¿Cuáles son las tareas pendientes para los Dallas Cowboys tras la primera ola de agencia libre?

Aunque Dallas ha logrado retener a un número significativo de agentes libres propios, todavía hay bastantes huecos por llenar en la plantilla a cinco semanas del Draft 2022 de la NFL

FRISCO -- En algún punto, sería bueno escuchar a los Dallas Cowboys cuando dicen que no gastarán demasiado durante la agencia libre.

En algún punto, sería bueno ver a los Cowboys como un equipo de reclutamiento y desarrollo, eligiendo quedarse con sus propios jugadores a cambio de contratos de muchos billetes.

"Siempre que peleas por tener a tus agentes libres de regreso a tu vestidor, es el lugar donde quieres estar", dijo el head coach Mike McCarthy durante el Combinado de Talento de la NFL, en febrero pasado.

La meta de los Cowboys es emplear la agencia libre para tapar huecos y permitirles crear una tabla de evaluación de draft basada menos en llenar huecos evidentes y más en seleccionar al mejor jugador posible.

Eso ha sucedido --hasta cierto grado-- con sus movimientos de agencia libre, al momento, Han recontratado a 10 de los suyos, y retenido a la mayoría de los priorizados, con la salvedad del ala defensiva Randy Gregory. Sumaron a dos jugadores --el ala defensiva Dante Fowler Jr. y el receptor abierto James Washington-- aunque ninguno de ellos impedirá que el equipo reclute a un prospecto en cualquiera de esas dos posiciones.

Con el draft a cinco semanas, los Cowboys tienen bastante tiempo para preprar su tabla de evaluaciones, y bastantes necesidades por atender.

Línea ofensiva interior

Los Cowboys no iban a retener a Connor Williams, quien firmó un acuerdo por dos temporadas con los Miami Dolphins por 14 millones de dólares. No después de que cometiera 15 penalidades (12 aceptadas) en el 2021 y sufriera demasiada inconsistencia a lo largo de los años. Sabían --y él sabia-- que lo mejor era un inicio en blanco en otro sitio.

Sin embargo, sí deja un hueco. Connor McGovern no logró amarrar el puesto después de que los coaches enviaran a la banca a Williams la temporada pasada. ¿Podrán los Cowboys llegar a la campaña del 2022 con él como titular indiscutible? Por ahora, Tyler Biadasz es el titular indiscutible como centro. ¿Lo será una vez que arranque el campamento durante el verano? Probablemente. Los Cowboys necesitan sumar una presencia veterana para ocupar un puesto de reserva o presionar a uno de los titulares en el interior (piensen en Joe Looney, pero quizás un poco mejor).

Pero, con base en la actual composición de la plantilla, si los Cowboys tuvieron que emplear su selección N° 24 en la primera ronda, guardia y centro serían las necesidades más imperiosas. Eso se alinea hacia donde el centro de Iowa, Tyler Linderbaum, el guardia de Texas A&M, Kenyon Green, o el guardia de Boston College, Zion Johnson, podrían ser elegidos en abril.

Línea defensiva

Los Cowboys retuvieron a Dorance Armstrong y firmaron a Fowler después de perder a Gregory. También, mantuvieron a DeMarcus Lawrence mediante un contrato reestructurado. Es claro que buscan una rotación de linieros defensivos al frente, así que sumar a otro jugador del exterior en las primeras rondas hace sentido.

Lo mismo sucede con un tackle defensivo. Cuentan con un número de tackles de técnica-3, como Trysten Hill, Neville Gallimore y Osa Odighizuwa. No tienen demasiada masa, dejando a Quinton Bohanna (6 pies con 4 pulgadas y 360 libras como la excepción). Recontrataron a Carlos Watkins y podrían hacer lo mismo que Brent Urban, lo que ayudaría.

Considerando su estrategia en años recientes, no consideran la posición de tackle nariz como una gran prioridad (como para una primera ronda de draft, o mucho dinero en agencia libre), así que podría tratarse de una adición de ronda media o tardía aquí.

