Nadie sentirá mayor impacto por la llegada de Russell Wilson a Denver Broncos que Jerry Jeudy

Durante el minicampamento voluntario para veteranos de los Broncos del mes pasado, varios jugadores dijeron que la conexión sobre el campo entre Wilson y Jeudy era fácil de identificar

ENGLEWOOD -- Jerry Jeudy tuvo cero atrapadas de touchdown la temporada pasada con los Denver Broncos, quienes promediaron menos de 20 puntos por partido por quinta campaña consecutiva, mientras seguía su búsqueda por una solución en el puesto de quarterback.

Un Jeudy sin touchdowns no fue el plan cuando los Broncos lo seleccionaron en la primera ronda del Draft 2020, procedente de Alabama, donde anotó en 24 ocasiones durante sus dos campañas finales. Con eso en mente, ningún jugador en la plantilla de los Broncos se beneficiará más de la llegada del quarterback Russell Wilson que Jeudy, quien parece reconocerlo.

"Hay cosas que puedes controlar y cosas que no puedes controlar", dijo Jeudy, quien atrapó la mayoría de sus pases de Drew Lock o Teddy Bridgewater a lo largo de sus dos primeros años en la NFL. "Esos primeros dos años se han ido ya, así que estoy enfocado en este año".

Jeudy, de hecho, ofreció un destello de promesa en la apertura de la temporada pasada. Acumulaba 72 yardas en seis recepciones, con poco menos de nueve minutos por jugar en el tercer periodo frente a los New York Giants, cuando sufrió un esguince en la parte alta del tobillo luego de ser derribado por James Bradberry.

Fue llevado al vestidor en un carrito, se perdió los siguientes seis partidos, y nunca realmente recuperó el momento al tiempo que la ofensiva de los Broncos se convirtió en una aglomeración de distintas partes que no embonaban en un esquema que no funcionaba. Ahora llega Wilson, quien arribó con enormes expectativas, grandes planes y una mentalidad de fierro a fondo desde sus primeros momentos en el complejo de los Broncos.

Wilson ya ha visto por sí mismo lo que puede hacer Jeudy. Durante el minicampamento para veteranos voluntario de los Broncos del mes pasado, varios jugadores dijeron que la conexión sobre el campo entre Wilson y Jeudy era fácil de identificar.

"Un tipo como Jerry Jeudy --simplemente estar alrededor suyo-- hemos tenido algunas discusiones asombrosas y grandes charlas", relató Wilson. "Hemos invertido el trabajo extra".

"Podría ayudarme bastante, es un gran quarterback, un quarterback de Salón de la Fama que viene a la ofensiva como un líder", expresó Jeudy. "Obtendrá lo mejor de mí, también. Va a ayudarme bastante este año ... Simplemente la energía. Siempre está animando a los chicos y motivando a los chicos para salir allá y seguir trabajando fuerte ... es el tipo que viene y te corrige la mentalidad para eso".

Los Broncos no han sido precisamente "el cielo de los receptores" que alguna vez describió Emmanuel Sanders durante la era de Peyton Manning. Han sido una puerta revolvente de quarterbacks y cuatro coordinadores ofensivos diferentes han pasado a lo largo de los últimos cinco años.

Durante ese tiempo, los Broncos han tenido un receptor abierto --Courtland Sutton en el 2019-- finalizando con al menos 1,000 yardas, y al ala cerrada Noah Fant --ahora miembro de los Seattle Seahawks como parte del canje por Wilson-- liderando al equipo en recepciones en cada uno de los dos años pasados. La temporada pasada, los tres receptores abiertos principales del club --Sutton, Jeudy y Tim Patrick-- finalizaron con siete touchdowns combinados (cinco de ellos, cortesía de Patrick), o nueve menos que el líder de la liga, Cooper Kupp de Los Angeles Rams.

Al término de la pasada temporada, el gerente general de los Broncos, George Paton, quien firmó extensiones de contrato para Sutton y Patrick en noviembre, fue claro respecto a los cambios que necesitaban hacerse a la ofensiva. Fue particularmente claro con respecto a los receptores, quienes dijo "deben ser mejores y nosotros necesitamos hacer todo lo posible para sacar lo mejor de ellos, todos queremos eso, pero no hay duda de que deben ser mejores".

La temporada sin anotaciones de Jeudy, pese a que siguió mostrando recorrido de rutas de élite que consistentemente creó espacio para trabajar, quedó manchada por pases dejados caer. Jeudy se vio visiblemente frustrado por momentos dentro de una ofensiva que anotó 13 puntos o menos en cinco de los últimos ocho encuentros de la campaña.

Wilson ha insistido a lo largo de los primeros trabajos de receso de temporada con "jugadas que alteran el juego" en el ataque aéreo.

"Las llamo jugadas brecha", explicó Wilson. "Son tres o cuatro jugadas, quizás una o dos, que cambian el juego y la concientización respecto a eso. ¿Dónde cambió el partido? ¿Dónde se movió el juego? Eso era una parte importante para mí. ¿Cuáles son las fortalezas y cuáles son las áreas a mejorar?".