Incorporación de Tyreek Hill cimenta a Miami Dolphins como candidatos a playoffs

La llegada del receptor abierto vía canje de los Chiefs, aunado a un cambio de identidad trabajado a lo largo de la primera semana de agencia libre, deben bastar para que se acaben los pretetos por la ausencia en postemporada de Miami

MIAMI -- Los Miami Dolphins no han contado con una ofensiva del Top-10 en la liga desde 1995, la sequía más larga en la NFL en ese renglón. Si esa mala racha continúa, no será debido a la falta de talento.

En un lapso de 24 horas, Miami firmó al tackle ofensivo de Pro Bowl, Terron Armstead, a un contrato de cinco temporadas, y luego intercambió cinco selecciones de draft con los Kansas City Chiefs por el receptor abierto All-Pro, Tyreek Hill, el miércoles, para convertirse de manera oficial en un contendiente en la AFC.

Considerando los movimientos que han hecho aspirantes a los playoffs, como Los Angeles Chargers (Khalil Mack), Denver Broncos (Russell Wilson), Buffalo Bills (Von Miller), Las Vegas Raiders (Davante Adams, Chandler Jones) y Cleveland Browns (Deshaun Watson), el gerente general de los Dolphins, Chris Grier, necesitaba hacer ruido en la primera temporada del nuevo head coach Mike McDaniel.

McDaniel dejó en claro desde su conferencia de prensa de presentación, cuáles eran las necesidades de su equipo. Cuando se le cuestionó sobre su fe en el quarterback de tercer año, Tua Tagovailoa, recordó a todos que el quarterback no es el único responsable por el éxito de la ofensiva.

"Nunca he visto a un quarterback ganar un partido de fútbol americano por sí solo, en realidad", expresó, en su momento. "Necesita alguien a quien lanzarle. Le conviene no ser derribado antes de lanzar, así que alguien necesita bloquear".

Con Hill y Armstead, por sí solos, los Dolphins lucen mejor en ambas posiciones, pero ellos son apenas los más recientes movimientos en lo que ha sido una semana completa de cambio de identidad.

Los Dolphins mejoraron su backfield añadiendo a Chase Edmonds y Raheem Mostert, fortalecieron a su línea ofensiva con Connor Williams, y luego agregaron a otro velocista en la posición de receptor abierto en Cedrick Wilson. Emparejados con Armstead y Hill, se trata de seis nuevos titulares posibles saltando al campo para Miami en la próxima temporada, la mayoría de los cuales poseen una cosa en común: velocidad.

"Absolutamente velocidad destellante", señaló el nuevo fullback Alec Ingold. "Todos estarán corriendo. Vaya, la ofensiva completa estará corriendo".

E Ingold, otro posible titular nuevo para Miami en el 2022, solo hablaba de sus compañeros en el backfield.

Agregar a Mostert, Edmonds y Wilson es una cosa. Adquirir en canje a Hill --fuentes dijeron a ESPN que Miami cedió selecciones de primera ronda (N° 29), segunda ronda (N° 50) y cuarta ronda del 2022, y selecciones de cuarta ronda y sexta ronda del 2023-- le entrega a los Dolphins a la mayor amenaza de jugada grande que existe en la NFL, independientemente de la posición.

Según datos de ESPN Stats & Information, Hill acumula 26 touchdowns en recepciones de pases lanzados al menos 20 yardas campo abajo a lo largo de las últimas cinco temporadas, cuatro más que los Dolphins como conjunto en el mismo periodo. Desde que Miami seleccionara a Tagovailoa en el 2020, sus receptores abiertos han promediado 2.64 yardas de separación en pases dirigidos, de acuerdo a NFL Next Gen Stats, la cuarta cifra más baja en la liga.

El promedio de Hill de 3.59 yardas de separación lo ubicó como el N° 13 en la NFL la temporada pasada. El líder receptor de los Dolphins, Jaylen Waddle, finalizó N° 26 en la NFL en la misma categoría, con un promedio de 3.32 yardas.

Waddle y Hill ahora crean posiblemente la dupla más rápida de receptores abiertos en la historia de la NFL, pero no permitan que esa velocidad los encajone como amenazas de pase profundo. Waddle y Hill se ubicaron noveno y décimo, respectivamente, en yardas después de la atrapada el año pasado.

Se trata de una estadística crítica a recordar, considerando que la profundidad promedio de objetivo de Tagovailoa la pasada temporada (6.92 yardas) fue la cuarta menor en la liga. Intentó la segunda menor cantidad de pases de al menos 25 yardas el año pasado, entre quarterbacks calificados, pero lideró a la liga en porcentaje de pases completos para tales envíos.

Oficialmente, se trata de una temporada de todo o nada para Tagovailoa. Se han acabado las excusas de un elenco de apoyo débil, una línea ofensiva abismal, o un grupo de entrenadores mediocre.

Ahora, posee al receptor abierto más peligroso de toda la NFL a un lado, con el líder en recepciones para la franquicia como novato en el otro. Tiene, estadísticamente hablando, al corredor más veloz de la NFL detrás suyo en Mostert, y cuenta con uno de los corredores más versátiles en Edmonds.

Tres jugadores en la actual ofensiva (Hill, Mostert y Waddle) han quebrado la marca de las 21 millas por hora sobre el emparrillado.

Y eso es hablando únicamente de nuevas adiciones. Mike Gesicki y Durham Smythe regresan como alas cerradas, y está por verse quién se sumará en el draft de la NFL del mes entrante.

Sin mencionar que el hombre mandando las jugadas es considerado un "gurú" ofensivo por muchos jugadores y coaches alrededor de la liga.

"Realmente sentí que McDaniel hizo un gran trabajo de ser creativo y apegarse a los estilos de sus jugadores", ofreció Edmonds cuando se le preguntó por qué eligió firmar con los Dolphins. "Siento que una cosa que se ha perdido para los coaches, es que algunos tipos siempre intentan depender del esquema o lo que sea que aportan a una ofensiva, y después pierden el enfoque de realmente apostar a las habilidades de los jugadores.


"Y sentí que McDaniel y los Niners, ellos hicieron un gran trabajo de explotar las habilidades de sus jugadores, explotar sus fortalezas, encontrar modos de utilizar a los jugadores y maximizar su eficiencia".

Los Titans, Bills, Bengals, Raiders, Chargers, Browns y Broncos consiguieron, todos, incorporaciones rimbombantes a sus plantillas en el receso de temporada, nublando un panorama ya confuso hacia los playoffs de la AFC.

Ahora, hay que asegurarnos de incluir a los Dolphins en ese grupo.