021 todos los equipos comienzan a replicar lo hecho por Racing Point, podrán tomar "inspiración" en los diseños de los equipos de punta y armar autos competitivos a menor costo. Y eso sería atractivo para Kimi, tener un mejor auto que el 2020.

A favor de 'Checo' Pérez está que la plantilla de ingenieros y mecánicos del equipo es el mismo equipo Sauber en el que triunfó al principio de su carrera. Lo conocen y los conoce.

Haas es punto y aparte, porque como organización es reina de la inconstancia. No ha renovado a su piloto francés, Romain Grosjean, pero tampoco es seguro que sigan tal cual están el próximo año. Hay rumores de que Gene Haas vendería el equipo.

Ahora, también está el deseo de 'Checo' Pérez de volver a estar en un equipo de media tabla o media para abajo, de tener un sueldo menor. Tal vez no esté dispuesto a ello y sea él quien deseche las pocas opciones. Ya dijo que tiene algunas ofertas informales de series en otros lados del mundo que no pueden ser más que Fórmula E, Indy o ALMS.

No deja de ser una pena el desperdicio de talento en su mejor momento. Nadar tanto para 'morir' cerca de la orilla. De pronto ser un lanzallamas encendido en la posición más complicada de llegar, quizás en el mundo del deporte, y ahora ser una velita parpadea en su flama.

Pero también hay que decir, que si Pérez incurrió en una falta al protocolo de F1, si eso le trae consecuencias contractuales y, a la postre, abona a la serie de acontecimientos oscuros que han azotado su estatus, esto será también una responsabilidad que él y sólo él deberá afrontar.

Desde aquí el deseo que el COVID-19 y que lo volvamos a ver en las pistas pronto, pero hoy por hoy su carrera va en sentido contrario.