Tackle ofensivo

En el tackle derecho, los Cowboys tienen a Terence Steele reemplazando a La'el Collins, quien fue cortado y subsecuentemente se unió a los Cincinnati Bengals. Tienen gran optimismo respecto a Steele, quien ha iniciado 27 partidos a lo largo de sus dos primeras campañas. Tyron Smith está por comenzar su temporada N° 11 en la NFL, y no ha participado en una campaña completa desde el 2015. Hallar a un reemplazo potencial en el draft sería agradable, pero eso tendría que suceder temprano.

El predecesor de Smith por el lado izquierdo fue Doug Free, un ex recluta de cuarta ronda, así que cualquier cosa es posible en rondas medias.

No es solamente el puesto titular, sin embargo. ¿Quién es el tackle columpio? El recluta de cuarta ronda del año pasado, Josh Ball, no jugó y con trabajos entrenó por una lesión de tobillo. Los Cowboys han empleado veteranos para ocupar este rol en años recientes, como Cameron Fleming y Ty Nsekhe. Quizás, traer de vuelta a Nsekhe por un año y ponerlo a competir con Ball y/o algún otro recluta/agente libre de bajo costo sea el camino para los Cowboys.

Receptor abierto

Después de enviar vía canje de Amari Cooper a los Cleveland Browns y ver a Cedrick Wilson emigrar en la agencia libre, con destino a los Dolphins, los Cowboys amarraron a Michael Gallup con un contrato de cinco temporadas y 57 millones de dólares, y sumaron a Washington con un pacto de un año. También, retuvieron a Noah Brown con acuerdo de una temporada.

¿Es suficiente? La esperanza con Gallup es que pueda regresar de su lesión de rodilla en septiembre, significando que puede perderse uno o dos juegos. Washington acumuló 24 recepciones el año pasado, apenas ocho más que Brown. Considerando cuánto le gustan a los Cowboys las formaciones de tres abiertos, podría no ser suficiente y podrían estar en busca de otro hombre en el draft, arriba de la quinta vuelta, donde encontraron a Simi Fehoko hace un año.

Ala cerrada

Dalton Schultz está de vuelta gracias a la etiqueta de jugador franquicia y con un costo de 10.9 millones de dólares. Los Cowboys tienen hasta julio para firmarlo a un acuerdo a largo plazo, pero al momento, ese no parece ser el plan. Blake Jarwin fue liberado con una lesión de cadera. También están Jeremy Sprinkle, Sean McKeon e Ian Bunting en plantilla.

Dado que Schultz está atado a la plantilla --por el momento-- por solo un año más, agregar a un ala cerrada parecería obligado. ¿La buena noticia? Aparenta ser una camada profunda de alas cerradas. Los Cowboys consiguieron a Schultz en la cuarta ronda. Quizás, haya otra opción allá afuera en las rondas medias, como Cade Otton de Washington, Charlie Kolar de Iowa State o Jake Ferguson de Wisconsin.

Pateador

Fueron capaces de retener al pateador de despeje de Pro Bowl, Bryan Anger, con un acuerdo de tres temporadas, pero el único pateador de lugar en la plantilla es Chris Naggar. Habrá que hacer algo, ¿no es así?

La sensación llegando a la agencia libre es que Anger costaría demasiado. Con 3 millones de dólares anuales, los Cowboys están el tope del mercado para la posición, significando que tendrán que apuntar mucho más abajo para el mercado de pateadores de lugar. Los Cowboys podrían renovar con Greg Zuerlein, a quien cortaron después de errar seis intentos de gol de campo y seis intentos de punto extra el año pasado, por el mínimo para veteranos.

Los Bengals seleccionaron a Evan McPherson en la quinta ronda del año pasado, y él los llevó hasta el Super Bowl. Apostar a un novato siempre tiene resultados mixtos, pero lo mismo sucede con un veterano como Zuerlein, la emporada pasada.

¿En qué ronda fue elegido McPherson el año pasado? La quinta. Los Cowboys cuentan con cuatro selecciones de cuarta ronda actualmente.